Descubren genes que elevan en 60% el riesgo de leucemia en niños

<P>Dos nuevos estudios compararon el ADN de un grupo de niños con el tipo más común de cáncer a la sangre y concluyeron que hay dos mutaciones genéticas específicas involucradas con la formación del mal. El hallazgo permitirá encontrar tratamientos más efectivos.</P>




El cáncer es una enfermedad que suele asociarse principalmente a la última etapa de la vida de una persona, pero también puede afectar a niños de muy temprana edad. Ese es el caso de la leucemia, la cual representa el 40% de los casos de cáncer en menores. En particular, la variedad del tipo linfoblástica (LLA) afecta al 80% de los niños con leucemia, lo que la ha convertido en una de las más estudiadas en el ámbito oncológico, precisamente porque se trata de una enfermedad cuyo origen proviene de múltiples factores, como los infecciosos y del ambiente.

Pero es el campo genético es el que ha recibido mayor atención en los últimos años, dada la importancia que se ha demostrado que tienen estas variables en otros tipos de cáncer. Ahora, dos estudios realizados en continentes diferentes han dado con variaciones genéticas encargadas de causar, en hasta un 60% de los casos, la complicada enfermedad.

De padres a hijos

En los estudios, uno realizado por el Instituto de Investigación del Cáncer de Sutton, al suroeste de Londres, y el otro en el Hospital de Niños de St. Jude, en Tennessee, Estados Unidos, se comparó el ADN completo de un grupo de casi 1.500 niños con LLA con la misma información genética de niños saludables. Ambas investigaciones descubrieron que quienes padecían de la leucemia contaban con dos genes, el ARID5B y el IKZF1, con una mutación que interfiere con la síntesis de proteínas asociadas con los anticuerpos y que son las que comúnmente se ven afectadas en los síntomas de la leucemia linfoblástica.

Cada una de estas mutaciones, señalan los estudios, puede aumentar individualmente el riesgo de adquirir la enfermedad en un 30%, lo que al presentar las dos se eleva al 60%.

Para un futuro tratamiento

Si bien esta es la primera vez que se encuentra evidencia de que hay factores hereditarios que inciden en la formación de la enfermedad, este es sólo el primer paso para descubrir una cura del mal.

El pediatra oncólogo Claudio Mosso, de la Clínica Santa María, explica que si bien la detección de estos genes podría determinar la gravedad con la que la enfermedad se desarrollará en el niño, "los genes involucrados son muy específicos y por ahora sólo pueden ser hallados con tests disponibles sólo para laboratorios de investigación".

Este descubrimiento toma gran importancia a la hora de modificar los medicamentos y crear tratamientos más eficientes.

La genetista y pediatra Rosa Andrea Pardo, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile explica que "el gen ARID5B tiene estudios en cultivos celulares y en esos cultivos se ve que capta más fácilmente el metotrexato, el medicamento para combatir la leucemia, permitiendo así que se necesiten menos dosis y hayan menos efectos secundarios". Para el otro gen involucrado, en cambio, no hay ningún medicamento específico todavía para el tratamiento, indicó la especialista.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.