Uzo Aduba: “Una Hillary Clinton o una Elizabeth Warren no existirían sin una Shirley Chisholm”

La actriz de padres nigerianos como Shirley Chisholm en la ficción. Fotos: FOX

Premiada en los últimos Emmy, la actriz habla con Culto sobre el personaje que interpreta en la miniserie Mrs. America, la primera mujer en entrar en la carrera presidencial de EE.UU. “Se tomó su trabajo de manera seria, fuerte y feroz”, dice sobre Chisholm.



Menos de 48 horas después de celebrar el tercer premio Emmy de su carrera, la actriz Uzo Aduba (39) se enfrenta a volver a hablar sobre la figura a la que agradeció por “su vigoroso trabajo por todas las personas que han sido olvidadas y marginadas, a quienes representó”.

En conversación con Culto y un grupo de medios latinoamericanos, la intérprete de Orange is the new black se explaya acerca de Shirley Chisholm, a quien encarna en Mrs. America, la alabada miniserie que lleva a la ficción el debate por la igualdad de género de inicios de los años 70 (hoy a las 23 horas, su cuarto capítulo por FOX Premium Series, y todos en FOX App). Primera afroamericana en llegar al Congreso y primera mujer en entrar en la carrera presidencial por uno de los dos principales partidos de Estados Unidos, Chisholm “se tomó su trabajo de manera seria, fuerte y feroz”, plantea Aduba.

La miniserie se ambienta a inicios de los años 70.

“Cuando eres la única, puede ser una carga muy grande llevar toda esa responsabilidad. En su caso creo que fue fácil que la gente olvidara a quiénes estaba representando y que no creyeran en ella, una mujer afroamericana, como alguien con el mismo peso y poder de un hombre, sobre todo blanco. Me imagino lo desafiante que puede ser dejar de lado mucha de la frustración que sientes, al ir a trabajar todos los días y pensar que alguien menos capaz lo logró”.

La producción revive en su tercer episodio cómo la política y escritora debe tomar decisiones cruciales en la previa a la Convención Nacional Demócrata de 1972, que terminó consagrando a George McGovern como carta presidencial que se mediría –y perdería– ante Richard Nixon en los comicios de noviembre de ese año.

“En nuestra serie y yo pienso que también en su vida, ella está interesada tanto en los resultados como en los ideales”, señala. “Ella no ve como algo imposible generar un resultado, en términos de una victoria. Parafraseando lo que dice en la serie, si hubiera vivido de acuerdo a la idea de la sociedad sobre los resultados que existían para ella, todavía sería profesora en algún lugar o no estaría trabajando en absoluto. Sería ama de casa en cualquier parte de Nueva York. No creo que sea para una Shirley Chisholm comenzar a guiarse por la tradición y las expectativas, en términos de resultados”.

Aduba como Chisholm en la Convención Demócrata.

Además de estar en desarrollo un proyecto de Amazon con Viola Davis en el rol principal, la histórica lucha de Chisholm por llegar a la Casa Blanca ha sido recordada a partir de la irrupción de la candidata a la vicepresidencia de EE.UU. Kamala Harris, la primera mujer de color en estar en una papeleta presidencial demócrata.

-¿Cuál considera que es el legado de Shirley Chisholm?

Su legado abrió la puerta a muchas mujeres que creo soñaban con esa posibilidad. Una Geraldine Ferraro, una Sarah Palin, una Hillary Clinton, una Elizabeth Warren no existen sin ese primer paso. Particularmente las mujeres de color no existen sin una Shirley Chisholm.

Junto a Elizabeth Banks y Margo Martindale en la ficción.

El marco más amplio de la miniserie de nueve capítulos es la ratificación de la Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA), impulsada por mujeres de la Segunda ola feminista como Gloria Steinem (Rose Byrne), Betty Friedan (Tracey Ullman) y Chisholm, y rechazada por Phyllis Schlafly (Cate Banchett), la activista que inicia una campaña apelando a ideas conservadoras y lleva el mayor peso de la trama. “Mrs. America es acerca de ver cómo llegamos aquí, cuán lejos hemos avanzado o no. Eso está en la historia de Shirley”, sostiene la actriz.

-Desde que la serie se estrenó en EE.UU., en abril, han ocurrido muchas cosas alrededor de Black Lives Matter. ¿Cómo cree que esto ha cambiado la forma en que el público se conecta con la historia?

Con el movimiento de Black Lives Matter te das cuenta de que el cambio no ocurre de la noche a la mañana. Black Lives Matter no comenzó esta primavera, ha existido desde hace algunos años. Pero el mundo tardó bastante en reconocerlo y darle la legitimidad que merece. Y creo que esos paralelos también existen en Mrs. America. Las mujeres habían estado luchando por sus derechos durante bastantes años y al movimiento de mujeres le tomó tiempo legitimar sus problemas y demandas, y pasaron casi 50 años para ver a una mujer de color legítimamente ubicada en la papeleta de los principales partidos (Kamala Harris). Así que creo que es emocionante ver eso, aunque el progreso pueda ser lento, y no creo que necesariamente tengamos que esperar a que suceda de manera pausada. La acción puede ocurrir con rapidez si lo queremos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.