La brecha de género en la era digital y la oportunidad que se abre

23ZRGCI3U5FN3H5DAETDHYXHXA

De brecha de género ya hemos escuchado bastante, pero la brecha digital nunca había tocado tan profundamente hasta ahora. Estaba en un segundo plano y cifras de que sólo el 20% de los estudiantes de carreras tecnológicas son mujeres y que en Chile la participación femenina en TI es de un 5% resulta preocupante.


Tarde o temprano sabíamos que la era digital se tomaría todos los ámbitos de nuestras vidas. Fue debido a la pandemia por el COVID-19 que la aceleración digital se adelantó algunos años y ya la tenemos de aliada como una tremenda oportunidad, sobretodo cuando hablamos de Mujer y pyme. Si bien muchas no estaban preparadas, no tenían los medios, no sabían cómo ocupar los distintos recursos o cómo ser competitivas, nada de esto frenó la aventura, no había otra opción, las emprendedoras debieron optar por el canal online de manera eficiente. ¿La gran ganancia? Avanzar a la era digital a pasos agigantados. De brecha de género ya hemos escuchado bastante, pero la brecha digital nunca había tocado tan profundamente hasta ahora. Estaba en un segundo plano y cifras de que sólo el 20% de los estudiantes de carreras tecnológicas son mujeres y que en Chile la participación femenina en TI es de un 5% (en Estados Unidos, que también es una cifra baja, las mujeres representan cerca del 20%), son motivo de preocupación. Los temores a participar de un negocio virtual o temas como e-commerce han quedado al descubierto y nos hemos llevado una grata sorpresa: cuando hay oportunidades, a pesar del terror de muchas a esta era digital, han sabido adaptarse e involucrarse de forma rápida y eficiente, apoyándose en el sinfín de herramientas disponibles para capacitarse en la digitalización. Dado esto, tiendo a pensar que cada vez será menor la brecha, sobre todo porque va a permitir que mujeres que no estaban en el mundo laboral, tal vez por una necesidad económica, ingresen de esta manera digital y, por lo tanto, automáticamente se abreviará la brecha. Hay un sesgo consciente e inconsciente en las empresas muy marcado en el campo tecnológico y la transformación digital, ya que está más asociada a los hombres. Con todo lo que estamos viviendo hoy, se están viendo cambios muy importantes. Producto de la pandemia, entregamos el Premio Emprende STEM, que busca visibilizar a tantas mujeres que están participando en la ciencia, matemáticas y profesiones ligadas a lo científico. Y, a pesar de que no lo dudamos, los resultados fueron muy positivos: el talento está y claro que hay, sólo hace falta entregar oportunidades para visibilizarlo y reconocerlo. Las generaciones más jóvenes se están involucrando en áreas STEM: recibimos más de 100 postulaciones y excelentes candidatas al premio. Esto ya cambió, no hay vuelta atrás. Todos hemos volcado la mirada hacia lo digital, tanto a nivel personal como empresarial. En estos momentos, en Mujeres Empresarias estamos realizando, junto a ONU Mujeres en Chile, un Ciclo de Talleres Virtuales para Mujeres Emprendedoras, a través del cual capacitamos a más de 400 mujeres en la transformación de sus negocios a empresas digitales. Sólo recibimos comentarios positivos y de felicitaciones. Del talento, habilidades y capacidades no hay duda, sólo necesitan oportunidades como ésta: ese empujoncito que las ayude a saltar a la digitalización total de sus negocios. Estamos hoy en la línea de la digitalización y, a medida que hemos visto la oferta de los emprendedores y la demanda de las empresas que generan marketplace para este tipo de emprendimientos, la verdad es que es gigante la oportunidad que se abrió. El llamado es a buscar los canales adecuados para llegar a investigar, porque está todo en la web para simplificar cualquier duda de transformación digital. La invitación es a atreverse, porque hoy, para que una mujer tenga acceso a una empresa y a un mercado, no tiene ninguna barrera, excepto uno mismo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La disrupción digital es aquella transformación radical y profunda de los modelos de negocio de una empresa. Es un proceso muy beneficioso, pero no es sencillo. En esta entrevista, Juan José de la Torre, CEO de Raven y especialista en disrupción, explica los fundamentos de este proceso y cómo abordarlo.