RN y UDI plantean gran acuerdo que incluya reformas programáticas y continuidad del proceso constituyente

Si bien en ese bloque de la oposición se comprometieron a darle continuidad a la elaboración de una nueva Carta Fundamental, si es que gana el Rechazo en el plebiscito de este domingo, algunos quieren que en esa misma discusión se negocien también la reforma tributaria, previsional e iniciativas en materia de seguridad. En el sector creen que si se impone la opción de no aprobar la propuesta de nueva Constitución, el gobierno estará en una posición de derrota y, por ende, tendría más voluntad de negociar.


Han sido conversaciones incipientes que han tenido lugar en el Congreso Nacional. La posibilidad de vincular la discusión sobre la continuidad del proceso constituyente con el debate por las reformas que promueve el gobierno ha comenzado a tomar fuerza en la derecha, principalmente en Chile Vamos.

En ese sector piensan que, de ganar el Rechazo, el Ejecutivo encabezado por el Presidente Gabriel Boric quedaría en una situación de derrota. Y, en esas circunstancias, un sector de la derecha espera ligar la discusión de un acuerdo para una nueva Convención con el programa de reformas que impulsa Boric. Así, creen que esta administración podría entregar algunas concesiones en iniciativas que les complican, por ejemplo, la reforma tributaria y la previsional.

“El 5 de septiembre se abre una oportunidad de volver a construir un clima de acuerdos. Y esos acuerdos tienen que extenderse a puntos que son de interés del porvenir del país, pero también de corto plazo, como son el tema de delincuencia, previsional y obviamente lo tributario. Tiene que ser un acuerdo de cuatro patas”, dice el diputado y secretario general de RN, Diego Schalper.

El parlamentario agrega que “cualquiera sea el resultado, solo va a ser posible continuar en la medida en que haya acuerdos. Si gana el Rechazo hay que ver la continuidad del proceso constituyente y, por lo tanto, obviamente hay que buscar acuerdos, pero en el otro escenario también hay que buscarlos”.

En ese sentido, en la derecha transmiten que esa discusión involucraría temas que interesen a todas las partes: la reforma tributaria, que es de gusto de La Moneda; la reforma previsional, que se trata de un interés común de todos los sectores políticos, y un acuerdo en materia de seguridad, que es un asunto que le interesa al bloque opositor.

La discusión, incluso, se abrió más luego de que este jueves la presidenta del PS, Paulina Vodanovic, dijera -en una entrevista con La Segunda- que las reformas “tributaria, previsional y constitucional tienen que ser todo objeto de una conversación amplia en el Congreso. Si no hay un gran acuerdo, nos desgastaremos en pequeñeces”.

De hecho, el propio Schalper ha sostenido conversaciones con dirigentes de centroizquierda para abordar el tema.

A juicio del senador UDI Juan Antonio Coloma -uno de los principales negociadores de la reforma tributaria en la Cámara Alta- “si gana el Rechazo se va agregar a la incerteza constitucional, la falta de certidumbre en materia tributaria, seguridad y previsional. Intentar despejar con un mismo esfuerzo esa disyuntiva le daría al país un grado de estabilidad que se hace muy necesaria para enfrentar los momentos que vienen. En ese tiempo el país va a necesitar muchas certezas, y me parece que es más inteligente que se haga en su conjunto y no capituladamente. Eso va a depender en gran medida de cuál es el ambiente que se genere y el gobierno tiene un rol muy importante”.

Su par de Evópoli Felipe Kast plantea un matiz y cree que si bien se debe avanzar en un acuerdo en esas materias, considera que debe ser por carriles separados al debate constitucional. “El primer gran acuerdo que tenemos que construir, independiente de si gana el Rechazo o el Apruebo, es cómo tiene que seguir la ruta constitucional. Las otras reformas: la tributaria, previsional y la agenda del gobierno debieran ser parte de un acuerdo distinto. Igualmente importante y transversal. Pero, desgraciadamente, hasta el momento no hemos visto al gobierno con disposición a conversar y buscar puntos en común”, afirma.

En la derecha dicen que la próxima semana será clave para definir con qué mecanismo darle continuidad al proceso constituyente, en caso de ganar el Rechazo, que es el escenario que esperan que ocurra. Y, en ese sentido, existe un debate sobre qué rol asignarle al Ejecutivo en esa discusión. En Chile Vamos algunos creen que Boric intentará ser protagonista, pero que el tema se debe radicar en el Congreso Nacional.

En todo caso, se piensa que esa discusión -y la que incluya las reformas del Ejecutivo- estará más radicada en el Senado, y que dependerá mucho la capacidad de negociación que tenga la oposición a la ventaja que saque el Rechazo por sobre el Apruebo. Si el Rechazo se impone por gran cantidad de votos, dicen en la derecha, el gobierno deberá ceder más en sus iniciativas estructurales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.