¿Cuánto tiempo dura la inmunidad protectora contra el Covid-19 después de una infección o una vacuna?

Foto: Reuters

Dos inmunólogos explican cómo el cuerpo humano se defiende del ataque de un virus como el Sars-CoV-2 y cúanto pueden durar las protecciones que el cuerpo humano monta después de un contagio o una inyección.


A medida que la variante Ómicron del Sars-CoV-2 se extendió por todo el mundo a fines de 2021, se hizo evidente que la pandemia había entrado en una nueva fase. Haber experimentado una infección previa de Covid-19 o haber sido vacunado aún dejaba a muchas personas preguntándose qué tan vulnerables eran al virus.

Unos 4.900 millones de personas, o el 63,9 % de la población mundial, han recibido al menos una dosis de la vacuna contra la Covid-19 hasta finales de febrero de 2022. Y se han confirmado más de 430 millones de casos de Covid-19 desde el comienzo de la pandemia.

Foto: AP

Entonces, dado que la mayoría de la población mundial está inmunizada contra Covid-19 o se ha recuperado de la infección, las personas han comenzado a preguntarse con razón: ¿Cuánto tiempo brindará protección inmunológica la inmunidad desencadenada por la vacunación, una infección activa o una combinación de ambos?

Esta es una pregunta desafiante porque el virus es relativamente nuevo y continuamente han surgido nuevas variantes. Sin embargo, los investigadores están comenzando a comprender mejor cómo la inmunidad existente protege contra la reinfección y la prevención de la Covid-19 grave que puede conducir a la hospitalización y la muerte.

Como inmunólogos que estudian enfermedades inflamatorias e infecciosas , incluido el Covid-19, estamos interesados en comprender la naturaleza de dicha inmunidad protectora.

El papel de los anticuerpos y las células T ‘asesinas’

Tras la vacunación o infección con Covid-19, su cuerpo produce dos tipos de respuestas inmunitarias protectoras. El primer tipo involucra a las células B, que producen anticuerpos.

Los anticuerpos son proteínas en forma de Y que forman la primera línea de defensa contra una infección o un invasor percibido, como una vacuna. Al igual que una cerradura y una llave, los anticuerpos pueden unirse directamente a un virus, o a la proteína espiga de Covid-19 , en el caso de las vacunas de ARNm, y evitar que ingrese a las células. Sin embargo, una vez que un virus ingresa con éxito a las células, los anticuerpos ya no son efectivos. El virus comienza a replicarse en las células infectadas y se propaga a otras células.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

Es entonces cuando el sistema inmunitario llama a la acción a otro tipo de células inmunitarias conocidas como células T asesinas, que actúan como segunda línea de defensa.

A diferencia de los anticuerpos, las células T asesinas no pueden “ver” directamente el virus y, por lo tanto, no pueden evitar que el virus entre en las células. Sin embargo, las células T asesinas pueden reconocer una célula infectada por virus e inmediatamente destruir la célula antes de que el virus tenga la oportunidad de replicarse. De esta manera, las células T asesinas pueden ayudar a evitar que un virus se multiplique y se propague.

A lo largo de la pandemia de Covid-19, el público ha creído ampliamente y erróneamente que los anticuerpos proporcionan la mayor parte de la inmunidad protectora, sin reconocer el importante papel de las células T asesinas . Esto se debe en parte a que los anticuerpos son fáciles de detectar, mientras que la detección de células T asesinas es compleja e involucra tecnología avanzada. Cuando los anticuerpos fallan, son las células T asesinas las responsables de prevenir los resultados más graves de la Covid-19, como la hospitalización y la muerte.

La memoria es clave para la inmunidad protectora a largo plazo

Luego vienen los verdaderos veteranos del sistema inmunitario, que pueden proporcionar una inmunidad fuerte y de larga duración contra una infección basada en su experiencia pasada.

Después de realizar sus tareas de eliminar la infección o la proteína espiga del virus, las células B productoras de anticuerpos y las células T asesinas se convierten en lo que se denomina células de memoria. Cuando estas células encuentran la misma proteína del virus, reconocen la amenaza inmediatamente y montan una respuesta robusta que ayuda a prevenir una infección.

Esto explica por qué las dosis múltiples de vacunas contra el Covid-19 que aumentan la cantidad de células B de memoria previenen la reinfección, o las infecciones intercurrentes , mejor que una sola dosis. Y un aumento similar en las células T asesinas de la memoria previene la enfermedad grave y la hospitalización.

Las células de memoria pueden permanecer en el sistema inmunitario durante largos períodos, a veces incluso hasta 75 años. Esto explica por qué las personas desarrollan inmunidad protectora de por vida en ciertos casos, como después de la vacunación contra el sarampión o la viruela .

El truco, sin embargo, es que las células de memoria son muy específicas. Si surgen nuevas cepas o variantes de un virus, como ha sido el caso en numerosas ocasiones durante la pandemia de Covid-19, es posible que las células de memoria no sean tan efectivas.

Esto plantea la pregunta: ¿cuándo emergen estos diferentes actores clave del sistema inmunitario después de la infección y cuánto tiempo duran?

Duración y longevidad de la inmunidad contra Covid-19

Los anticuerpos comienzan a movilizarse dentro de los primeros días posteriores a una infección con Covid-19 o después de recibir la vacuna. Aumentan constantemente en concentración durante semanas y meses a partir de entonces Entonces, tres meses después de la infección, las personas tienen una respuesta de anticuerpos sólida. Es por eso que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés) han sostenido durante mucho tiempo que las personas que han tenido una infección confirmada de Covid-19 en los últimos 90 días no necesitan ponerse en cuarentena cuando entran en contacto con alguien con Covid-19.

Pero alrededor de los seis meses, los anticuerpos comienzan a disminuir. Esto es lo que condujo a la llamada “inmunidad menguante” que los investigadores observaron en el otoño de 2021, meses después de que muchas personas hubieran sido vacunadas por completo.

Foto: Reuters

Sin embargo, la inmunidad es mucho más compleja y matizada, y los anticuerpos solo cuentan una parte de la historia. Algunas células B son longevas y continúan produciendo anticuerpos contra un virus. Por ello, se han detectado anticuerpos contra el Sars-CoV-2 incluso un año después de una infección. De manera similar, las células B de memoria se pueden detectar durante al menos ocho meses, y las células T asesinas de memoria se han observado durante casi dos años después de la infección por Covid-19.

En general, también se ha demostrado que las vacunas desencadenan una memoria inmunológica similar a la de la infección natural . Sin embargo, todavía no existen estudios a largo plazo de la comparación. No obstante, un estudio reciente que aún no ha sido revisado por pares mostró que una tercera dosis de vacuna aumenta la diversidad de células B de memoria, lo que lleva a una mejor protección incluso contra variantes como Ómicron.

Pero la mera detección de una respuesta inmunitaria no se traduce en una protección total contra el Covid-19.

Basado en la cantidad limitada de tiempo e investigación que científicos como nosotros hemos podido estudiar Covid-19, es difícil correlacionar con precisión los niveles de anticuerpos y células T asesinas con el grado de protección que ofrecen.

Entonces, si bien está quedando claro que se puede detectar alguna forma de respuesta inmunitaria contra el virus durante más de un año después de la infección por Covid-19, es posible que sus niveles no sean suficientes para brindar una protección total contra la reinfección.

Inmunidad por vacunación frente a infección

Un estudio reciente de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido mostró que la protección contra la infección de dos dosis de la vacuna puede durar hasta seis meses . De manera similar, otro estudio mostró que las vacunas de ARNm eran altamente protectoras a los dos meses , pero que su eficacia disminuyó a los siete meses, en parte debido a la aparición de la variante delta . En ambos estudios, se encontró que las vacunas eran mejores para prevenir la hospitalización y la muerte que para prevenir la infección con el tiempo.

Hay informes contradictorios sobre si la inmunidad protectora desencadenada tras una infección activa es mejor que la inducida por las vacunas actuales. Esto puede deberse a la aparición de diferentes variantes del virus durante el estudio.

Se recomienda vacunarse contra el Covid-19 pese a haber tenido la enfermedad.

Sin embargo, el amplio consenso es que la infección por Covid-19 puede generar una protección comparable a la de las vacunas , como se muestra en un estudio reciente que aún no ha sido revisado por pares.

Inmunidad híbrida

Los investigadores también han descubierto que la inmunidad protectora adquirida a partir de la combinación de una infección por Covid-19 seguida de una vacunación, llamada inmunidad híbrida, es muy potente y sigue siendo eficaz durante más de un año después de la infección por Covid-19.

Curiosamente, la inmunidad híbrida desencadena una respuesta de anticuerpos muy fuerte durante un período prolongado.

Dichos estudios muestran cuán importante es que incluso las personas que han sido infectadas previamente con Covid-19 se vacunen para garantizar la protección más sólida contra la enfermedad.

Con el creciente conocimiento de que tanto las vacunas como las infecciones activas pueden desencadenar una respuesta fuerte y sostenida de células T asesinas que protege contra la hospitalización y la muerte, los inmunólogos ahora están investigando cómo desarrollar vacunas que puedan desencadenar una respuesta de anticuerpos similar sostenida a largo plazo para prevenir reinfecciones. La inmunidad híbrida de quienes están vacunados y han experimentado la infección por Covid-19 puede ofrecer algunas pistas útiles.

*Prakash Nagarkatti
Profesor de Patología, Microbiología e Inmunología, Universidad de Carolina del Sur

**Mitzi Nagarkatti
Profesor de Patología, Microbiología e Inmunología, Universidad de Carolina del Sur

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.