De una “ardilla gomosa” a extraños pepinos de mar: expedición descubre fascinantes especies en el océano Pacífico

Una de las criaturas descubiertas, definida como una "ardilla gomosa". Foto: DeepCCZ / Fundación Gordon & Betty Moore / NOAA.

Expedición del Museo de Historia Natural de Londres descubrió más de 30 nuevas especies en aguas profundas.




Más de 30 especies, la mayoría nunca descritas por la ciencia y que van desde estrellas de mar hasta pepinos de mar, fueron descubiertas viviendo en el fondo del mar por una expedición científica.

Estos organismos no descritos representan una fracción de las especies no descubiertas que se encuentran en las profundidades del océano, que los científicos están trabajando para comprender antes de que comience la minería en aguas profundas.

Una de las regiones menos exploradas del mundo ha revelado una colección de especies desconocidas para la ciencia.

Las nuevas especies se recolectaron de las llanuras abisales de la Zona Clarion-Clipperton en el Pacífico central utilizando un vehículo operado por control remoto (ROV, su sigla en inglés). Esto permitió llevar especímenes a la superficie, lo que permitió a los científicos tener una idea mucho mejor de los organismos que viven en el fondo del océano.

Esta estrella de mar no identificada es una de las especies que pueden ser nuevas para la ciencia. Foto: DeepCCZ / Fundación Gordon & Betty Moore / NOAA.

La Dra. Guadalupe Bribiesca-Contreras es la autora principal de un nuevo estudio que revela esta diversidad previamente desconocida.

“Esta investigación es importante no solo por la cantidad de especies potencialmente nuevas descubiertas, sino porque estos especímenes de megafauna solo se han estudiado previamente a partir de imágenes del fondo marino”, dijo la experta en un comunicado. “Sin los especímenes y los datos de ADN que contienen, no podemos identificar adecuadamente a los animales y comprender cuántas especies diferentes hay”, agregó.

Sorprendentemente, de los 55 especímenes recuperados, 48 eran especies diferentes. El investigador de mérito, el Dr. Adrian Glover, que dirige el Grupo de Investigación de Aguas Profundas del Museo , dijo: “Sabemos que los pequeños animales de tamaño milimétrico llamados macrofauna son extremadamente biodiversos en el abismo”.

“Sin embargo, nunca hemos tenido mucha información sobre los animales más grandes que llamamos megafauna, ya que se han recolectado muy pocas muestras. Este estudio es el primero en sugerir que la diversidad también puede ser muy alta en estos grupos”.

Peniagone vitrea es una de las especies de aguas profundas más antiguas conocidas, descubierta por la expedición Challenger en la década de 1870. Foto: DeepCCZ / Fundación Gordon & Betty Moore / NOAA.

Los hallazgos, publicados en la revista Zookeys , agregan más evidencia de que la mayoría de la vida marina profunda aún no se ha descubierto.

¿Qué es la Zona Clarion-Clipperton?

La Zona Clarion-Clipperton (CCZ) cubre más de cinco millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico, entre Hawái y México. Tiene alrededor de 5.500 metros en su punto más profundo , que es casi tan profundo como la altura del Monte Kilimanjaro.

Si bien la mayor parte de la superficie de la Tierra está cubierta por un océano igualmente profundo, la CCZ atrae la atención internacional. Esto se debe a que grandes porciones de sus llanuras abisales planas están cubiertas de grumos minerales del tamaño de una patata conocidos como nódulos polimetálicos. Son ricos en metales importantes como el cobalto, el níquel, el manganeso y el cobre.

Se ha estimado que hay más cobalto y níquel en los nódulos polimetálicos que los que se pueden encontrar en la tierra. Dado que estos materiales forman una parte crucial de las tecnologías de energía neta cero , como las turbinas eólicas y los automóviles eléctricos, el interés en extraer estos metales sigue aumentando.

Se recolectaron cuatro especímenes de pepino de mar Psychronaetes y se cree que representan una nueva especie. Foto: DeepCCZ / Fundación Gordon & Betty Moore / NOAA.

No hay suficientes de estos metales disponibles para reciclar en el mediano plazo, por lo que, en cambio, se ha sugerido la posibilidad de la minería de los fondos marinos como una forma de satisfacer la demanda.

Mientras que los defensores de la minería de los fondos marinos argumentan que recolectar los nódulos polimetálicos allanará el camino para una revolución verde sin afectar los ecosistemas terrestres, los opositores temen que podría devastar los océanos al causar daños irreparables a los ecosistemas del fondo marino.

La CCZ es un foco de investigación científica para evaluar los impactos de la minería de los fondos marinos en este entorno, que es remoto y difícil de investigar.

“Las profundidades del mar están bastante poco estudiadas“, dice Guadalupe. “Salir en cruceros de investigación es muy costoso y generalmente no regresan a las mismas áreas. Un problema es que en la CCZ, las áreas han sido protegidas pero sabemos muy poco sobre ellas.’

Los especímenes de tipo más antiguo con partes del cuerpo frágiles, como los brazos, a menudo se dañan debido a los métodos de recolección menos delicados que se usaban en el pasado. Foto: DeepCCZ / Fundación Gordon & Betty Moore / NOAA.

“Nuestro estudio analizó tres de estas áreas protegidas de interés ambiental particular (APEI) gracias a las subvenciones de la Fundación Gordon y Betty Moore y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y el liderazgo del profesor emérito Craig Smith de la Universidad de Hawái”.

‘Es tan importante muestrear las regiones APEI protegidas como de las regiones contratadas comercialmente”, añade Adrian. “Sin datos comparativos sobre el valor de las regiones que estamos protegiendo, no podemos evaluar adecuadamente los impactos de la minería”.

‘También debemos comunicar el valor de las regiones protegidas a la sociedad para que podamos ver la importancia de la conservación marina’.

Los investigadores tomaron muestras de los APEI utilizando un ROV, para recolectar 55 especímenes en total de las llanuras abisales y las colinas submarinas conocidas como montes submarinos.

El coautor del estudio. Dr. Thomas Dahlgren, de la Universidad de Gotemburgo y quien estudió los videos, dijo que “mientras conducían el ROV por el lecho marino, primero pareció que los animales eran increíblemente raros”.

“Hubo momentos en los que no vimos un solo animal durante bastante tiempo. Pero increíblemente, cada animal que encontramos era casi siempre de una especie diferente. Es un ecosistema muy inusual”.

¿Por qué es difícil identificar las especies de aguas profundas?

En general, el ROV recolectó evidencia de 48 especies diferentes, de las cuales solo nueve son conocidas actualmente por la ciencia. Las 39 restantes pueden ser especies nuevas, pero es difícil evaluarlas.

Definitivamente no esperaba encontrar tantos animales”, dijo Guadalupe. “No estábamos seguros de que hubiera alguna especie conocida en el área, ya que aún quedan muchas especies por describir”.

“Pensamos que algunas de las especies que encontramos eran cosmopolitas y vivían en grandes áreas del océano, pero al observar más de cerca su ADN descubrimos que son especies diferentes, posiblemente restringidas a hábitats más pequeños”. Probablemente todavía no haya suficientes muestras para comprender completamente la variación dentro de ellas.’

Otra dificultad que enfrentan los investigadores es comparar sus especímenes con los especímenes tipo, que son los individuos utilizados para representar e identificar una especie. El espécimen tipo es normalmente el primero de una especie que se descubre, pero los métodos históricos de recolección significan que no siempre están en las mejores condiciones.

“Los especímenes más antiguos de aguas profundas a menudo se dañan, ya que fueron recolectados con métodos menos cuidadosos, como la pesca de arrastre”, explicó Guadalupe. ‘Por ejemplo, las estrellas frágiles tienen brazos delicados que a menudo se rompen, como los recogidos en la expedición Challenger.

“Este es un problema porque estos individuos a menudo se utilizan como especímenes tipo. Si faltan características al comparar dos animales similares, es difícil saber si se debe a que se perdieron durante la recolección o porque son de una especie diferente.

Muchos especímenes más antiguos también se colocaron directamente en un conservante de formalina, lo que dificulta la extracción de ADN”.

El equipo de investigación de aguas profundas del Museo espera superar algunas de estas dificultades comparando estos especímenes con megafauna recolectada en un viaje reciente, junto con estudios de imágenes a mayor escala que están siendo dirigidos por el Centro Nacional de Oceanografía, Reino Unido.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.