Izkia Siches: "A los hombres les dicen doctor, a nosotras 'señorita'"

Izkia Siches

En las últimas semanas ha ido adquiriendo protagonismo a raíz del rol que ha tomado en la crisis a causa del coronavirus. Aquí, la presidenta del Colegio Médico, comparte parte de su visión del machismo y la importancia de la fuerza femenina en un sector vital para combatir la pandemia.




Izkia Siches asumió la presidencia del Colegio Médico -un gremio históricamente encabezado por hombres- a mediados de 2017, pero nunca en estos tres años había dado tantas entrevistas como la última semana. Y es que esta médica de 34 años fue una de las primeras en alertar sobre la gravedad de la llegada del Covid-19 al país, y se ha propuesto conseguir que la escuchen respecto de la importancia de tomar medidas urgentes para que la pandemia no siga avanzando. Su objetivo: proteger a la población.

En esta cruzada, le ha tocado reunirse con las más altas autoridades del país y no le ha temblado la mano al momento de interpelar a quien sea necesario para que la escuchen. "Estamos enfocadas en trabajar para que nuestro equipo de salud pueda tener las condiciones necesarias de seguridad y puedan enfrentar este desafío, ya que somos nosotras y nosotros la primera línea que va a luchar contra esta pandemia", ha dicho. También ha sido enfática en solicitar que se decrete la cuarentena total, cuestión que, según dice, es la mejor manera de combatir este virus.

"Espero que con esto aprendamos a construir un sistema sanitario que no dependa tanto de los gobiernos de turno", escribió hace un par de días en su cuenta de Twitter. Esta misma red social fue la que utilizó para desmentir el rumor del supuesto romance que mantenía con el hermano del diputado Gabriel Boric.

No es la primera mujer que al destacar en su vida profesional se ha tenido que enfrentar a que se exponga o se cuestione su vida personal. Y es que este tipo de prejuicios se dan en una sociedad machista como la nuestra, donde todavía no está la costumbre de ver a las mujeres liderar espacios públicos y de trabajo. Según Izkia, el gremio de la salud no es la excepción.

¿En medicina se perpetúa la discriminación de género que se vive en la sociedad en general?

Totalmente. Y es por eso que con nuestro Departamento de Género y Salud hicimos un video que llamamos 'En salud también', en el que planteamos que en nuestro rubro también existe acoso, abuso, discriminación y subvaloración. Y particularmente ocurre que -a pesar de que es un ambiente mayoritariamente femenino, dado que la gran parte de las enfermeras y técnicas son mujeres- se mantienen sesgos muy masculinos. Está, por ejemplo, la lamentablemente frase del mes de los Cirujanos de Chile, que dijeron que 'son hombres que pueden triunfar'. Cuestiones como estas invisibilizan las labores de las mujeres. Hace poco nos tocó escuchar a un médico que hablaba de las enfermeras como si fueran premios de un torneo. Cosas que son muy extemporáneas, pero que están muy arraigadas en la comunidad médica. Y también en nuestros pacientes. Nosotras siempre nos reímos de cómo tratan a los internos o alumnos que recién están aprendiendo, a todos los llaman doctor, aunque sean alumnos recién egresados. En cambio nosotras somos señoritas hasta que nos salen canas. Se genera una sensación de que los colegas, por el hecho de ser hombres, tuvieran más conocimiento que nosotras.

¿Es más difícil para las mujeres sobresalir en tu rubro?

He visto que en el último tiempo se ha ido recuperando el ánimo feminista en la medicina. Eso era algo que había estado postergado porque las mujeres, particularmente las médicas y las profesionales, suelen entrar en una dinámica de competencia con los hombres, de intentar demostrar que están al mismo nivel. Y cuando uno les habla de los problemas estructurales de la sociedad que las discrimina, ellas se niegan a reconocerlo, dicen que no necesitan cuotas ni beneficios por ser mujeres. Pero eso es porque están en un mundo que ha sido masculinizado por mucho tiempo y no logran visualizar la doble labor que han cargado toda la vida para llegar donde están. Y para qué hablar de los abusos y el acoso, que se daba mucho entre los gremios. El médico generalmente tenía un rol muy abusivo con las enfermeras y había una suerte de normalización de eso, que gracias a la ola feminista se ha podido romper. Todas nos hemos ido empoderando y no aceptando más estas situaciones.

¿En qué otras cosas se ve esa discriminación?

En el doble rol que tienen que desempeñar muchas, al tener que cumplir en su trabajo y en su casa. Lo que con esta pandemia ha quedado en evidencia, porque muchas se están preguntando cómo van a lidiar en estos periodos de cuarentena con sus familias y el rol de cuidado que tienen con sus propios hijos. Creo que en todas ellas hay un interés de participar, evidentemente respondiendo al gran desafío sanitario que hay, pero es importante transparentar el problema que viven. Muchas sienten la ansiedad de tener que responder en su rol de cuidadoras fuera de su trabajo.

¿Crees que las mujeres están más expuestas?

Desde la perspectiva de salud, las mujeres son más del 80% de la fuerza de trabajo del sector sanitario. La gran mayoría son nuestras técnicos paramédicos y enfermeras, pero además se ha ido viendo una feminización de la medicina. Hay una nueva generación, particularmente mujeres que obviamente hace que estén más expuestas. Por eso, aunque no tengo un dato objetivo para poder decir que efectivamente ser mujer es un factor de riesgo, creo que por los roles de cuidado que hemos tenido históricamente podrían estarlo. A pesar de eso, no me cabe duda de que ampliamente van a estar disponibles para asumir esta doble labor, tal como lo han hecho siempre.

Comenta