¿Cómo cicatrizan las heridas? Artista y comunicador científico se unen en inédita exposición para explicar este proceso

La muestra de 27 retratos es complementada por una plataforma online en la que se expone el trabajo de investigación detrás de la obra. El proyecto multidisciplinario, ganador de un Fondart RM 2021, vincula las artes, la fotografía y las ciencias.


Hasta el 30 de junio estará disponible, en la Biblioteca Pública Pablo Neruda de Independencia, la exhibición “De Aperturas”, una serie de 27 retratos realizados y bordados por la artista nacional Verónica Garay –fotógrafa y diseñadora gráfica–, que a través de la técnica del fotobordado entrega una perspectiva sensible e interdisciplinaria de las transformaciones y resiliencias del cuerpo durante el proceso de cicatrización de heridas, un tema generalmente escondido en la sociedad.

La exhibición presencial es una parte del proyecto artístico que, además de la fotografía documental y el bordado, incluye una plataforma online en la que el documentalista y comunicador científico José de la Parra, aborda el proceso a través de la narrativa de no ficción y la divulgación científica, completando la observación desde un punto de vista biográfico, sensible y biológico.

“Es un proyecto documental que, desde la fotografía y las artes visuales, establece un diálogo íntimo y visual con un grupo diverso de personas que, marcadas por distintas circunstancias, en algunos casos, de trauma y/o transformación, tienen como testimonio cicatrices en sus cuerpos”, señala Verónica Garay.

“En “De Aperturas”, y su juego de la tensión con el hilo, no se pretendía construir simbologías reconocidas culturalmente. Los tramados y ritmos visuales circundan entre las marcas y los relieves de la piel cicatrizada como un comentario sin palabras, cuya construcción se vuelve sensible al abstraer el testimonio contado por los y las retratadas; a través de sus percepciones de lo que para cada uno significaban dichos recuerdos, dolores y procesos de transformación física y emocional vinculados con la herida, y que la medicina no toma en consideración”, indica la artista.

Ello deriva a una decisión de colores y composiciones de tramados, que otorgan movimientos visuales entre la tensión de la imagen con el hilo. “Queda la misión para las y los espectadores de unir o descifrar las piezas, construir un nuevo relato, pero esta vez no lineal, o que de alguna manera la obra le induzca sensaciones táctiles por medio de la mirada”, sostiene la Garay.

“Esta fotografía documental tiene que ver mucho con el cómo se hizo, cómo se desarrolló, qué circunstancia social específica ocurrió para que estas imágenes fueran posibles, tanto desde el punto de vista del artista como de la interacción social que ella propone”, dice José de la Parra. “Las cicatrices producen inmediatamente un efecto de estremecimiento, pero lo que nos encontramos en esta obra es una situación específica que está fuera de cómo la institución médica o la hegemonía observa a las cicatrices: como un objeto que se tiene que esconder, una materia que se tiene que reparar, un pedazo de la historia que se tiene que omitir, solucionar”, agrega.

“En la elección de encuadres hay un énfasis en la materialidad de la piel, lo que abre la posibilidad para este encuentro sensorial, pero también para preguntarnos qué pasa, que nos puede contar la ciencia en líneas del tratamiento de las heridas, del proceso celular, y eso está en el texto”, indica.

La exhibición de los retratos bordados estará disponible en la Biblioteca Pública Pablo Neruda de Independencia hasta el 30 de junio (entrada liberada), no obstante permanecerá en línea en www.deaperturas.com, junto al proceso interdisciplinario de investigación.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agricultura vertical, permite asilar el frío, utilizar 70%-90% menos de agua y 95% menos de fertilizantes.