Israel fue un líder en la carrera de vacunación contra el Covid, entonces, ¿por qué los casos están aumentando allí?

Un funcionario médico isarelí prepara una dosis de la vacuna de Pfizer/en Tel Aviv. Foto: AFP

Para abril, el país había logrado inmunizar a más de la mitad de su población y varios especialistas anunciaron que estaban muy cerca de lograr la esperada inmunidad colectiva. Pero desde entonces, todo se desvaneció y hoy están registrando más de 10 mil casos diarios. ¿Qué pasó? Varias cosas.




Israel ha sido uno de los puntos focales de la pandemia en 2021 debido a su rápido lanzamiento de las vacunas Covid-19. A fines de febrero, las autoridades habían administrado al menos una dosis al 50% de la población, y gran parte del programa de inmunización de Israel utilizaba vacunas Pfizer.

Entonces, el país reabrió y terminó sus cuarentenas durante el verano de 2021. Sin embargo, desde entonces, Israel ha informado designificativos brotes, con más de 10.000 nuevos casos confirmados que se registran cada día a principios de septiembre.

Una parte principal del problema ha sido la cobertura de vacunas. Después de su rápido inicio, el despliegue de Israel se ralentizó. No ha habido interrupciones claras en el suministro de vacunas, por lo que factores como la vacilación o el acceso a la atención médica pueden haber sido un problema. Por ejemplo, hay evidencia de que la aceptación es menor entre los grupos judíos árabes y ultraortodoxos.

Un joven vacunándose en Tel Aviv, Israel. Foto: Reuters

La proporción de la población que recibió una dosis aumentó del 50% en febrero a solo el 68% en septiembre. Los niños de 12 a 15 años se han incluido en el proceso desde junio de 2021, sin embargo, a pesar de esto, actualmente solo el 62% de la población ha recibido dos dosis.

Esto ha dejado a Israel detrás de muchos otros países en términos de cobertura. Tener alrededor del 30% de la población israelí completamente sin vacunar significa que hay aproximadamente 2,7 millones de personas que son potencialmente susceptibles a infecciones y enfermedades.

También existe la preocupación de que la inmunidad ofrecida por las vacunas Pfizer pueda estar disminuyendo con el tiempo, aunque gran parte de la investigación al respecto aún se encuentra en una etapa temprana (lo que significa que aún está pendiente de revisión por parte de otros científicos). Sin embargo, los datos de los hospitales de Israel muestran que las personas vacunadas son susceptibles a la infección. Informes recientes sugieren que casi el 60% de las hospitalizaciones son en personas completamente vacunadas.

Una enfermera manipula una ampolla de la vacuna de Pfizer. Foto: AP

Sin embargo, como han sugerido los expertos, estas cifras no significan necesariamente que las vacunas hayan perdido su eficacia. El mismo tipo de tendencia se ha observado en el Reino Unido, y puede reflejar simplemente el hecho de que los ancianos tienen más probabilidades de ser vacunados y al mismo tiempo son más susceptibles a las enfermedades, factores que se combinan para inflar los casos de Covid-19 y las muertes entre los vacunados.

Otro factor es la variante Delta más transmisible, que ahora se ha establecido en Israel. Esta forma del virus está impulsando la serie actual de brotes, y su mayor capacidad de propagación también puede explicar parcialmente el aumento de casos.

¿Relajar demasiado pronto?

La otra gran parte del problema ha sido que Israel puso fin a sus restricciones. El Dr. Asher Salmon, director del Departamento de Relaciones Internacionales del Ministerio de Salud de Israel, sugirió en julio que Israel “puede haber levantado las restricciones demasiado pronto”.

Es el último de una larga lista de ejemplos que muestran cómo la transmisión comunitaria puede sostenerse fácilmente cuando la política nacional fomenta la mezcla de personas susceptibles con pocas o ninguna restricción. Las trágicas consecuencias de relajar las restricciones en India muestran lo devastador que puede ser cuando la toma de decisiones sale mal.

Un grupo de personas en un parque de Tel Aviv, Israel, el pasado 18 de abril, cuando el país decidió dejar de exigir el uso de mascarillas en lugares públicos. Foto: AP

El índice de rigurosidad Covid-19 creado por Our World in Data es una medida compuesta de la rigurosidad de las políticas de contención de Covid-19 en cada país del mundo. Al 28 de agosto de 2021, la puntuación de las restricciones de Israel era de 45,4, mucho menos estricta que Nueva Zelanda, donde los brotes siguen siendo de alcance limitado (96,3), pero comparable con el Reino Unido (44,0), que informa alrededor de 30.000 nuevos casos por día.

Es hora de golpear las vacunas de refuerzo

Los países observaron el lanzamiento inicial de la vacuna en Israel, midieron el impacto de las vacunas y utilizaron esta información para informar sus propias campañas de inmunización. En medio de las preocupaciones sobre la disminución de la inmunidad, una vez más hay razones para observar lo que sucede a continuación en Israel, ya que ahora está implementando un programa de refuerzo, dando terceras dosis de vacunas.

En cuanto a la eficacia de estos refuerzos, los primeros informes son alentadores. En aquellos que reciben un refuerzo, el riesgo de una infección confirmada por coronavirus parece disminuir 11 veces en comparación con los individuos que han recibido dos dosis. Sin embargo, el estudio relevante aún está en versión preliminar , por lo que sus hallazgos aún no se han revisado formalmente.

Un hombre recibiendo un dosis de refuerzo en Tel Aviv, Israel el pasado 12 de julio. Foto: AFP

El uso de refuerzos es controvertido. Ha habido continuos llamados para que los países de ingresos más altos compartan sus reservas de vacunas con los de ingresos más bajos. Esto, en gran medida, todavía no ha sucedido. A principios de septiembre, solo el 5,4% del continente africano había recibido al menos una dosis de cualquier vacuna Covid-19.

La Organización Mundial de la Salud ha pedido una moratoria sobre las inyecciones de refuerzo hasta al menos finales de septiembre, pero parece poco probable que algún país altere sus políticas en consecuencia, incluido Israel.

Se podría decir que el lanzamiento de la vacuna de Israel, en general, se ha implementado con mucho éxito. Pero el país también es un ejemplo de lo que puede suceder cuando las restricciones se relajan demasiado rápido. Lo que muestra es que todos los países, independientemente de su estado actual de vacunación, deben mantener planes a más largo plazo sobre cómo minimizar el impacto de Covid-19, durante la actual pandemia y más allá, al controlar brotes más pequeños.

* Michael Head, investigador senior en salud global, Universidad de Southampton

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.