Volatilidad del peso chileno se mantiene estable, pese a ruidos por plebiscito y segundo retiro de las AFP

Si bien los niveles permanecen sobre su historia, la volatilidad del tipo de cambio disminuyó en octubre.




Los activos financieros locales siguen reflejando efectos acotados tras los resultados del plebiscito para un nueva Constitución. En ese sentido, las miradas se centran en la resiliencia del peso chileno a los ruidos locales, lo cual también se refleja en los niveles de volatilidad.

Luego del estallido de la crisis social en octubre del año pasado, las fluctuaciones del dólar en Chile impulsó al Banco Central a intervenir el mercado cambiario. Esto, ya que la volatilidad de la divisa norteamericana frente al peso chileno se disparó sobre 15% en noviembre del año pasado, mientras en marzo tocó el máximo histórico de 16%.

Si bien los niveles permanecen sobre su historia, pues el promedio se ubica en torno a 9%, la volatilidad del tipo de cambio disminuyó en octubre pese al aniversario del 18 de octubre y el plebiscito para una nueva Constitución.

En lo que va de las operaciones de hoy, la volatilidad del dólar frente al peso chileno a tres meses se ubica en 12,65%, lo que se compara con el nivel de 14,16% apuntado el 13 de octubre. (Ver gráfico)

Los movimientos reflejan que el triunfo del Apruebo estaba más que incorporado en los precios de los activos locales.

“Tras el plebiscito, bien llevado y con una buena participación, se ve que la crisis social se conduce a través de canales institucionales. Por ello no le pega mayormente al tipo de cambio, que ya tiene incorporado el proceso constitucional”, explica el economista jefe de Bci, Sergio Lehman.

Eso sí, Lehman advierte que el avance del proyecto para un segundo retiro del 10% de los fondos de pensiones, "conllevaría una mayor volatilidad”.

El dólar despidió las operaciones de hoy en $772,8, mientras que la jornada posterior al plebiscito, la divisa norteamericana se instaló en $775,7.

“Sorprendió la resiliencia del peso chileno ante unos resultados que muestran una voluntad de cambio algo mayor a la esperada. En el corto plazo sigue dominando el ambiente externo, oscilaciones ante las elecciones de EEUU que pueden entregar potencial para apreciarse si se mantiene un dólar relativamente débil. Además, las ventas de Hacienda contribuyen, pero todos son factores de corto plazo”, agrega el jefe de mercado de divisas emergentes en BBVA, Alejandro Cuadrado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.