La amenaza del “intervencionismo”: el cambio de agenda de Boric y la alerta que se encendió en el oficialismo

El Presidente tenía contemplado iniciar esta semana un periplo de tres días en tren, sin embargo, este miércoles se informó que se reduciría solo a dos días. En el gobierno admiten que la decisión pasó por evitar abrir flancos innecesarios en momentos en que la oposición ha recrudecido su ofensiva para acusar al Ejecutivo de querer favorecer al Apruebo en el plebiscito.


A primera hora de este miércoles, la agenda del Presidente Gabriel Boric sufrió cambios. Si bien el Mandatario tenía estipulado reunirse durante la mañana con la selección nacional de hockey césped femenino y el equipo femenino de ajedrez, estas reuniones fueron reagendadas. Pero el ajuste no era solo de sus actividades diarias: minutos más tarde, Presidencia informó que la gira nacional de Boric -en un tren de EFE, convocada desde la semana anterior y estipulada entre este jueves y sábado por las regiones de O’Higgins, Maule y Ñuble- se reducía a solo dos días: viernes y sábado.

En Palacio se argumentó que la modificación fue para optimizar el tiempo -dado que el jueves solo estaba contemplada una actividad en O’Higgins-, por lo que se redujo el itinerario.

El recorrido en tren del Jefe de Estado suponía su retorno a las actividades en terreno con una nutrida agenda de encuentros con la ciudadanía de esas regiones, aunque no masivos, según había trascendido.

Pero el cambio de la agenda presidencial, reconocen fuentes de gobierno, no fue al azar: responde a evitar abrir flancos innecesariamente en un contexto en que la derecha ha levantando una fuerte ofensiva acusándolos de intervencionismo electoral para favorecer al Apruebo, de cara al plebiscito del próximo 4 de septiembre. De hecho, apenas se supo del viaje, en redes sociales comenzaron a surgir algunas declaraciones apuntando a que con el periplo se está intentando favorecer la opción de visar el texto constitucional propuesto por la Convención.

Pese a la modificación de la gira, Boric mantiene la agenda en las regiones de O’Higgins, Maule y Ñuble, pero, de acuerdo a las mismas fuentes, se ajusta a dos días para evitar cuestionamientos de la oposición. Dentro de las zonas que visitará el Mandatario hay algunas consideradas como “débiles” en el comando del Apruebo, las que, incluso, tienen identificadas en detalle. De hecho, existe la lectura de que, en general, la zona centro-sur y sur del país (a excepción de la capital del Biobío, Concepción) será proclive al Rechazo. En ese sentido, una visita de la figura presidencial es considerada por el oficialismo como gravitante en esos lugares. Esto en un contexto para que los partidos de gobierno, el Jefe de Estado -pese a que su aprobación, según diversas encuestas, ha ido a la baja en el transcurso de estos meses de gobierno-, es un activo para la campaña que se debe potenciar.

El paso al frente de Jackson y Vallejo

La modificación de la agenda de Boric, además, ocurrió luego de que el viernes pasado la Contraloría amonestara al titular de la Segpres, Giorgio Jackson, que dictaminó que su actuación -en el marco del acuerdo de reformas que negociaron los partidos del oficialismo- no se ajustó a “la necesaria prescindencia”. Por lo mismo, en el oficialismo se encendieron las alertas por la ofensiva opositora y reconocen que ha logrado calar en la opinión pública las acusaciones y que, por lo mismo, se debe contrarrestar.

El tema, de hecho, marcó un momento de tensión en la reunión de este miércoles en el Congreso entre el ministro Jackson y los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón, quienes le presentaron una propuesta para realizar un nuevo plebisicto si gana el Rechazo. La legisladora del Maule comentó que “le dijimos que no correspondía que el gobierno fuera jefe de campaña de una opción, que necesitaba atenerse a los dictámenes de la Contraloría”. Consultada por la respuesta que les dio el secretario de Estado, la falangista aseguró que “que él no lo miraba así y nosotros le dijimos que era evidentemente así”.

Pero el tema no quedó ahí. El titular de la Segpres, en un punto de prensa posterior, reforzó el mensaje de que están dispuestos a recibir propuestas de reformas tanto del Apruebo como de los partidarios del Rechazo. Y, por lo mismo, dicen en el oficialismo, esa fue la señal que quiso dar con la cita con la DC, aunque en la Segpres recalcan que Jackson hace días está convocando a todos los sectores.

Asimismo, el secretario de Estado emplazó a la derecha -quienes no han presentado una propuesta al gobierno- y relevó la disposición de Walker y Rincón. “Lamento que parlamentarios, en este caso de Chile Vamos, no quieran presentar propuestas respecto de las certezas que busca el país para el 5 de septiembre”, señaló en el Congreso. Y aseguró que “hemos dicho de manera bastante clara y enfática que estamos disponibles como Segpres, como gobierno, para recibir las propuestas vengan de donde vengan (...). “Ellos vinieron, se acercaron, nosotros recibimos la propuesta, la valoramos”.

Casi en paralelo, y desde Casablanca, la vocera de gobierno, Camila Vallejo, precisó que “les hemos pedido a todos los sectores y partidos promotores del Rechazo que ojalá puedan ponerse de acuerdo en un camino”.

Y si bien aseguró que “es legítimo que puedan presentar propuestas por separado”, precisó que “lo ideal es que se pongan de acuerdo para dar más certidumbre de que van a contar con mayorías en el Congreso para darle viabilidad a ese camino”.

La idea de poner el “peso de la prueba” en la cancha del Rechazo, admiten fuentes de gobierno, no es nuevo: desde la semana pasada la ministra Vallejo ha hecho los emplazamientos a la oposición y recalcan siempre se explicitó que se recibirían todas las propuestas, de todos los sectores, y así aplacar las acusaciones de intervencionismo.

Carta oficialista en defensa del gobierno

La lectura en los partidos oficialistas también es similar. Dicen que la arremetida opositora contra el gobierno ha sido notoria y reconocen que el relato de un “gobierno intervencionista” de cara al plebiscito sí ha logrado instalarse en la opinión pública. Así, a inicios de esta semana, empezó a fraguarse una declaración de todo el arco de partidos y movimientos de gobierno respaldando la labor informativa del Ejecutivo sobre la propuesta de nuevo texto constitucional. La idea, señalan distintas fuentes, vino del Frente Amplio, particularmente de Revolución Democrática.

“En la víspera de este plebiscito, emplazamos a los sectores de la oposición a ser responsables con la historia. Hacemos un llamado a la derecha y al Rechazo a evitar acciones irresponsables con evidentes fines electorales y que, en cambio, colaboren con el cumplimiento del deber del Estado de garantizar a la ciudadanía un voto libre e informado”, señala el primer punto de la carta “Por un voto libre e informado”, firmada por los 14 partidos y movimientos del oficialismo.

Seguidamente, plantean en el escrito que “promover la ignorancia, la desinformación y la tergiversación sobre lo que la ciudadanía está convocada a decidir es una posición que daña la democracia, deteriora la convivencia cívica y genera polarización artificial. Los promotores del sobreuso de las herramientas legales de control sobre la autoridad sólo debilitan a las instituciones, como ha ocurrido en Brasil, Estados Unidos y otros países”.

El punto central del documento -que es el primero en campaña defendiendo al gobierno que aglutina a los partidos oficialistas- hace referencia a la querella ingresada -y declarada admisible- en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago por la impresión de más de 700 mil ejemplares de la propuesta de nueva Constitución. El recurso fue presentado por el diputado del Partido Republicano Juan Irarrázaval, y visada por la encargada de fiscalización del conglomerado, Josefina Soto -a cargo de Yo te Fiscalizo- por el presunto delito de malversación de caudales públicos.

En los partidos oficialistas reconocen que el relato de los partidarios del Rechazo implantando dudas sobre el oficialismo sí ha hecho sentido en la ciudadanía. “Quieren ponerle una mordaza al gobierno y que no informe”, afirman en privado. Así, la postura compartida en ambas coaliciones de gobierno es no dar ningún centímetro a este tipo de acusaciones y pasar a la ofensiva. En eso, al menos, hay plena coincidencia: las tratativas a raíz del acuerdo, afirman fuentes, han consolidado un diálogo político más fluido entre Apruebo Dignidad y el Socialismo Democrático. Asimismo, también se ha afinado una mayor coordinación con el Ejecutivo.

“Quiero valorar una declaración pública que hemos firmado todos los partidos oficialistas del gobierno del Presidente Boric, tanto del Socialismo Democrático como de Apruebo Dignidad, en un nuevo ejercicio de unidad. No solo manifestamos el apoyo a la labor del ministro Jackson, sino que a la labor del gobierno en el mandato legal que tiene de promover el voto informado en nuestro país para el plebiscito histórico del 4 de septiembre. Esto frente a querellas que son parte de una maniobra electoral, de un show mediático, a pocas semanas del plebiscito por parte de parlamentarios de la extrema derecha”, señaló el senador y timonel de RD, Juan Ignacio Latorre, en horas de la tarde del miércoles.

La declaración, si bien venía pensándose hace algunos días, se mencionó el martes por la tarde en una reunión de secretarios generales con motivo de la campaña por el Apruebo. La redacción final, eso sí, se afinó durante la mañana de este miércoles.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.