Economistas anticipan mayor dinamismo para Chile si termina la guerra comercial entre Estados Unidos y China

Las principales bolsas del mundo terminaron la jornada con resultados positivos celebrando la buena noticia, mientras que el cobre subió 1,11% hasta los US$2,86 la libra. En Chile, los economistas, si bien prevén un mejor ánimo, todavía no son suficientes para ajustar al alza las proyecciones de crecimiento para 2019.


Los mercados mundiales partieron con el pie derecho el último mes del año, impulsados por la tregua acordada entre Estados Unidos y China en el marco de la guerra comercial.

El buen inicio de jornada se desató en Asia y se propago por el resto del globo, alcanzando a las materias primas, con un incremento de 1,11% en el cobre, hasta los US$2,86 la libra.

Los incrementos de 2,57% en la bolsa de Shanghái y de 1% en la de Tokio marcaban la pauta para el resto de Occidente, que contó con más incentivos para seguir subiendo. A primera hora de la mañana, Donald Trump indicó vía twitter que “las relaciones con China han dado un gran paso adelante. Muy buenas cosas pasarán.

China también tiene mucho que ganar si se completa un acuerdo”.

Estas palabras consolidaron las alzas en los mercados europeos, con aumentos de 1,18% en el FTSE británico y de 1,85% en el Dax alemán. También ayudaron en la apertura de Wall Street, donde cerraron la jornada con saltos de 1,13% y 1,09% en el Dow Jones y el S&P 500, respectivamente.

“Es muy positivo ver un resultado productivo entre Estados Unidos y China en el G20”, sostiene a PULSO desde California Ross Gerber, cofundador y CEO de la consultora de inversión Gerberg Kawasaki, agregando que “Las relaciones con China han dado un gran paso adelante. Cosas muy buenas pasarán”. En ese marco, también hubo movimientos importantes en el mercado de divisas.

El peso chileno se fortaleció 0,57% frente al dólar, en línea con la apreciación de 3,36% del peso argentino, de 1,17% del colombiano y de 0,72% del real brasileño.

El alto al fuego, aunque no garantiza un final feliz en esta historia, sí favorece a las monedas de los países que más exportan a China, según lo planteado por Greg Anderson, jefe de estrategia global de BMO Capital Markets.

Al buen ánimo de los mercados también ha contribuido la Reserva Federal, que continúa entregando señales de una postura más dovish para 2019. De hecho, el Central estadounidense está siguiendo con atención la inversión de la curva del bono del Tesoro, que encendió las alarmas pese a la positiva jornada bursátil.

Este lunes, por primera vez en una década, se invirtió la brecha de la curva entre el bono de tres años y el de cinco, movimiento que en el pasado ha sido un aviso de una futura recesión. Sin embargo en esta ocasión, podría no estar indicando algo tan catastrófico. “Siempre que la inversión de la curva sea leve o la Fed reaccione a tiempo, no anticiparía una gran recesión o crisis, sino sólo apuntaría a una moderación de EEUU”, detalla Aldo Lema, asesor del Grupo Security.

La visión interna

La primera lectura que hacen tanto las autoridades de gobierno como los economistas privados es positiva, ya que prevén un cambio de ánimo y un mejor ambiente externo para el país, que hasta el fin de semana pasado era una de las principales amenazas para el crecimiento del país del próximo año.

Sin embargo se mantienen cautos a la hora de señalar si esta tregua se materializará en el fin de la guerra comercial y el término de los riesgos externos. Coinciden en que todavía es pronto para que estas mejores perspectivas se reflejen en correcciones al alza de las proyecciones de crecimiento.

Desde el gobierno, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sostuvo que “si se resuelve definitivamente la guerra comercial y hay una liberalización del comercio entre estas dos economías, habrá más comercio y más crecimiento mundial, por lo que habría más posibilidades de que Chile crezca más.

Agregó que también habría impactos positivos para el mercado del cobre y a nivel de los mercados financieros.

No obstante precisó que “esta tregua no es una garantía de que se vaya a resolver la guerra comercial. Esperamos que desemboque en este camino, ya que el diálogo es el camino, más que la imposición de restricciones comerciales, seguida de represalias”.

El académico de la Universidad Mayor, Tomás Flores, subrayó que el principal cambio es de ánimo y que por ende, “es probable que las proyecciones para el próximo año comiencen a internalizar un sesgo positivo”.

Una mirada más cauta es la que entregó Gabriel Cestau, economista Banco Santander, quien acotó que “todavía es muy pronto para proyectar una corrección del PIB de Chile en 2019.

Hasta ahora solo observamos una distención y una recuperación puntual en el precio del cobre y los mercados financiero”. Similar postura tuvo la economista de Euroamerica, Martina Ogaz, y el economista de Fynsa, Nathan Pincheira, quienes coinciden en que el acuerdo es todavía preliminar.

Seguir leyendo