¿Por qué Facebook está atravesando su mayor crisis de imagen?

Foto: REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo.

La compañía está en un proceso turbulento y distintos sectores demandan más transparencia y una mejora en las medidas de seguridad de sus redes. Las denuncias de una excolaboradora en The Wall Street Journal han convertido a la compañía dueña de varias redes sociales en el centro de la controversia. Aquí te contamos, paso a paso, qué ha ocurrido.


La caída mundial de Facebook y WhatsApp no fue todo. Cuando todos los servicios vinculados a la compañía de Mark Zuckerberg se vinieron abajo, algunos medios hacían eco de lo que, en las jornadas previas, venía sucediendo. Seguramente, en las últimas semanas, habrás escuchado hablar de una exfuncionaria de la compañía que habló para reportajes que sacó sucesivamente el The Wall Street Journal, cuyo nombre fue revelado posteriormente. Si te has perdido los detalles de una de las mayores crisis mediáticas de la red social, acá te contaremos algunos de sus principales factores.

¿Qué sucedió? Hace aproximadamente un mes, el Journal comenzó con la publicación de los “The Facebook Files” a la luz de documentos filtrados por un exempleado, hasta ese entonces, desconocido. Bajo el apodo de “Sean”, la fuente entregó por goteo información interna y documentos de la compañía, que revelaban serios conflictos y que, más que una preocupación por los usuarios, mostraban a la empresa en conocimiento de ellos y sin realizar solución alguna suficiente.

Hace unas semanas la misma Frances Haugen, en una entrevista emitida en el programa “60 Minutos”, de CBS, admitió ser “Sean” y que el periodista protegió bajo un apodo para así poder obtener información durante todos estos meses. Haugen, 37 años, es licenciada en ingeniería informática y previo a su llegada a Facebook en 2019, trabajó en otras plataformas como Google, Pinterest y Yelp. Fue al momento de llegar a la compañía de Zuckerberg que se encontró con ciertas irregularidades y que obtenían beneficios a raíz de la propia seguridad de los usuarios.

“Las decisiones que se toman adentro de Facebook son desastrosas para nuestros hijos, para nuestra seguridad pública, para nuestra privacidad y nuestra democracia, y por eso debemos exigir que hagan cambios”, testificó ante el Comité Senatorial de Comercio, Ciencia y Transporte de Estados Unidos luego de revelar su identidad.

Haugen, que renunció a la compañía en abril de este año y se mantuvo un mes más, es experta en algoritmos, y dijo durante la audiencia que el aplicado actualmente por Facebook recompensa a las publicaciones que motivan las interacciones sociales significativas. Pero los documentos filtrados por ella demuestran que se pueden producir efectos secundarios negativos en segmentos relevantes de contenido público, como la política y las noticias. Además, la plataforma tiene un ranking de acuerdo al compromiso, con el cual se muestran contenidos que serían más interesantes para determinados usuarios y que puede ser más fuerte y fomentar la desinformación y el contenido violento.

Haugen, exgestora de productos en el equipo de integridad física de la red social, afirmó que siempre estuvo presente un conflicto entre el bienestar de sus usuarios y lo que podría beneficiar a la propia compañía. Recientemente la ingeniero informático afirmó que su intención no era generar una ola de críticas a la plataforma, sino ayudar a mejorarla. Acá algunos de los detalles que revelaron las publicaciones del The Wall Street Journal.

Frances Haugen declaró contra la compañía el pasado 5 de octubre, luego de revelar su identidad en el programa "60 Segundos", de la CBS.

Versión privada

Uno de los puntos más fuertes, según reveló la investigación del Journal, fue la existencia de una versión VIP de Facebook, en la que participaban una selecta lista de usuarios a nivel mundial, compuesta por políticos, algunos de los principales jugadores de fútbol, artistas de distintas áreas y celebridades. Bajo el nombre de “XCheck”, la plataforma es única para las personas más influyentes del mundo y tiene reglas distintas a las del sistema tradicional de la red social. E incluso los mismos documentos filtrados consignan que las reglas y política de privacidad a ellos no se les aplican, por lo que pueden publicar lo que se les de la gana.

Daños a los adolescentes

Otro de los puntos relevantes fue que, en los documentos, investigadores de Instagram, y que pertenece al conglomerado de plataformas de Facebook, llegaron a la conclusión que la red social es dañina para un amplio porcentaje de usuarios jóvenes y el impacto puede ser mucho mayor que en otras redes. Particularmente se refiere a cómo puede afectar a la salud mental de los adolescentes e incluso la propia imagen corporal. En una presentación que rescató Frances Haugen, incluso se precisa que empeoran “los problemas de imagen corporal en una de cada tres adolescentes”.

Fue uno de los temas que la misma compañía optó por salir a prestar testimonio. A fines de septiembre explicaron, a través de su sitio web corporativo, que lo mostrado por el periódico en este ítem estaba incompleto, y que la interpretación era distinta al considerar todos los factores.

Uso por parte de criminales

Empleados de la compañía, a la luz de los documentos, dijeron que traficantes de personas usaban la red social en el Medio Oriente para atraer a mujeres a situaciones laborales abusivas; también que grupos armados en Etiopía usaban su plataforma para fomentar la violencia contra minorías étnicas; mandaron alertas a sus superiores en cuanto a temas como venta de órganos y tráfico de pornografía, entre otras, como las acciones de los gobiernos en contra de las disidencias políticas en zonas de conflicto.

La misma Haugen, en su entrevista con “60 Minutos”, de CBS, confirmó que la compañía produce graves problemas en países no occidentales. En algunos países donde no existe internet libre, dijo, han ido a pagar y subvencionar internet con planes de datos y, al interior del equipo, tenían una broma que permitía comprender el contexto: “si quieres saber qué países estarán en crisis dentro de unos años, mira hacia dónde nos hemos expandido”. La explicación, comentó, es que las tecnologías de la información no son neutrales y cada vez que se expanden a “una nueva lengua” es mucho más difícil crear nuevos sistemas de seguridad y así puede difundirse material que fomente la desinformación y afecte la vida de los usuarios.

El Journal consignó que la compañía igual ha tratado de resguardar la total seguridad de los usuarios y, de acuerdo a un portavoz de Facebook, han desplegado equipos a nivel mundial, asociaciones locales y verificadores de dato de terceros para ello.

La situación durante la pandemia

Al inicio de la contingencia sanitaria, el conglomerado de Facebook se mostró a favor de promover las vacunaciones masivas, para así evitar el contagio del Covid-19. Pero fue la misma población antivacuna la que se tomó la plataforma y, de acuerdo al periódico, los documentos internos se refieren a una “barrera a la vacunación” y que se fue dando por el uso de las mismas herramientas que ellos ofrecen.

De hecho, en el informe de la compañía de lo más visto en el primer trimestre de 2021, fue un artículo que contaba la historia de un médico que murió luego de ser vacunado contra el Covid-19. E incluso el New York Times, en agosto pasado, planteó de acuerdo a un portavoz de la empresa, que esta se habría guardado el informe por miedo a ser juzgada. Y el mismo Wall Street Journal afirma, en voz de un representante de la red social, que los datos muestran dudas sobre las vacunas en la población de Estados Unidos.

Interés por captar a preadolescentes

De acuerdo a los documentos publicados por The Wall Street Journal, la empresa creó una unidad especial para estudiar a los preadolescentes, para así poder captar a los próximos usuarios y evitar su fuga a otras plataformas. Además, como son un sector “sin explotar” todavía, podrían incluso crear productos especialmente orientados a ellos. Eso a la luz de archivos de 2020 y que tiene como mayor incentivo la estrecha competencia que tienen con otros sistemas como Snapchat y TikTok.

Ante las publicaciones del Journal, la compañía dijo que detendría su iniciativa de Instagram Kids debido a la presión de los órganos legislados y distintos grupos de padres, con la que buscaba proteger a las audiencias menores de los peligros que existen en su red social tradicional. Eso sí, la unidad especialista de Facebook se puso una meta de tres años para poder obtener conclusiones sobre cómo entregar a los más jóvenes una serie de productos especiales a través de redes sociales y que estén diseñados exclusivamente para ellos. El mayor peligro para la red social, en ese sentido, es captar a las nuevas audiencias, ante el envejecimiento de los usuarios más activos en esa plataforma.

El de Instagram no es el primer intento de la compañía por hacer plataformas exclusivamente para los más pequeños. En diciembre de 2017 lanzaron su sistema Messenger Kids que, en su momento, también tuvo una ola de críticas.

El descargo de Zuckerberg

Ante las denuncias, Mark Zuckerberg salió el mismo día de la audiencia con un comunicado, en el que afirmaba que al centro de la discusión está la idea de que la empresa prioriza las ganancias por sobre la seguridad y el bienestar. A eso dijo que “simplemente no es cierto” y se sostuvo sobre el ejemplo que, tras una modificación anterior, las publicaciones en la red mostró menos videos virales y más publicaciones de gente cercana.

También respondió a las críticas sobre que promueven deliberadamente el contenido que molesta a los usuarios con fines de lucro, cosa que afirmó le parece ilógico porque “ganamos dinero con los anuncios y los anunciantes nos dicen constantemente que no quieren que sus anuncios estén junto a contenido dañino” o que pueda molestar a la ciudadanía.

Mark Zuckerberg dijo que, debido a la alta tasa de uso de tecnologías por parte de las juventudes, "en lugar de ignorar esto, las empresas debiesen crear experiencias que satisfagan sus necesidades y, al mismo, las mantengan seguras”.

Se refirió, además, al ítem con respecto a los menores de edad, puesto que “he pasado mucho tiempo reflexionando sobre el tipo de experiencias que quiero que mis hijos y otros tengan en línea, y es muy importante que todo lo que construyamos sea seguro y bueno para ellos”. Considerando el uso de tecnología por parte de los más jóvenes, Zuckerberg dijo que “en lugar de ignorar esto, las empresas debiesen crear experiencias que satisfagan sus necesidades y, al mismo, las mantengan seguras”. Y, sobre la mala lectura que hizo el Journal, aclaró que le resultó difícil leer “la caracterización errónea de la investigación sobre cómo Instagram afecta a los más jóvenes”.

“Si vamos a tener una conversación informada sobre los efectos de las redes sociales en los jóvenes, es importante comenzar con una imagen completa. Estamos comprometidos a hacer más investigaciones nosotros mismos y hacer que más investigaciones estén disponibles públicamente”, planteó. A pesar de todo, finalizó diciendo estar orgulloso por todo lo que han hecho “para seguir construyendo los mejores productos sociales del mundo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.