10 razones para comprar una olla de cocción lenta

Ilustración: César Mejías

Se han vuelto muy populares durante la pandemia ¿valen la pena? Sí, no te quepa duda. Te contamos por qué debieses tener una, cómo funcionan y por qué se han hecho tan famosas.



La olla de cocción lenta es un equipo de cocina increíble. Nunca pensé que pediría un artículo de cocina como este para mi cumpleaños, pero bueno, tenemos que asumirlo, la pandemia ha cambiado las necesidades de muchos. Y bueno, estas ollas, como muchas otras cosas que han ganado gran popularidad en estos meses de Covid, han llegado para simplificarnos la vida.

Si bien en nuestro país se han vuelto popular en el último año, les cuento que no son ninguna novedad. La primera de ellas vio la luz gracias a su inventor Naxon Beanery, quien inspirado en su abuela, la creó en los años 50. Sus raíces están muy ligadas a la práctica religiosa judía de honrar el sábado, y desde entonces han evolucionado en tecnológica, estética y funcionalidad.

Esta era:

EBAY.COM / CR8TVT

En mi caso personal, mi Slow Pot de Easyways ha sido una de las grandes adquisiciones de estos meses, junto a mi aspiradora robot, a la que no le puedo quitar mérito en su ayuda para sobrevivir la pandemia. Si han pensado en comprarse una de estas ollas y aún no se deciden o si no las conocen bien, acá les entrego mis razones de por qué creo que una olla de cocción lenta es una excelente compra.

1. Saludable:

Siempre me ha gustado cocinar relativamente sano. Sin frituras, no tanta masa, con algunas licencias por supuesto, pero en base a mucha verduras, carnes, legumbres... recetas que en general requieren de cierta atención y tiempo, un lujo que esta pandemia nos ha quitado entre las clases de los colegios online, el teletrabajo y la bueno, la casa misma.

Las recetas de cocción lenta rara vez requieren de mucho aceite o grasas adicionales, ya que utilizan poca agua y mucho tiempo para cocinar los alimentos. Por lo tanto, siempre que elimines la grasa de los cortes de carne menores u otros, estarás sirviendo una comida con mucha menos grasa que la que se prepara friendo o la que ofrecen en los restaurantes y que te traen los deliverys.

2. Rápida de lavar:

Las ollas de cocción lenta te permiten cocinar una comida para una familia grande en un solo lugar. Algunas recetas dicen que debes sofreír algunas verduras previamente, pero no es necesario, puedes meter todo a la olla y ya. Así, se ensucia muy poco y no hay tanto que lavar después. Como consecuencia, puedes pasar más tiempo ordenando tu casa, trabajando, disfrutando de tu familia o en un muy merecido descansando; y menos tiempo con las manos en ollas o sartenes después de preparar cada comida.

Además, las ollas mismas son extraíbles, la mía es de cerámica por ejemplo, que va dentro de esta cubierta de acero inoxidable. Pero como es fácil de sacar son simples de lavar y además se pueden meter en lavavajillas si es que tienes. Si no, sus materiales suelen ser de limpieza fácil porque además nada se pega.

Como dato, si vas a hacer algo que no botará tanto jugo y que se puede pegar un poco, puedes usar esos aceites en spray para evitar que quede cualquier residuo muy adherido a la olla. De todas formas, no pasa mucho.

3. Muy fácil de usar:

No hay ninguna ciencia detrás de una olla de cocción lenta. No es como un robot de cocina por ejemplo, con el cual tienes que estar atento o atenta fijándote en las instrucciones y en el tiempo. Acá no, metes todos los ingredientes, eliges si quieres cocción baja o alta y el tiempo. Y listo, nada más. Te vas al trabajo, a dormir o a hacer lo que tengas que hacer.

4. Todo queda delicioso, de restaurante:

Si eres malo para la cocina, esto es lo que necesitas. Te puedes convertir en el mejor chef o, para ser sinceros, tu olla te va a convertir en el o la mejor chef, porque uno no hace nada.

Las ollas de cocción lenta sirven para ofrecer deliciosas comidas que usualmente toma mucho tiempo cocinar y mucha expertise, pero acá, un estofado de ternera, un boeuf bourguignon o un asado de tira con salsa barbeque, por decir algunas, son muy muy fáciles (y no exagero). Las vasijas de cerámica o loza y la cocción lenta mejoran el sabor de cualquier comida y es imposible que algo quede malo, a lo más necesitará un poco más de sal o pimienta.

5. Ahorras tiempo:

Cualquier preparación de recetas se reduce en gran medida, ya que la mayoría de ellas solo requieren limpiar y picar los ingredientes antes de ponerlos en la olla; olvídense de saltear, hornear, hervir y freír, lo que sea. Además, como ya les dije, también ahorrarás tiempo limpiando, ya que en realidad solo necesita limpiar la olla de cerámica después (incluso puedes hacer este paso más fácil aún si usas revestimientos de olla de cocción lenta). Lo que vas a tener que lavar será el cuchillo y la tabla que uses.

6. Después de un largo día de trabajo, puedes llegar a tu casa a disfrutar de un plato casero y listo:

Ahora que estamos en tiempos de pandemia no pasa tanto, pero a veces es terrible llegar a la casa, tarde, después de un agotador día de trabajo, sabiendo que no hay nada listo para comer y tienes que preparar algo. Y ahí, muchos caen en los servicios de delivery con una hamburguesa, una pizza, sushi, u otras cosas poco sanas, y vamos sumando kilitos de más.

Pero con las ollas de cocción lenta, puedes preparar tu comida fácilmente por la mañana temprano, antes de salir, configurar a fuego lento todo el día y disfrutar del dulce fruto de su trabajo cuando llegues a la casa en la noche. No necesitas mucho más de media hora en la mañana para dejar preparando todo. O si quieres, si madrugar te cuesta, puedes dejar funcionando la olla en la noche y al día siguiente cuando llegas, solo calientas.

Para quienes no sepan, las ollas de cocción lenta tienen configuraciones de cocción de alta y baja temperatura, pero también vienen con una función de calentamiento, que mantiene los alimentos calientes a una temperatura más baja sin que se sigan cocinando, un verdadero lujo.

7. Puedes cocinar prácticamente de todo:

Todo el mundo cree que puede usar ollas de cocción lenta para hacer pulled pork, carne mechada y algunos asados, pero ¿sabías también que puedes preparar una cazuela, pollo tikka masala, carne mongoliana, pizza, lasagnas, budines, cheescakes y otras cosas dulces? Impactante.

8. Puedes encontrar una infinidad de recetas rápidas y simples online

Yo justamente era de las que creía que se podían hacer muy pocas cosas en esta olla, pero como les dije, hay muchísimas recetas dando vueltas por internet, desde cosas saladas hasta cosas dulces. Las carnes y las legumbres quedan indescriptiblemente deliciosas.

Les dejo a continuación algunos de los links a los que suelo recurrir cuando me quiero inspirar con alguna receta. La mayoría son recetas españolas, pero uno las puede ir adaptando y “chilenizando” fácilmente.

https://cookpad.com/cl/buscar/olla%20lenta

https://gourmetlikeme.com/crockpot-recetas-crock-pot-olla-coccion-lenta/

https://www.directoalpaladar.com/recetario/14-mejores-recetas-crock-pot-nuestros-expertos

Para los amantes de los libros de cocina, encontré este libro en internet que puede ser útil para los que que tienen de estas ollas o se tentaron y quieren comprarse una.

9. Precio razonable para su utilidad

Claro, comprarme un robot de cocina de cualquier marca significa invertir casi un millón de pesos o incluso más. Mi presupuesto no da para eso, imposible. Esto me ayuda mucho con el tiempo para hacer otras cosas y también en la cocina y, lo mejor, es que los precios son muy razonables teniendo en cuanta lo mucho que pueden aportar. Mi madre tiene un Thermomix en su casa, la uso bastante cuando voy y le ayudo, y si bien los robot de cocina hacen muchísimas cosas más, requieren que uno esté con ellos siguiendo instrucciones - echa primero la cebolla, pica 1 minuto a velocidad 7, ahora echa la zanahoria y así sucesivamente- que es justamente para lo que no tengo tiempo. Me encanta poder olvidarme por completo de lo que estoy cocinando.

10. Ahorro de dinero

Las ollas de cocción lenta también pueden reducir significativamente la cuenta del supermercado porque te permite comprar cortes de carne más baratos y ablandarlos a fuego lento durante más tiempo. Es muy difícil que un trozo de carne quede duro. Los vegetarianos también pueden reducir sus cuentas utilizando una olla de cocción lenta para remojar y cocinar legumbres, en vez de estar comprando esas que vienen en cajitas listas. Acá tu olla te deja las legumbres listas sin esfuerzo.

Cocinar con una olla también es muy económico en comparación con los costos de funcionamiento de un horno. Hay quienes en internet han dado a conocer sus mediciones. Una mujer en su blog cuenta que usando un medidor de potencia descubrió que con su olla de cocción lenta consume alrededor de 250 watts, mientras que un horno eléctrico puede consumir hasta 4000 watts, dependiendo de lo que esté cocinando. Esto significa, explica ella, que el usar un horno eléctrico convencional durante una hora le puede costar alrededor de 20 centavos de dólar (unos $160 pesos), mientras que operar una olla de este tipo durante 7 horas cuesta solo 10 centavos ($80 pesos), un ahorro de energía del 50%.

Por último, puedes ahorrar mucho dinero utilizando las sobras de la comida y guardándolas, congelando y organizando bien la semana.

Recomendaciones

Ojo, las que les presento a continuación son ollas de cocción lenta, no multicookers. Las ollas multifunción no solo cocinan lentamente, sino que suelen tener 5 funciones: sofreír, hornear, asar, cocinar al vapor y la cocción lenta. Por eso, son más caras que estas opciones.

Easyways Slow Pot Capacidad 5.5 litros


Easyways Slow Pot Capacidad 3.8 litros


Wurden 6.5 litros


Slow 6 litros

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.