Huillinco y Cucao, los dos lagos más grandes de Chiloé, ahora son Santuarios de la Naturaleza

Huillinco y Cucao, los dos lagos más grandes de Chiloé, ahora son Santuarios de la Naturaleza

Lago Huillinco.

El nuevo Santuario comprende una superficie de 3.030,6 hectáreas y es parte de la comuna de Chonchi. El lugar alberga más de 80 especies de aves, mamíferos como el pudú, huillín y zorro de Chiloé, entre otros.




Los lagos Huillinco y Cucao son los cuerpos de agua más grandes del Archipiélago de Chiloé. Ambos poseen una fuerte influencia marina proveniente del Océano Pacífico, una combinación que permite el desarrollo de un hábitat que alberga a un gran número de especies. Ambos lagos están conectados por el estrecho Contento, un corredor natural de 37 kilómetros de extensión y desembocan a través del río Cucao hacia el mar.

En lengua huilliche, Huillinco significa “estero de los huillines”, mientras que Cucao, quiere decir “gaviota grande”. Juntos suman una superficie total de 43,8km2, la mayor cuenca lacustre de todo el Archipiélago. Este complejo lacustre esta también la principal fuente de agua dulce de la Isla Grande.

Lagos Huillinco y Cucao, los dos nuevos Santuarios de la Naturaleza de Chiloé
Lago Huillinco. Foto: MMA

Dada su importancia, desde este martes el humedal costero Lagos Huillinco y Cucao tiene el estatus de Santuario de la Naturaleza, luego que se publicara en el Diario Oficial el Decreto Supremo del Ministerio del Medio Ambiente que les otorga dicha categoría.

Esta cuenca hidrográfica -de 3.030,6 hectáreas-, forma parte del Plan Nacional de Protección de Humedales (PNPH), cuyo objetivo central es proteger la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en áreas prioritarias de humedales.

Tres unidades protegidas

El nuevo Santuario de la Naturaleza está integrado por tres unidades: la zona que conecta el lago Cucao con el río y desemboca al mar; la ribera de los lagos Huillinco y Cucao; y los lagos Huillinco, Cucao y laguna Quilque.

Lagos Huillinco y Cucao, los dos nuevos Santuarios de la Naturaleza de Chiloé
Desembocadura Lago Cucao. Foto: MMA

En términos ecológicos, el lugar alberga a más de 80 especies de aves, donde algunas de ellas corresponden a subespecies endémicas de la Isla Grande de Chiloé: la diuca de Chiloé, diucón de Chiloé, concón de Chiloé y rayadito de Chiloé.

Además, se encuentran presentes becasinas, chorlo chileno, chorlo nevado, playero de Baird, colegial, bailarín chico, nuco, tagua común, garza grande, garza chica, pato real, jilgueros, tordos y tiuques, entre otros.

Entre los mamíferos se puede encontrar el huillín, coipo, pudú, monito del monte, quique, zorro de Chiloé y guiña. Además, hay distintas especies de flora de alto valor natural como alerces, mañío de hojas punzantes, coihue de Chiloé, tepú, avellano y coigüe.

Lagos Huillinco y Cucao, los dos nuevos Santuarios de la Naturaleza de Chiloé
Huillín o nutria de río. Foto: MMA

Desde el Ministerio de Medio Ambiente explicaron que al ser áreas protegidas, en ellas no podrán emplazarse proyectos, obras o actividades que sean susceptibles de generar un impacto ambiental, en su interior o proximidades, sin someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

Además, en los lugares declarados como Santuarios de la Naturaleza no podrán iniciarse trabajos de construcción o excavación, ni desarrollarse actividades como pesca, caza, explotación rural o cualquier otra actividad que pueda alterar su estado natural, sin contar con autorización del Consejo de Monumentos Nacionales.

Junto con esto, el recinto tendrá un administrador -en el caso del Santuario de la Naturaleza Huillinco y Cucao será la Municipalidad de Chonchi- y un plan de manejo que establecerá una zonificación interna del santuario, los objetos de conservación, las amenazas principales a abatir, y programas, estrategias y regulaciones.

El Santuario de la Naturaleza quedará registrado en el Registro Nacional de Áreas Protegidas.

La ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, dijo que la noticia es un hecho muy significativo “ya que este humedal costero alberga una gran diversidad de ambientes que permiten la presencia de un gran número de especies. Esto es de especial relevancia en momentos que el planeta entero enfrenta una grave crisis de biodiversidad”.

La secretaria de Estado destacó “la importancia de los servicios ecosistémicos que brindan estos lagos tanto para los habitantes del sector aledaño al santuario de la naturaleza como para el turismo científico y de naturaleza, uno de los más relevantes de la provincia”.

La protección como área protegida de este humedal costero permitirá contribuir al cumplimiento de los compromisos adquiridos por Chile en el marco de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) y la Estrategia Climática de Largo Plazo de Chile, ambos instrumentos reconocidos en la Ley Marco de Cambio Climático.

Dentro de las metas y acciones climáticas comprometidas para el resguardo del océano y otros ecosistemas está proteger al año 2025 al menos 20 humedales costeros. Cabe recordar que la semana pasada se publicó en el Diario Oficial la declaración como Santuario de la Naturaleza de otros tres humedales costeros en la provincia de Chiloé sumando otras 311,5 hectáreas protegidas: humedal Bahía Curaco de Vélez; humedal Bahía de Quinchao; y humedal costero de Putemún.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.