Lanzan primera ciudad inteligente a escala en Chile

La ciudad a escala se articulará desde el Lab-Claro Centro de Innovación UC 5G.

Este martes se presentó la iniciativa de Claro Chile, el Centro de Innovación de la Universidad Católica y Sé Santiago, que simula una smart city en un espacio más reducido. El Campus San Joaquín UC, donde conviven sistemas de transporte, iluminación, seguridad, agrícola y forestal, será el campo de implementación donde se aplicarán diversas tecnologías junto a las redes 5G. Con este modelo pretenden construir una fórmula que pueda luego llevarse a otras localidades.


¿Qué es una ciudad inteligente? El Banco Interamericano de Desarrollo las describe como espacios territoriales que ponen a las personas en el centro del desarrollo. En ellas se incorporan tecnologías en la gestión urbana y usan estos elementos para estimular la formación de un gobierno eficiente, para hacer de las urbes lugares más resilientes y eficientes. De acuerdo a diversos estudios y especialistas, Chile tiene un gran potencial para construir smart cities, el futuro de la vida en comunidad.

Claro Chile, junto al Centro de Innovación de la Pontificia Universidad Católica y Sé Santiago impulsaron y promovieron el proyecto Ciudad Inteligente a Escala, que desarrolla una smart city que sirva como puntapié inicial para impulsar el desarrollo tecnológico en las distintas comunas y regiones del país, incorporando tecnologías como el 5G y catalizando el despliegue del internet de alta velocidad, la analítica e inteligencia artificial.

La iniciativa se lanzó este martes 30 en el Centro de Innovación UC junto a autoridades de la Gobernación Regional, Subsecretaría de Telecomunicaciones, Claro Chile y Corfo, donde hubo discursos y un plan de ruta de lo que se pretende conseguir.

El principal desafío, dice Francisco Guzmán, director de Claro empresas, fue la pandemia. Comenzaron hace dos años a levantar el proyecto, “y fue algo muy difícil, porque nosotros queríamos estar presentes”, recuerda el ejecutivo. Durante 2021 comenzaron a trabajar con Sé Santiago, para lograr la integración y darle sentido al Lab Claro-UC 5G y que lanzaron a fines del mismo año.

“La idea era buscar cómo podíamos tocar la fibra de ciudad inteligente, para poner al ciudadano al centro y ver cuáles son las necesidades que tiene”, cuenta Francisco Guzmán. “Ahora vemos estas soluciones funcionando y que pronto las tendremos instaladas en ciudades, para empezar a ver los beneficios del 5G en las ciudades inteligentes y en las personas”, añade. El escenario lo entregó el Campus San Joaquín, en un espacio donde conviven sistemas de transporte, iluminación, seguridad, agrícola y forestal en 22.500 metros cuadrados, con la misma cantidad de “habitantes” -entre alumnos, visitantes y profesores- y más de 70 edificios.

El lanzamiento contó con autoridades de la Gobernación Regional, Subsecretaría de Telecomunicaciones, Corfo y Claro Chile, entre otros.

De acuerdo a cifras de la ONU, para el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en ciudades. En ese contexto, las smart cities son el futuro y existen distintos desafíos. Cómo hacer que la gobernanza y gestión de los espacios sea sostenible, maximizando las oportunidades económicas y minimizando los daños medioambientales, por ejemplo.

Pedro Bouchon, vicerrector de Investigación de la Pontificia Universidad Católica, reconoce el gran potencial que tiene Santiago para transformarse en una ciudad inteligente. “Todo esto hay que prototiparlo a pequeña escala; debes ser capaz de entender estas dinámicas en una pequeña escala para ver cómo se van gestando las interacciones o cuáles son las necesidades”, asegura el académico.

Son tres aristas de las que deben preocuparse: infraestructura, oferta y demanda. Estas conviven entre ellas. Según plantea, no se puede hacer una alta inversión en infraestructura si no existe la demanda suficiente o no existe la oferta para poder poner estas soluciones. “Escalarlo en el Campus San Joaquín nos permite desarrollar ciertas lógicas en algo que después puede ser una comuna, e ir escalando hacia una ciudad que tenga ciertas características que permitan replicar estas iniciativas”, propone Bouchon.

Potencial local y nacional

El trabajo hecho en el Campus San Joaquín de la UC es uno que, con el paso del tiempo, podría expandirse hacia otras comunas y localidades del país. Pero, desde ya, el potencial de la capital está dado. “Estoy convencido, después de muchos años de circo, que la tecnología para resolver problemas existe, pero el gran tema es cómo se aplica en Chile”, dice Claudio Orrego, gobernador de la Región Metropolitana.

“Es una ciudad que tiene un nivel de conectividad basal muy superior a otras ciudades de América Latina, pero con el problema de la fragmentación: no solo se requiere más tecnología, sino una mejor conversación entre lo público, privado, la sociedad civil y el mundo académico”, añade Orrego.

Si se quiere ser mejor, dice la autoridad regional, la sociedad debe ser capaz, junto a los desarrolladores, de tomar la tecnología más avanzada en el mundo, pero aplicarla al contexto local para que se traduzca en resultados concretos y ajustados al escenario nacional. “Laboratorios como este permiten ese encuentro, para que cuando uno salga como emprendedor con una solución al mercado, esta tenga al otro lado una demanda y se haga cargo de un problema real y no ficticio”, asegura.

Algunas iniciativas, como Sima Robot, formarán parte de la Ciudad Inteligente a Escala.

Para este proyecto junto a Claro Chile trabajaron Sé Santiago, Nokia y Qualcomm. Algunos de los emprendimientos que utilizan la tecnología y forman parte de Ciudad Inteligente a Escala son Health Tracker, Sima Robot, Beewaze y IoTree, entre otros, que podrán interactuar entre ellos en un ecosistema que les permita demostrar el desarrollo de una ciudad del futuro.

Otro de los puntos que menciona Claudio Orrego es el pilotaje que se está realizando con techos verdes, actualización en temas de señalización de tránsito y proyectos sobre el uso integrado de data que tienen disponible a través de datos de celulares. Hoy, recalca Orrego, para hacer el plan maestro en el cerro Manquehue se está usando información de los celulares para marcar cuál es el recorrido que hace la gente y los potenciales senderos que debiesen existir. “Las potencialidades son infinitas, pero más importante que la tecnología es diagnosticar e identificar el problema para darle un impacto real”, afirma.

Algunos puntos relevantes para desarrollar una ciudad inteligente, dice Claudio Araya, subsecretario de Telecomunicaciones, son la seguridad, porque así se asegura el tránsito resguardado de la ciudadanía; la sostenibilidad, para resolver cómo hacer que una urbe sea realmente verde; y locomoción “inteligente”, para así hacer trayectos y recorridos más razonables, que le permitan a los ciudadanos vivir mejor. “Una ciudad inteligente de verdad es una equitativa, amable con su gente y que permite vivir bien”, apunta.

Con la nueva generación de redes móviles, distintos servicios y establecimientos podrán mantenerse interconectados, para así asegurar el buen vivir de los ciudadanos.

“La tecnología existe hace rato. Lo novedoso es que podemos aplicar inteligencia artificial, por ejemplo, pero hasta aquí se ha dejado que la cosa fluya y, en realidad, hay que poner un poco de cerebro para decir dónde y cómo quiero que fluya: Chile tiene todos los recursos humanos y tecnológicos”, dice el subsecretario de Telecomunicaciones. Los privados, en ese sentido, cumplen un rol importante en este tipo de proyectos. “Tienen una agilidad en los tiempos de respuesta que desde el Estado no tenemos y ese es su principal rol”, añade la autoridad.

El paso que ha dado Chile en la región es de reconocer. Frente a otros países, fue el primero en licitar el espectro 5G. Además, se está desarrollando tecnología y realizando los apuros necesarios para implementar las soluciones en distintos tejidos urbanos. “Chile es el faro de Latinoamérica”, dice con gracia Santiago Fontan, Sales y Business Development Director de Qualcomm para Latinoamérica, empresa que colaboró con infraestructura en el proyecto junto a Claro. “Se está por buena senda, hay conectividad y, en laboratorios como estos, permiten probar estas soluciones con frecuencias reales y seguir escalándolas, y el entorno permite que puedan sumarse estudiantes a esta propuesta que es el futuro”, plantea.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Cecilia Schröder, gerenta general de Sercotec; Matías González, gerente de Claro negocios, y la emprendedora Barbarita Lara analizaron todas las posibilidades que se abren para los emprendedores durante este encuentro organizado por el Ministerio de Economía.