Diputada Gazmuri: “Yo también fumo, no me avergüenzo, y cultivo mis plantas para no alimentar las arcas del narcotráfico”

La diputada Ana María Gazmuri

La parlamentaria adelanta que están evaluando acciones judiciales para evitar la aplicación del test de drogas en la Cámara, que -a su juicio- es inconstitucional, retrógrado y vulnera derechos esenciales, como la privacidad de las personas.




Cerca de cinco millones de personas, a juicio de la diputada Ana María Gazmuri, son consumidores de cannabis, ya sea con fines recreativos, terapéuticos o medicinales.

Sin embargo, el nuevo reglamento de la Cámara de Diputadas y Diputados instaló un debate incómodo, pues todos los legisladores de esa corporación deberán someterse a un examen obligatorio de drogas. Y, según las declaraciones de algunos diputados, es casi un hecho que darían positivo en ese examen de pelo, al menos por el consumo de marihuana.

Gazmuri, activista del uso de la cannabis y la única que se opuso desde un principio a este reglamento -del que incluso critica que está mal redactado-, adelanta que están evaluando acciones judiciales para evitar la aplicación de esta normativa, que -a su juicio- vulnera derechos.

El lunes de la semana pasada se publicó el reglamento, es decir, hasta el 24 de agosto todos los diputados están obligados a someterse al test. ¿Cuáles son los caminos que les quedan? Para algunos, el reglamento es inconstitucional. ¿Coincide?

Absolutamente. Lo hemos visto en cartas y artículos de opinión. Lo dije desde un principio. Mi voto siempre fue en contra. Lo considero un proyecto populista que siembra un manto de duda en la Cámara inadecuado. Es absurdo vincular un supuesto consumo con el narcotráfico. No corresponde con una agenda contra la droga ni al Chile actual. Es retrógrado. Es completamente inconstitucional. Un reglamento no puede estar por sobre la Constitución ni las leyes.

¿Y qué van a hacer?, ¿van a ir al Tribunal Constitucional?, ¿un recurso de protección ante la justicia?

Se están analizando los caminos. Hay que echar a andar la agenda de política de drogas del Presidente Gabriel Boric y la que propone la Bancada Transversal de Regulación por la Paz. Somos 55 diputadas y diputados que componemos esta bancada. Hay que hacerse cargo de los temas de fondo. No podemos seguir con esta política que apunta a la estigmatización y a la criminalización. Si con este reglamento pretenden dar un golpe al narco, no pueden estar más alejados de la realidad.

El hecho de que el diputado Jaime Sáez (RD) reconozca que consume cannabis con fines recreativos ¿no lo deja en un incumplimiento de alguna ley?

No. En Chile está despenalizado el consumo de sustancias. Hay que tener esa claridad. Lo que se penaliza es el tráfico. Incluso con la actual Constitución, existe este derecho que fue levantado por la comunidad cannábica: el derecho a la soberanía personal y al libre desarrollo de la personalidad. Se ha hecho una polémica artificiosa a raíz del sinceramiento de un diputado en cuanto a ser usuario recreativo de cannabis. El mundo entero va avanzando hacia la regulación del uso de la cannabis. Desde el punto vista científico, tenemos claro que es una droga, porque es una droga al igual que el alcohol, pero tiene menos problemas para la sociedad.

José Antonio Kast, en redes sociales, planteó que hay un riesgo de que el legislador trabaje bajo la influencia de la droga.

Es necesario que seamos responsables con el uso del lenguaje y la evidencia científica. Se confunde ser usuario con estar bajo los efectos de... Que una persona o un parlamentario decida consumir vino o una cerveza, no quiere decir que cuando vaya a legislar está bajo la influencia del alcohol. Es muy distinto. A nadie que consume alcohol se le trataría de alcohólico. Con la cannabis pasa lo mismo. Ahora, si un parlamentario tuviera un uso problemático de una sustancia, lo que necesita esa persona es ayuda y no se soluciona con una caza de brujas.

Cuando se empezó a tramitar este reglamento, Ud. fue la única que votó en contra. ¿Se sintió sola? ¿No lo ve como una derrota cultural de la centroizquierda, la izquierda y de los partidarios de la libertad en este campo?

No lo llamaría una derrota cultural. Pero sí creo que fue una acción equivocada (de su sector), porque pensaron que mediante indicaciones podían darle una coherencia y morigerar ese proyecto. Fue un error importante. Yo lo advertí. Primó probablemente este miedo al estigma. Por eso digo que no se puede seguir bailando al ritmo de una agenda anacrónica.

Si uno hace más historia, este examen de drogas se aprobó en la Ley de Presupuesto del año pasado, un procedimiento inusual para instalar un cambio reglamentario, pues las leyes de presupuesto duran un año. Llama la atención que en ese debate igualmente solo hubiera contadas abstenciones y oposiciones. Ud. no era parlamentaria aún.

Probablemente no hubo nadie en ese minuto que tuviera los conocimientos para poder traducirlos en argumentos.

¿Pero también falta convicción, no?

Sí, puede que también falte convicción. Tal vez hay miedo al estigma desde la vereda del frente. Porque hay parlamentarios que no dudan en enlodar a partir de un tema sensible. ¿Cómo no va a ser sensible, cuando la inmensa mayoría de la población sentimos los fuegos artificiales y las ráfagas de metralla en las poblaciones en las noches? Pero lo que corresponde es apegarnos a la evidencia internacional. Mi llamado es a la seriedad política y no a los shows populistas.

Ud. era militante RD y renunció al partido, porque el partido no apoyó el proyecto de cannabis. ¿No siente que le falta más convicción al Frente Amplio y a Apruebo Dignidad para abordar esta agenda? Porque en los resultados, la derecha colocó una agenda que no es conducente, a su juicio.

Quiero precisar. Efectivamente hubo una polémica, que tuvo que ver con la oposición de un sector de RD en la Comisión de Salud del partido, a la postura mayoritaria. Por lo tanto, la posición oficial de RD es apoyar tanto el autocultivo medicinal como recreativo. Y después, en el Congreso Estratégico del Frente Amplio en 2019, uno de los votos fue impulsar y proteger el autocultivo. Pero vuelvo al punto, quizás ha faltado conocimiento o tal vez influyó un sector más vinculado a una mirada médica, que curiosamente estaba de acuerdo con el uso recreativo, pero no medicinal. Ese era el debate en RD. Ese era el disenso.

Es al revés del fenómeno que se da en otros partidos, donde están abiertos al uso medicinal, pero no recreativo.

Por eso fue muy curioso que estuvieran dispuestos a apoyar el consumo para recrearse, pero no así para quienes lo necesitan para paliar enfermedades. Quienes somos parte de la Bancada de la Regulación por la Paz tenemos la convicción de que regular es la única manera de dejar de vulnerar los derechos esenciales de quienes somos usuarios de cannabis y, segundo, a través del autocultivo comenzar a arrebatarle este mercado al narcotráfico. Yo celebro que el diputado Sáez haya sincerado aquello.

Ud. tiene una historia como activista, pero para aclarar, ¿Ud. también consume, cierto?

Sí, también.

¿Usa gotitas, fuma?

Sí, también fumo.

¿Es que pareciera que algunos se avergüenzan?

No solo no me avergüenzo. Yo cultivo mis plantas en mi casa y hablo de las plantas que cultivo. Actúo con la frente en alto. ¿Sabes por qué? Porque con esas que s dejo de alimentar las arcas del narcotráfico.

¿Para evitar la estigmatización y la criminalización no será mejor que otros parlamentarios de izquierda o incluso la derecha admitan abiertamente que son consumidores de marihuana para fines recreativos, terapéuticos o medicinales?

No lo sé.

Pero hay algunos que al menos han admitido consumir en los últimos meses, además de Sáez, como el diputado Diego Ibáñez (Convergencia Social).

A muchas de estas personas las he visto hablar abiertamente de esto. Pero hay otras que como que estuvieran redescubriendo algo que es de público conocimiento. Los invito a leer los ejemplares de la revista Cáñamo y vean a todos los políticos que salen ahí. Algunos están tratando de instalar un estigma donde no lo hay.

¿Tienen alguna estimación de cuántos parlamentarios darían positivo si se aplica el test en forma draconiana?

La verdad. No tengo idea y no creo que tenga importancia. Si esto se quisiera hacer en forma seria, habría que incluir el alcohol. No corresponde ni me interesa saber. Esto está en el ámbito de la privacidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.