Pese a la pandemia, exclusión escolar se mantiene en rangos similares a años anteriores: 39.497 alumnos desertaron en 2021

En octubre pasado, profesores de la escuela municipal Arturo Prat Chacón, de Viña del Mar, comenzaron a visitar a los alumnos que no se podían conectar a las clases vía remota.

Con la llegada del coronavirus, en 2020 Mineduc proyectaba una cifra devastadora: la deserción escolar podría aumentar a más de 80 mil niños y jóvenes que quedarían fuera del sistema. Sin embargo, de acuerdo a cifras de la cartera, la exclusión escolar se mantuvo similar a años anteriores, llegando a 39.497 casos en 2021. En 2020 se registraron 45.601 casos y en 2019 fueron 40.408 los niños y jóvenes que el sistema escolar no logró retener.




La familia Chaima tiene cinco hijos de entre 4 y 11 años matriculados en la escuela municipal Arturo Prat Chacón, de Viña del Mar. Cuando comenzó la pandemia, entre todos empezaron a turnarse el celular de su madre para seguir asistiendo a clases vía remota, pero era imposible que todos pudieran conectarse a través del mismo aparato. Así fue como desde octubre pasado, y cada 15 días, un equipo del colegio conformado por profesores, el inspector general, la directora, la sicóloga y la asistente social, iban a su casa, ubicada en el sector de Miraflores Alto. Cuando los visitaban, les dejaban guías y les explicaban en terreno las materias que debían aprender para realizar cada ejercicio. Eso mismo lo comenzaron a replicar con otras 29 familias de la escuela. Se dieron cuenta de que esa era la única forma de enfrentar una situación que podía provocar que muchos de niños y jóvenes desertaran del sistema escolar.

“Tuvimos que llevar las aulas a las casas. El problema es que no todos tenían conexión a Internet o equipos tecnológicos. Entonces, además de las clases virtuales, también trabajamos con guías. Pero igual había estudiantes que no lográbamos atraer a la escuela. Si ellos no venían, nosotros empezamos a ir”, contó Marta Álvarez, directora de la escuela Arturo Prat Chacón, que pasó de un 23,6% de alumnos con nula conexión en agosto de 2020, a solo un 1% de alumnos con nula conexión en octubre del mismo año.

Para identificar a los alumnos que no que no se estaban conectando a las aulas por Zoom, la escuela Arturo Prat de Viña del Mar usó la Herramienta de Gestión de Contacto, instrumento usado por 3.600 establecimientos durante el segundo semestre de 2020 para evitar la deserción escolar.

A raíz de una herramienta entregada por el Ministerio de Educación (Mineduc), que en agosto de 2020 quedó disponible para todo el sistema escolar, se pudo levantar información sobre la situación de cada estudiante de acuerdo al monitoreo que realizan los mismos colegios, identificando a los que están desconectados. Este instrumento se llama Herramienta de Gestión de Contacto, fue usada por más de 3.600 establecimientos durante el segundo semestre de 2020 y logró revertir, en parte, una situación que el año pasado con la pandemia el Mineduc proyectaba devastadora: la deserción escolar podría aumentar a más de 80 mil niños, niñas y jóvenes que quedarían fuera del sistema.

Sin embargo, de acuerdo a cifras de la cartera, la exclusión escolar se mantuvo en rangos similares a años anteriores, llegando a 39.497 casos en 2021. De ellos, 21 mil son hombres y 18 mil son mujeres. La mayoría cursaba 1º medio (7.048). Entre las comunas con mayor deserción están Antofagasta (1.120 alumnos), Maipú (1.031) y Santiago (1.003) En tanto, en 2020 se registraron 45.601 casos y en 2019 fueron 40.408 los niños y jóvenes que el sistema escolar no logró retener.

Para Francisco Gallego, profesor de la Universidad Católica y director científico J-PAL UC, “es una cifra mucho menor de la que todos esperábamos, en ese sentido es una buena noticia. Sin embargo, es difícil interpretar qué significa la medición de deserción del modo tradicional en el contexto que estamos viviendo ahora. Recoge el número de estudiantes que no están matriculadas y matriculados en escuelas y liceos en Chile. Pero las escuelas y liceos no están funcionando de modo normal. Entonces yo tomo este número como un número que es difícil de comparar con otros años porque, probablemente, miran fenómenos diferentes. Yo esperaría a ver los números de 2021″.

Según el Mineduc, este resultado se logró debido a una serie de medidas de mitigación, que incluyen a esta Herramienta de Gestión de Contacto. Sin embargo, aseguran que esto no significa que la deserción no siga siendo una amenaza latente, por lo que este año es vital continuar tomando medidas.

“Cuarenta mil niños y jóvenes han dejado el sistema. Es una cifra preocupante, pero también tiene una mirada positiva: porque gracias a las medidas que se tomaron desde el segundo semestre del año pasado, logramos al menos reducir esa cifra mayor que se había proyectado. Por lo tanto hoy el desafío que tenemos es cómo somos capaces de reincorporar a esos 40 mil niños y jóvenes, y también de retener a quienes por diversas razones puedan dejar el sistema en este año 2021”, dijo ministro de Educación, Raúl Figueroa.

Factores que llevan al abandono

De acuerdo al Mineduc, hay múltiples factores asociados a la exclusión escolar. Entre ellos está la repitencia y el ausentismo escolar. También incide el tamaño de la clase: escuelas más pequeñas, con menor cantidad de alumnos por sala, permiten generar lazos más potentes entre profesores y estudiantes, así como ambientes de mayor disciplina. Asimismo, afecta el contexto económico del vecindario donde habita el estudiante, así como la situación familiar, principalmente si las circunstancias económicas son precarias.

Varios de esos factores se ven afectados directamente por la pandemia, ya que la inasistencia prolongada a clases presenciales genera una desconexión del estudiante con sus profesores y compañeros. También, la crisis económica precariza la situación de las familias y puede provocar que los niños empiecen a trabajar.

Por eso, aparte de la Herramienta de Gestión de Contacto, se implementó un Sistema de Alerta Temprana, el que, a partir del análisis de diversos datos administrativos (educativos, socioeconómicos y familiares, entre otros), identifica estudiantes de 7° básico a 4° medio en mayor riesgo de deserción escolar.

Además, este mes se enviarán mensajes de texto y WhatsApp a los apoderados de quienes estaban matriculados en 2020 y este año se encuentran fuera del sistema. También a quienes quedaron seleccionados en un colegio, pero no han concretado matrícula. Se les mandará una página con el paso a paso para completar el proceso de matrícula. A esto se sumará el ingreso de un proyecto de ley que crea una nueva modalidad educativa, denominada “de reingreso”, que atenderá a niños y jóvenes de 12 a 21 años, que llevan dos años o más fuera del sistema.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.