Boric, ¿el gran elector? La “pieza clave” del oficialismo para apuntalar el Apruebo

El Presidente Gabriel Boric Font visita la comuna de San Bernardo para anunciar nueva inversión nacional en el marco del plan Chile Apoya en la cual habrán mejoras en infraestructuras
FOTO: DIEGO MARTIN/AGENCIAUNO

En Apruebo Dignidad y en el Socialismo Democrático dicen que la figura del Presidente es la única capaz de "mover la aguja" de cara al plebiscito del 4 de septiembre. Esto, pese a que según distintos sondeos de opinión, su aprobación ha ido a la baja. Más allá de eso, en el sector están convencidos que él puede dar certezas, sobre todo, en el marco del acuerdo de reformas que se está fraguando en el oficialismo.


“Yo voy a garantizar que ese acuerdo se implemente en caso de ganar el Apruebo y de quitarle incertidumbre a la gente”.

El nuevo paso al frente del Presidente Gabriel Boric en la antesala del plebiscito no es un movimiento que sorprenda: las actividades en terreno, visitas a comunas de la Región Metropolitana (y fuera de ella) “improvisadas” han sido parte de la agenda presidencial mientras, en paralelo, se desarrolla de la campaña por las dos opciones. Y es que en el oficialismo reconocen que el mayor “activo” del sector es precisamente el Mandatario.

Y más allá de actos de campaña (circunscritos a lo informativo cuando se trata del Ejecutivo), el mismo timonel del PC, Guillermo Teillier, ha abordado el rol del jefe de Estado. “El Presidente de la República nos instó a llegar a acuerdos (...). Yo creo que la función constitucional de los presidentes de la República es precisamente esa, él es jefe del Estado, jefe del gobierno y jefe de la coalición. Eso está estipulado. El tiene que recibir lo que les plantean los partidos también. Yo creo que él está muy interesado y nosotros queremos cumplir la petición que él nos hizo (...). Se le puede entregar (el acuerdo) al Presidente a través del ministro Jackson, porque constitucionalmente es el ministro Jackson el que tiene que recibir los proyectos de ley, las reformas constitucionales. Pero la autoridad máxima en esto es el Presidente de la República”.

Durante esta mañana, el diputado de CS, Diego Ibáñez, añadió que “más que el Presidente, son los movimientos y los partidos los que tenemos que dar una señal a la incerteza que se ha instalado con interpretaciones mañosas. El Presidente ha sido claro que va a llevar adelante los acuerdos”.

A inicios de esta semana, y desde Llanquihue en la región de Los Lagos, Boric abordó el avance de las conversaciones entre partidos oficialistas para alcanzar un acuerdo de reformas al proyecto constitucional -que él mismo instó a inicios de agosto- en caso de triunfar el Apruebo. “Yo lo que veo es un espíritu de decir ‘hay cosas que se podrían haber hecho mejor’ y, por lo tanto, hay disposición de mejorar y habrá un acuerdo político para aquello”, añadió.

El mismo Jefe de Estado, además, reconoció que ha estado al pendiente de las negociaciones y ha entrado de lleno en diálogos con los timoneles de partido, los mandatados a llegar a un documento conjunto de mejoras. “He conversado con el presidente del PC tal como he conversado con la presidenta del PPD y del PS y hay una amplia voluntad de mejorar los aspectos respecto de los cuales haya duda en la implementación, como otros del proyecto constitucional que se pueden mejorar”, señaló en entrevista con un medio local.

Eso sí, durante la jornada de este miércoles en La Moneda, tras la celebración del Día del Minero, el Presidente declinó referirse a sus expectativas frente al eventual acuerdo, el que se encuentra en horas claves ad portas de su definición final.

Una campaña más “árida”

La lectura en Apruebo Dignidad es que a diferencia de la campaña presidencial, marcada por la figura de Boric como un símbolo en sí mismo, el plebiscito de salida es muy distinto: el clivaje hoy se juega “en el terreno de la certeza”, admiten en privado, más allá de los principios o la esperanza. Por eso mismo, Boric es una pieza relevante al momento de convocar a un acuerdo, con el que apuestan lograr dar más certidumbres al proceso y destacarlo como argumento para votar a favor del texto constitucional propuesto por la Convención. “Es el único que puede mover la aguja”, afirman.

Esto en un contexto en que, en ese conglomerado, transmiten que ni la franja televisiva -que partió el viernes pasado- ni tampoco ninguna otra figura del sector son capaces de movilizar. Por lo mismo, están convencidos que el Jefe de Estado es la persona que puede lograr movilizar a la ciudadanía en favor del Apruebo. Esto, pese a que -según distintos sondeos- la aprobación de Boric ha ido a la baja. Según la encuesta Cadem, el 18 de marzo, el Mandatario tenía una aprobación del 50% y desaprobación del 20%, mientras que el 5 de agosto alcanzó una valoración de 35% y un rechazo de un 56%.

Pero, más allá de los números, consideran que su figura sigue siendo convocante. Aún así, agregan las mismas fuentes, que, por estos días, tiene que acortar cualquier margen de error y cuidar muy bien lo que dice para evitar abrir flancos.

Hasta fines de julio, el Mandatario había realizado 31 actividades en 24 días y parte de los lugares que se han sumado durante estas últimas semanas coinciden con las zonas que el Apruebo busca reforzar y redoblar sus esfuerzos de campaña, como Renca, Puente Alto, entre otras.

Desde la coalición de en frente, en el Socialismo Democrático, particularmente en el PPD, ven una ganada concreta en que el Presidente haya cedido -luego de casi dos meses de anunciarse desde el Aprobar para mejorar- y haya instado un acuerdo oficialista. “El Presidente Boric es un liderazgo que busca los acuerdos constantemente y creo que si no llegamos a un acuerdo, va a ser una deficiencia de los partidos, no del Presidente”, señaló en entrevista con La Tercera el timonel de los liberales, Patricio Morales, quien ha jugado un rol clave en las conversaciones con Apruebo Dignidad, debido al pasado del PL en el Frente Amplio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.