El Papa Francisco remueve a cardenal africano conservador de puesto en el Vaticano

El Papa Francisco junto al Cardenal Robert Sarah.

El cardenal Robert Sarah, de Guinea, a menudo es mencionado como un posible futuro Pontífice.


El Papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Robert Sarah como jefe de la oficina para la liturgia del Vaticano, removiendo a un conservador y posible futuro Papa de las filas del liderazgo del Vaticano.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede anunció el sábado que el cardenal Sarah había dimitido. No se ha nombrado a un sucesor.

El cardenal presentó su renuncia como lo requiere la ley eclesiástica cuando cumplió 75 años, el 15 de junio del año pasado. Pero el Papa frecuentemente permite que los cardenales sirvan dos o tres años después de esa edad, aunque no pasados los 80. En junio pasado, el cardenal escribió en Twitter: “Por mi parte, estoy feliz de continuar mi trabajo” en el Vaticano.

Al aceptar la renuncia del cardenal Sarah, el Papa ha removido a un subordinado fuera de sintonía con su enfoque de la liturgia, la homosexualidad y las relaciones con el mundo musulmán. El cardenal es un héroe para muchos católicos conservadores, algunos de los cuales lo ven como un futuro Pontífice. Aún podrá votar en un cónclave para elegir Papa hasta que cumpla 80 años.

El cardenal Robert Sarah camina por la Plaza de San Pedro, en marzo de 2013. Foto: AP

El año pasado, el cardenal generó controversia con un libro ampliamente interpretado como un intento de influir en la decisión del Papa Francisco de permitir la ordenación sacerdotal de hombres casados. El episodio provocó vergüenza para el cardenal cuando el retirado Papa Benedicto XVI pidió que se eliminara su nombre como coautor del libro.

El retiro del cardenal guineano deja a un solo africano como jefe de un departamento del Vaticano: el cardenal ghanés Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, que se centra en cuestiones de justicia social.

El cardenal Sarah no respondió a una solicitud de comentarios el sábado. Poco después del anuncio, tuiteó: “Estoy en las manos de Dios. La única roca es Cristo. Nos volveremos a encontrar muy pronto en Roma y en otros lugares”.

El cardenal nació en el pequeño pueblo de Ourous, Guinea, en África occidental, donde su padre era agricultor y un converso al catolicismo. A los 11 años fue enviado a un seminario en Costa de Marfil. El Papa Juan Pablo II lo hizo arzobispo de la capital guineana de Conakry a la edad de 34 años, y fue el arzobispo más joven del mundo en ese momento.

En 2010, el Papa Benedicto XVI lo hizo cardenal y lo nombró para encabezar la oficina del Vaticano que coordina las actividades caritativas globales de la Iglesia. El Papa Francisco lo designó para encabezar la oficina de liturgia en 2014.

El Papa emérito Benedicto XVI junto al cardenal Robert Sarah.

El contraste entre el cardenal y el nuevo Papa pronto se hizo evidente.

El Papa Francisco había señalado una nueva apertura a las personas homosexuales, había minimizado las enseñanzas sobre la ética médica y sexual y había hecho propuestas de alto perfil a los líderes musulmanes. Pero el cardenal Sarah dijo en una reunión de obispos del Vaticano sobre cuestiones familiares en 2015 que la familia moderna se enfrentaba a “dos amenazas inesperadas, casi como dos bestias apocalípticas, ubicadas en polos opuestos: por un lado, la idolatría de la libertad occidental; por el otro, el fundamentalismo islámico”.

“Lo que el nazifascismo y el comunismo fueron en el siglo XX, las ideologías occidentales homosexuales y del aborto y el fanatismo islámico lo son hoy”, dijo.

El cardenal Sarah ha sido un destacado portavoz sobre estos temas para los obispos africanos, que han surgido como un importante bloque conservador en el actual pontificado.

Durante su mandato en la oficina de liturgia, el cardenal se enfrentó abiertamente con el Papa sobre cuestiones de culto, y recibió dos veces extraordinarias reprimendas públicas.

En 2016, el cardenal Sarah pronunció un discurso alentando a los sacerdotes a celebrar la misa frente al altar en lugar de la congregación en las bancas, la práctica estándar hasta finales de la década de 1960 y todavía la preferencia de los devotos de la tradicional misa en latín. El Vaticano emitió una declaración negando la instrucción del cardenal.

Luego, el Papa Francisco redujo la influencia del cardenal sobre su propio cargo, nombrando al adjunto del cardenal, el arzobispo británico Arthur Roche, para que dirigiera una revisión de las normas que rigen las traducciones de la misa.

Tras la revisión, el Papa decidió en 2017 otorgar autoridad a las conferencias episcopales nacionales sobre las traducciones de las misas, una medida a la que se oponen los conservadores. Eso provocó más fricciones con el cardenal Sarah, quien dijo públicamente que su oficina seguía siendo el árbitro final de las traducciones, hasta que el Vaticano publicó una carta del Papa ordenando al cardenal que se retractara de la afirmación.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede anunció el sábado que el cardenal Sarah había dimitido

En enero del año pasado, el cardenal Sarah estuvo involucrado en una controversia relacionada con la autoridad papal cuando publicó un libro que defendía la práctica tradicional del celibato sacerdotal, justo cuando el Papa Francisco estaba considerando relajar la regla milenaria para aliviar la escasez de sacerdotes en la región amazónica de América Latina.

“Es urgente, necesario, que todos, obispos, sacerdotes y laicos, no se dejen impresionar por los malos alegatos, las puestas en escena teatrales, las mentiras malvadas, los errores de moda que quieren desvalorizar el celibato sacerdotal”, escribió el cardenal.

El libro inicialmente incluía al Papa Benedicto como coautor, intensificando un debate sobre la situación históricamente única de tener dos Papas viviendo en el Vaticano. Algunos comentaristas acusaron al cardenal de exagerar el papel del Papa retirado, a quien muchos conservadores ven como un campeón de la tradición bajo su sucesor más liberal. Poco después de que se conociera la noticia, el Papa Benedicto XVI pidió no ser incluido como coautor y que solo se le atribuyera la contribución de un único capítulo.

El Papa Francisco finalmente decidió no relajar la regla sobre el celibato sacerdotal, omitiendo el tema de un documento largamente esperado sobre la Amazonía en febrero pasado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


Escasez de personal, sobrecarga "dispareja" entre los prestadores o retraso en los pagos desde el seguro público son aspectos que esgrimen algunos prestadores para cumplir la meta de llegar a 3.216 camas a fines de marzo. El caso más emblemático es el de Clínica Las Condes, quienes sostienen un conflicto con Fonasa por el no pago de las atenciones Covid-19 durante 2020, lo que podría complicar los traslados de pacientes a dicho prestador. A la interna de la clínica, la situación también es tensa: nuevos despidos de funcionarios históricos han generado malestar en los trabajadores.