Beatriz Sarlo, entre Martín Fierro, Mauricio Macri y el lenguaje inclusivo

BEATRIZ SARLO

Beatriz Sarlo.

La intelectual argentina, Premio José Donoso, hoy estuvo invitada en el doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos UC, donde compartió su visión sobre una serie de temas literarios y políticos. Mañana miércoles se referirá a los "Populismos felices" en el CEP.


Cuenta que todas las semanas viaja en Metro ("Subte" en Argentina) rumbo a su estudio a trabajar. Entonces se fija en cómo leen los otros su celular y así efectúa sus propias conclusiones. La mayoría, dice, lee las noticias, pero solo se queda con la lectura del titular. Eso es todo y desde ahí comenta.

Beatriz Sarlo (77) se alimenta de las observaciones realizadas en la ciudad para elaborar sus columnas en el diario Perfil y sus narraciones que le han valido galardones como el Premio Iberoamericano José Donoso 2002. También ha intervenido en el debate público con temas como el aborto, el lenguaje inclusivo y la política. En septiembre pasado entrevistó por televisión a Alberto Fernández candidato a la presidencia de Argentina.

Hoy por la mañana, la autora de títulos como La ciudad vista (2009), Viajes: De la Amazonia a Malvinas (2014) y La intimidad pública (2018) compartió un desayuno en Santiago, invitada por el doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos UC, en una de las sedes de la facultad en calle El Comendador. Entre los presentes estuvieron José Rosas, jefe del doctorado; Fernando Pérez, director del Museo de Bellas Artes; Héctor Soto, crítico y columnista de La Tercera; Constanza Michelson, sicoanalista y columnista y Ernesto Rodríguez, investigador y coordinador del CEP.

Beatriz Sarlo, quien también habló de la ciudad y Walter Benjamin, se presentará mañana miércoles 9 de octubre, en el Centro de Estudios Públicos (CEP) con la charla Populismos felices, a las 19:00 h, en Monseñor Sótero Sanz 162, Providencia. La entrada es liberada.

"Cuando uno llega a un lugar y se pregunta ¿dónde están los pasajes? Esa es una marca de Benjamin. Aunque ahora los pasajes hayan sido reemplazados por los pasillos del shopping", señaló sobre Walter Benjamin, el término de flâneur y el Libro de los pasajes.

Luego desarrolló el tema del populismo. "Si uno compara a Argentina, Chile y Uruguay, en una escala del populismo, Chile está más abajo, Argentina más arriba de todos y Uruguay en la media", remarcó Beatriz Sarlo, quien revisa todas las mañanas la prensa argentina. Entonces reparó en una noticia ocurrida ayer.

"El presidente de la república había ido a una manifestación", dijo. "Allí una señora perdió el zapato. ¿Y qué hace el presidente? ¿Le regala un vale para que se compre un par de zapatos? No. Le besa el pie. Una escena que podría ser del siglo XV. Y más encima el presidente la llama mi Cenicienta. En vez de comprarle un par de Adidas. La acción del presidente tiene el mismo simbolismo cuando el Papa, en el jueves santo, lava los pies de algunos reclusos", comentó entre risas.

Los cambios

Beatriz Sarlo nació en la capital de Argentina, en 1942. Licenciada en Letras en la Universidad de Buenos Aires, hoy se refirió a sus años de formación.

"Las dictaduras de Argentina me obligaron de muy joven a ganarme la vida en el mercado, sobre todo en el mercado editorial. Ese hecho me enseñó destrezas y un oficio que no se aprenden en la universidad. Por eso también pude hacer la revista Punto de vista. Todo eso hasta cumplir los 40 años, luego en 1982 cuando entré a realizar clases en la universidad de literatura argentina contemporánea, pensé que me sacarían con huesitos, pero duré 19 años. Si me hubiese exiliado otra sería la historia, son diferentes trayectorias biográficas", relató Sarlo, quien también se refirió a un nuevo libro.

Se llama La lengua en disputa y es un diálogo entre ella y el lingüista Santiago Kalinowski. Y recuerda un ejemplo a partir de la figura del gaucho y Martín Fierro (1872), de José Hernández.

"En el siglo XIX la palabra 'gaucho' era sinónimo de no ser bienvenido, ladrón y vago y después de la publicación del Martín Fierro se produce una nueva construcción con la figura del gaucho, como un tipo leal, sabio y con sentimientos que un burgués también puede tener", señaló la narradora y preguntó "¿Por qué se produjo ese cambio?". Y la respuesta: "Con la llegada de los inmigrantes se resemantizó la palabra". Mientras que sobre el lenguaje inclusivo reflexionó "quizá por el lado de la broma y de la ironía entre. Yo a mi gata le digo: ¡les gatites no hacen esto!".

[caption id="attachment_102950" align="aligncenter" width="353"]

La intimidad pública

La intimidad pública

es uno de los nuevos libros de Beatriz Sarlo donde alude a temas como la maternidad.[/caption]

Comenta