Corte Internacional de Justicia de La Haya afirma que “no hay duda respecto a que el Silala es un curso de agua internacional”

Corte-de-La-Haya

A las 11.00 de Chile, la presidenta del tribunal, Joan Donoghue, comenzó la lectura del fallo del caso que durante 6 años se tramitó en la instancia.


Puntualmente a las 11.00 de Chile (15.00 de Países Bajos), comenzó la lectura del fallo del denominado caso Silala, que involucra a Chile y Bolivia, por parte de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Tras seis años de litigio, tras la presentación de la demanda por parte del gobierno de Michelle Bachelet en 2016, la Corte Internacional determinó declarar al río Silala, que nace en Bolivia pero que atraviesa a Chile, como un curso de agua internacional, acogiendo así la principal pretensión chilena respecto del afluente.

Si bien la Corte de La Haya le dio la razón a la mayoría de los puntos planteados por Chile en su demanda, evitó pronunciarse respecto a ellos, ya que, a su juicio, la postura de Bolivia coincidía con los argumentos internacionales y al no haber discrepancias, los puntos planteados por nuestro país quedaban “sin objeto”.

La jueza Joan Donoghue, presidenta de la Corte, indicó que “la Corte constata que Bolivia reconoce que las aguas del Silala se clasifican como curso de agua internacional (...) La Corte toma nota de la aceptación del fondo de la conclusión A de Chile. En vista de que las partes están de acuerdo en que el río Silala es un curso de agua internacional y la aplicabilidad del derecho internacional la Corte constata que la conclusión A de Chile queda sin objeto y por tanto la Corte no necesita tomar una decisión”. Y agregó que “no hay duda respecto a que el Silala es un curso de agua internacional”.

Respecto a un punto B en relación al uso equitativo y razonable de las aguas del Silala, la jueza explicó que “las partes también acuerdan que ambas tienen el derecho al uso equitativo y razonable de las aguas del Silala según el derecho internacional constitudinario. No le compete a la Corte tratar una diferencia posible de opiniones en cuanto al uso futuro de las aguas (...) por esas razones la Corte constata las partes están de acuerdo respecto a la conclusión B de Chile y por lo tanto, queda sin objeto y por lo tanto la Corte no está llamada a pronunciarse”.

También se sostuvo que “la Corte constata que las partes están de acuerdo en que Chile tiene un derecho a un uso equitativo y razonable de las aguas del Silala independiente de si se trata de aguas naturales o artificiales. Además, Bolivia no declara en este procedimiento que Chile deba compensación a Bolivia por los usos del pasado del agua del Silala (...) Ya que las partes están de acuerdo en cuanto a la conclusión C de Chile, la Corte concluye que el alegato de Chile en su conclusión C queda sin objeto, por tanto la corte no está llamada a pronunciarse”.

En tanto, sobre la reclamación nacional respecto a que la corte declarase que Bolivia tiene una obligación de cooperación y de suministrar a Chile una notificación oportuna de las medidas planificadas que puedan tener efectos adversos en los recursos hídricos compartidos, la Corte tampoco se pronunció.

“La Corte señala que hay un desacuerdo de facto entre las partes en relativo a esta conclusión E de Chile (...) La Corte indica a este respecto que ambas partes consideran que una serie de disposiciones de la Convención de 1997 reflejan derecho internacional constitudinario, no obstante están en desacuerdo con respecto a otras disposiciones, incluidas las que se refieren a obligaciones procesales y, en especial a la obligación de notificar y consultar (...) La Corte considera que las modificaciones que aumentan el flujo superficial de un curso de agua no guardan relación con su caracterización como curso de agua internacional. La Corte indica a este respecto que los expertos nombrados por ambas partes concuerdan en que las aguas del Silala, ya sean superficiales o subterráneas constituyen un conjunto unitario que fluye desde Bolivia hacia Chile y hacia una desembocadura común (...) La Corte no puede concluir que el artículo 11 de la Convención de 1997 refleje el derecho internacional constitudinario, por eso hay necesidad de que la Corte se pronuncie sobre la interpretación del artículo 11 que se aplica entre los Estados parte”, afirmó la magistrado.

En La Haya estuvo presente, en representación de Chile, la subsecretaria de Relaciones Exteriores y agente de Chile ante la CIJ, Ximena Fuentes, además de la coagente Carolina Valdivia. Mientras que en Chile, la decisión de la Corte fue seguida por el Presidente Gabriel Boric, junto a la Canciller Antonia Urrejola, desde La Moneda.

Justamente, en la demanda presentada por la administración Bachelet ante la Corte Internacional, se pedía que se declarase el Silala como un curso de agua internacional, cuyo uso se rige por el derecho internacional consuetudinario y se solicitaba, además, que se estableciera que el Estado chileno tenía derecho al uso equitativo y razonable de las aguas del afluente.

La decisión de Chile de recurrir a La Haya había surgido tras la amenaza del expresidente de Bolivia, Evo Morales con denunciar a nuestro país ante el citado juzgado por el supuesto robo de las aguas del Silala. La respuesta boliviana no se hizo esperar y en 2018 presentaron tres contrademandas ante La Haya. Entre los argumentos expuestos por el país vecino estaban que el Silala, según su versión inicial, era solo un manantial que nacía en dos puntos del altiplano chileno a unos 3 kilómetros de la frontera con Chile.

Los alegatos del caso se produjeron entre el 1 y el 14 de abril de 2022, donde tanto Chile como Bolivia expusieron sus principales argumentos ante la Corte Internacional.

Reacciones

Una vez conocido el fallo, el Canciller de Bolivia, Rogelio Mayta se refirió a los principales aspectos del fallo y se mostró conforme con lo declarado por la CIJ.

“La Corte ha dejado claro que Bolivia tiene derecho al uso equitativo y razonable sobre las aguas del Silala. Por lo que queda claro que Chile no tiene ningún derecho adquirido para el uso del total de las aguas como pretendía en su demanda. También según la Corte, esta claro que Bolivia tiene derecho a recuperar los bofedales que han sido deteriorados por la canalización del Silala. Otro aspecto que resalta es que el tribunal considera que Bolivia no ha incumplido en ningún momento las obligaciones de derecho internacional como lo señalaba la demanda de Chile”, indicó en diálogo con Bolivia TV.

Por su parte el expresidente chileno, Sebastián Piñera también abordó la resolución del tribunal e indicó que “en el fallo de la CIJ Bolivia reconoce lo que siempre defendimos: el Silala es un rio internacional y Chile tiene pleno derecho al uso de sus aguas. Ahora debiera acordarse formalmente con Bolivia está realidad y construir una agenda de futuro en beneficio de Chile y Bolivia”.

Previa marcada por la confianza chilena

La previa a la resolución de la Corte estuvo marcada por la confianza chilena respecto a lo que podía determinar el tribunal.

Desde La Haya, la subsecretaria Fuentes señaló que “estamos con optimismo, pero también con nerviosismo, porque bueno, escuchar el fallo en público tiene su dosis de sorpresa”.

“Yo creo que la Corte le ha dado debida atención a cada uno de los elementos que se presentó en la Corte. Por una parte está el ámbito jurídico, legal, los argumentos legales, el derecho aplicable, y por otro lado, y eso es lo interesante en este caso, la parte científica. Hubo aquí interrogatorios y contrainterrogatorios de expertos, eso fue muy interesante, porque creo que fue también lo que permitió a los jueces tener más claridad del asunto”, agregó.

El pasado lunes, la Canciller Urrejola había señalado que “el litigio ha durado seis años y es el último litigio pendiente que tiene Chile ante la Haya y esperamos que a partir del fallo se abra una oportunidad para seguir trabajando con el país vecino, con Bolivia, en una agenda positiva”. Y que esperaban, tras la resolución de la CIJ seguir avanzando con Bolivia en una agenda de 12 puntos que había comenzado a ser dialogada entre ambos países durante el gobierno de Sebastián Piñera.

En tanto, en Bolivia la situación era diametralmente distinta, ya que en dicho país los días previos al fallo reinó el pesimismo, y algunos dardos fueron apuntados contra Evo Morales. De hecho, Ricardo Ramos, presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) apunto, hace algunos días a través del medio local Opinión, contra la gestión de Evo Morales.

“No hubo una política de Estado por parte de la Cancillería Nacional, la misma hizo que a esta altura fracase una situación de soberanía respecto a la posición de las aguas del Silala. Lo más preocupante es que la irresponsabilidad del expresidente, el señor Evo Morales, ha hecho que el Estado chileno nos demande y estemos en una situación muy complicada”, afirmó.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.