Piñera opta para Interior por un alcalde UDI y defensor del Apruebo

Rodrigo Delgado ingresó ayer a La Moneda acompañado del vocero de gobierno, Jaime Bellolio. Foto: Mario Téllez

Mandatario -quien primero tenía en mente a Jaime Bellolio- designó a Rodrigo Delgado, hasta ayer edil de Estación Central, como jefe de gabinete. Su nombre era promovido por la timonel gremialista.




Primero le pidió al ministro de la Segegob, Jaime Bellolio (UDI), pero este no quiso. El Presidente Sebastián Piñera, según varias fuentes de gobierno, tuvo sobre la mesa al exdiputado para que asumiera como titular del Interior en reemplazo de Víctor Pérez, quien renunció el martes luego que se aprobara en la Cámara la acusación constitucional en su contra.

No obstante, la negativa de Bellolio y también la influencia de la mesa UDI -que no impulsaba la opción de Bellolio- terminaron por frustrar que ese diseño se concretara. Finalmente, luego de un análisis que hizo con su entorno más cercano, el Mandatario terminó nombrando ayer al ahora exalcalde de Estación Central Rodrigo Delgado (UDI) como jefe de gabinete. El exedil, en todo caso, según versiones de Palacio, siempre fue una figura que le gustó a Piñera como alternativa y era una de las cartas que corría con ventaja.

Su llegada al gobierno se abordó en una conversación por teléfono que tuvieron ayer en la mañana Piñera y Delgado. Y se terminó de zanjar en una reunión que sostuvieron en La Moneda, pasadas las 13.00. Ahí, su arribo se selló y Delgado comenzó a hacer las gestiones para renunciar a la alcaldía.

De esta manera, Delgado -psicólogo de 46 años- se convierte en el cuarto jefe de gabinete de la segunda administración de Piñera.

La dimisión de Pérez si bien estaba sobre la mesa, el momento y la forma en que se hizo tomó por sorpresa al comité político y al propio Jefe de Estado, quien no tenía un diseño claro, nombró a Juan Francisco Galli como ministro interino y rápidamente comenzó a pedir alternativas para ese puesto.

El tema, de hecho, lo conversó en una reunión que sostuvo el martes en la noche en su casa con ministros y exautoridades, entre ellos, Bellolio, Gonzalo Blumel y Jaime Mañalich. En esa oportunidad, según conocedores de la cita, Piñera transmitió que su prioridad era nombrar cuanto antes a un nuevo titular del Interior y que la decisión la zanjaría a más tardar hoy.

Entre los nombres que sonaban para el reemplazo de Pérez estaban el actual ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, quien ha estado en carpeta en varias oportunidades; su par de Obras Públicas, Alfredo Moreno, Bellolio y Delgado. Sin embargo, en las últimas horas, de acuerdo a fuentes de gobierno, la carrera final estuvo entre Bellolio y Delgado. Incluso, de acuerdo a las mismas versiones, en medio de las tensiones propias del nombramiento, se barajó el diseño de que Bellolio estuviera en Interior y Delgado en la vocería.

No obstante, el titular de la Segegob transmitió que se sentía cómodo en la cartera.

A este factor se sumaron las gestiones de la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien apostaba por el ahora exalcalde de Estación Central. Y así se lo comunicó al Presidente. Además, la senadora mantiene diferencias y ha tenido más de un desencuentro con Bellolio, quien fue -cuando era diputado- líder de la disidencia UDI a la conducción de Van Rysselberghe.

“Joven y rostro del Apruebo”

El tipo de perfil que tuviera el nuevo ministro del Interior fue un tema de debate durante las últimas horas y fue también el factor que terminó influyendo, dicen en Palacio, en la decisión presidencial. Si tenía que tener más “tonelaje” político, ser dialogante, un carácter más duro o el cómo votó en el plebiscito eran algunos de los requisitos que le aconsejaron algunos en La Moneda a Piñera.

En la UDI, de hecho, la opción de Delgado había sido conversada el lunes en una reunión que tuvieron los nueve senadores del partido. Ahí, una vez que Claudio Alvarado planteó la opción de que Pérez dimitiera al cargo, el nombre del ahora exjefe comunal surgió como una opción debido a su estilo de liderazgo “más ciudadano”.

Para el gremialismo era importante mantener el cupo UDI a menos que el Mandatario estuviera dispuesto a hacer un rediseño mayor en su gabinete, lo que ayer, cerca de las 14.00, se comenzó a descartar en La Moneda.

En Palacio afirman que si bien Delgado -al igual que el exministro Pérez- no es cercano a Piñera, como sí lo eran Blumel y Andrés Chadwick, el Mandatario tiene una buena opinión de él. Y entre las razones para optar por ese nombre, según las mismas fuentes, está que Delgado era -dentro del mundo de los alcaldes- uno de los rostros del Apruebo, a diferencia de Bellolio, para el plebiscito; que también es considerado “neutro” entre las facciones de la UDI, pero con cercanía a Van Rysselberghe; y que es un rostro “nuevo” con trabajo territorial y que, por ende, tiene lazos con autoridades regionales y municipales. Eso último, afirman, es clave, porque se requiere de buena coordinación entre intendentes y gobernadores para enfrentar el orden público, que es lo que, agregan en La Moneda, siempre ha fallado.

Asimismo, recalcan que el nombre del exjefe comunal generaba “consenso” entre todos. Eso sí, algunos en el gobierno reconocen que tendrá que trabajar en su relación con en el Congreso y la oposición.

Así, con la decisión ya zanjada, Delgado convocó a las 17.30 al concejo municipal de Estación Central -vía Zoom- para formalizar su renuncia a alcalde, lo que se aprobó por unanimidad. “Ni siquiera me lo había imaginado”, dijo en esa instancia, junto con señalar que sabía que “vienen tiempos difíciles”.

Más tarde, Bellolio lo fue a buscar directamente al municipio y llegaron juntos, a las 19.23, a La Moneda. Esto, con el objetivo de entregar una señal de unidad en medio de los todos los trascendidos que habían antecedido la jornada. “Le hemos encargado, en primer lugar, practicar y recorrer los caminos del diálogo, la colaboración y los acuerdos, con todos los sectores de la sociedad chilena”, dijo Piñera tras la ceremonia en la que juró el nuevo ministro. Y agregó que tenía que continuar con la modernización a las policías y poner énfasis en el orden público.

Tras la ceremonia, Delgado realizó un punto de prensa -nuevamente acompañado por Bellolio- en el que entregó sus primeras definiciones, en las que recalcó que busca mantener la “conexión” con la gente y privilegiar el diálogo. Eso sí, sobre la permanencia del director general de Carabineros, Mario Rozas, evitó pronunciarse y respondió que recién juró en Interior y que hoy tendrá una serie de reuniones en las que “vamos analizar este y otros temas”. Y agregó: “Ese análisis lo tengo que hacer con los equipos que correspondan (...). Le pediría que esa pregunta la podamos enfrentar en algunos días más”.

Pasadas las 20.30, el exalcalde fue incluido en el chat de ministros del gabinete, quienes le dieron la bienvenida. Y hasta el cierre de esta edición continuaba en reuniones, las que seguirán durante todo el día de hoy, considerando los desafíos que debe enfrentar, como la reforma a Carabineros y la situación en La Araucanía.

Oposición pide dar un giro

Lecturas disímiles surgieron ayer en la oposición tras conocerse que Delgado llegaría a liderar el gabinete. Si bien en el sector valoraron que el Mandatario optara por una figura más ciudadana y menos “dura”, marcando una diferencia con su antecesor, de todas formas algunos transmitieron desconfianza respecto de la posibilidad de que su arribo implique un giro en la conducción del gobierno y, asimismo, en el control del orden público.

“Presidente, deje que el nuevo ministro del Interior pueda desarrollarse de acuerdo a sus convicciones, con su estilo, a su manera de poder ver el país, y estoy seguro que va a tener mejores resultados”, afirmó el timonel DC, Fuad Chahin, quien, en todo caso, valoró que el exedil haya sido empático con las movilizaciones sociales del último tiempo y se la haya jugado por el Apruebo. “Tiene un perfil totalmente distinto”, agregó.

Su par socialista, Álvaro Elizalde, dijo que “da lo mismo el nombre si no cambia la orientación del gobierno”. A su vez, el senador PPD Felipe Harboe acusó falta de experiencia de Delgado.

“A estas alturas espero que el nuevo ministro dé un giro completo a la política de gobierno, garantice la seguridad de todas y todos, sin distinción alguna, y se comprometa con el respeto y defensa de los DD.HH.”, sostuvo la presidenta de RD, Catalina Pérez.

El diputado Pepe Auth, en cambio, valoró la determinación del Mandatario. “Buena decisión -pudo haber sido hace 3 meses- el reemplazo de un parlamentario conservador de 30 años de hábitos y ritmo legislativo por un alcalde de 12 años de experiencia en una comuna popular, como Rodrigo Delgado”, comentó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.