Entrevista a Rueda: “En todos los partidos hay muchos elogios para Marcelo Díaz; me llama la atención”

Un año al frente de la Roja, aunque sin partidos oficiales, que ha transmitido sensaciones dispares. Contradicciones, concesiones, ausencias y juego discreto. El DT del recambio habla de todo.


Reinaldo Rueda (61 años) afronta su segunda gira de entrevistas individuales con los medios desde su llegada a la Roja, hace un año. Una televisión local, una de cable, una radio y un diario escrito. Esa es la política. El técnico colombiano recibe a La Tercera, por primera vez, en una de sus oficinas en Pinto Durán. Hay muchas preguntas pendientes.

¿Le gusta cómo juega su Chile?

Chile siempre se ha distinguido por jugar bien. Tiene un ADN de fútbol vistoso y ofensivo. Se intenta desarrollar eso. Hubo partidos de juego muy interesante y otros en que nos bloquearon o limitaron.

¿Pero juega como usted quiere?

Es difícil. Soy un inconforme permanente. Tengo imágenes de lo que hizo Chile en Sudáfrica, lo que hizo en Brasil con partidos memorables, lo que repitió acá en Chile en la Copa América… Partidos imborrables para la óptica, para el gusto y más para el afecto. Muchos de los futbolistas que fueron en su momento brillantes están viviendo otros momentos en sus carreras, por uno u otro factor. Uno quiere mejorar, lograr ese equipo compacto, con esa dinámica y esa intensidad. Estamos en ese camino de trabajar para lograrlo.

Admite que sigue en deuda.

Sí, naturalmente falta mucho. Tuvimos un primer año de diagnóstico y valoración de los jugadores. Traté de ser coherente, mantener una base que soportara y transmitiera esa cultura a los jóvenes. Pero queremos más, un mejor juego y un mejor resultado.

¿Por qué no está Vargas?

Una decisión mía en la que influyó su comportamiento en Suecia. Y después, brindé la posibilidad a otros en esa posición.

¿Cómo se portó? ¿Llegó borracho?

No, en ningún momento. Pero queremos que cada día haya un buen comportamiento en la Roja. En todos los órdenes. En el comedor, en el bus, en los viajes, en la forma de presentarse, en todo.

¿Le dijo el plantel que no llamara a Marcelo Díaz por sapo?

No. Ningún jugador va a decir algo de su compañero. No es ético. Son muy solidarios, respetuosos, así sean ultra enemigos. Me sorprendió un artículo de Marcelo donde decía que había salido de la Selección. Nadie lo ha sacado de la Selección. Yo tuve una experiencia donde se me reunieron los capitantes y me dijeron “no queremos que este jugador esté aquí”. Y un directivo me pidió lo mismo. Y ese jugador estuvo en el Mundial.

¿Y si los jugadores le piden que no esté Díaz?

Se equivocan. Se equivocan conmigo. Tengo que tener razones y vivirlas para tomar una decisión.

Si la presencia de Díaz generara anticuerpos en la Roja, ¿evaluaría ese factor para nominarlo o no?

Indudablemente, sí. La salud y la parte social de los grupos hay que cuidarla, pero no hemos evaluado esa situación porque no lo hemos tenido. Está mi admiración por él. Cuando lo tuve de rival era de los que consideraba a controlar, porque sabía que era el pase inteligente, el primer pase de Chile. Admiro su inteligencia de juego. Pero es otro momento el que vivimos, miro otras alternativas en esa posición.

¿Y por qué no está entonces?

Porque estoy mirando otras alternativas y proyectando el futuro.

¿No ve lo que otros sí? En Argentina, es Dios; aquí, ni considerado.

Sí, en todos los partidos hay muchos elogios para él. Es algo que llama la atención. Y bueno, es muy positivo. Pero ninguno de los que lo elogian está trabajando por el futuro de Chile, y yo sí. Es una de las tareas que me encomendaron. Si soy inmediatista, hago la fácil. Si quiero dejar algo de huella, un legado, pienso en Pulgar, Reyes, Araos y otros jóvenes.

Pero si usted llama a jugadores mayores que Díaz. Incluso llamó a Paredes, que tiene 38. ¿No es una contradicción?

No me contradigo. En ese momento era el goleador del campeonato, jugábamos de local, quería tener esa satisfacción personal de tener al goleador histórico de Chile en mi convocatoria y que transmitiera su madurez a Castillo y otros jóvenes.

Y Díaz es figura en Argentina y también puede transmitir su experiencia a los más jóvenes…

Sí, naturalmente. Pero hay posiciones donde tenemos alternativas, y otras donde no. En el fútbol chileno no hay goleadores, salvo Paredes. No hay otro. Esteban está por encima del bien y del mal.

¿Le extraña la presión que existe para que vuelva Díaz?

Sí, me llama la atención. Tiene algo. Porque hay otras situaciones que no son tan… Se le da más importancia a una persona que a una selección. La afición, los medios, el mundo del fútbol. Estamos más preocupados de Marcelo, de Vargas, que del momento de Vidal, Alexis o Pulgar, que es capo en el Bologna.

¿Y por Bravo? ¿Por qué no se han preocupado de su lesión?

Los médicos siempre están preocupados. Siempre. Viajaron.

¿Ir a ver a Vidal y, a la pasada, visitar a Bravo es preocuparse?

Hablemos con el doctor Yáñez, hablemos si hubo un viaje especial de Pedro Oñate para visitar a Claudio. Es muy difícil. Ustedes dicen algo, yo sé que aquí hubo mensajes del departamento médico, en su momento del presidente Salah, del doctor Yáñez con los médicos del club, de parte nuestra con Claudio. Si eso le hace bien a Chile, entonces nosotros no nos hemos preocupado de Claudio.

¿Ha hablado con Bravo?

Claro, naturalmente.

¿Cuándo?

En diciembre. Cuando fue la muerte de mi madre, Claudio fue de los primeros que me envió un mensaje.

Pero no de lo deportivo.

También, de su momento y su rehabilitación, cuando fue la cirugía y después de su cirugía.

¿Va a ser fundamental cuánto juegue antes de la Copa América?

Naturalmente. Necesita ritmo, continuidad, y más en ese puesto.

¿El titular será Arias o Bravo?

No sé qué puede pasarle a Arias mañana. De suposiciones no hablo.

¿Pero tiene ventaja sobre Bravo para ser titular?

Naturalmente. Si sigue así, deber ser el titular, ¿no?

¿Si vuelve Bravo, Medel seguirá de capitán?

No hablamos sobre supuestos. Normalmente los jugadores deciden eso, y nunca se equivocan.

¿Nominó a Johnny y Paredes para tener al público a favor en sus primeros partidos en Chile?

No, era un reconocimiento.

El hincha chileno ya le dedicó ha pifias. Ante Costa Rica. ¿Duelen?

No las escuché.

¿Por qué quiso irse de la Selección?

Nunca he querido irme. No llegué aquí desempleado. Cuando llegué lo hice con la convicción de estar.

¿La oferta de Colombia no lo hizo tambalear?

No, no. Primero no hubo oferta, porque hay un gran respeto de los directivos colombianos por Salah. Todo fue la prensa.

Ya, pero usted puso en duda su continuidad por la elección.

Sí, porque si los nuevos directivos no querían que siguiera, me tenía que ir. Aún así, no sé si me habría ido a Colombia o Emiratos Árabes, que también tuve posibilidad. O Egipto.

¿Por qué Castillo no rinde en Europa y debe retornar siempre a centroamérica? En la Selección también es resistido por el hincha.

No sé. Con el hincha va a tener la resistencia mientras no haga goles. Lo de Europa hay muchos factores difíciles de entender. Llegó y se lesionó. Yo les digo a los jugadores que hablen con los entrenadores para que sepan si los quieren. El representante los mueve porque es su trabajo, es su pega, es su comisión. Convence al directivo, pero el técnico no es lo que quiere: quiere a Lewandowski y le llevan a Castillo. Ahí el técnico no lo pone y muere el jugador.

¿Qué quiere para Pinto Durán?

Pinto Durán se quedó obsoleto en tecnología y modernismo. De todos los centros deportivos de Sudamérica, quizás hasta nos gana Bolivia. Todas las asociaciones superaron a Chile en ese rubro. Sé que Pinto Durán tiene un valor histórico, pero los internacionales chilenos ya tienen otro estatus.

¿Los jugadores le han pedido que los saque de Pinto Durán?

El jugador chileno es tan noble que disfruta cuando viene acá. No lo expresan, pero hay situaciones que les fastidian.

¿Alexis puede faltar o venir a la Roja cuando él quiera?

No es lo mismo ir a Japón que venir acá a Chile a un tratamiento. No sé de dónde sacan eso.

Pero vino por un tema personal.

Él es libre y tiene su espacio, y si le dio permiso su club… Nosotros no le pagamos el sueldo, es empleado del Manchester United. No es empleado de la federación.

¿No le molesta la situación?

No, para nada, en lo absoluto.

¿Sabía que los jugadores realizarían el minuto de silencio, desautorizado por Salah, por la muerte del mapuche Camilo Catrillanca?

Sí, los jugadores lo habían planificado, no fue improvisado. Lo hablaron. Soy neutral. El plantel quería hacerlo y hay que respetar.

Pero desautorizaron al jefe, a Salah, que lo había prohibido.

No, él les hizo una recomendación solamente. Don Arturo ingresó al camarín unas horas antes y conversó con ellos, pero el árbitro facilitó todo. No sé hasta dónde se puede interpretar como una rebeldía o motín.

¿Si le va mal en la Copa se irá?

La meta grande es la clasificatoria al Mundial. De nada le sirvió a Chile ganas las dos Copas América y no ir al Mundial. Esa es la gran frustración. Ya lo hemos vivido. Depende del análisis, si lo merecemos o no, si hacemos un juego que sea orgullo de Chile, o definitivamente somos un desastre y me tengo que ir.

Dijo que no habría días libres en las concentraciones. ¿Perdió?

No, siempre lo he manejado así. En Colombia, Ecuador y Honduras lo hice similar.

Ya, pero que dijo que se acababan los días libres y han vuelto.

Tenemos que revisar eso, la grabación de mi primera conferencia.

¿Dejó atrás la idea de los centrales altos o Medel terminó tomando la decisión de volver a la zaga?

No, en absoluto. Por un solo juego no podemos tomar la decisión. Aparte sabemos lo que Medel nos puede dar como central. No es lo mismo un partido de local, con la necesidad de ir a buscar un resultado, con un marcador adverso, que ir a jugar mano a mano con otro rival en cancha visitante. Pasará por saber qué centrales tengo en ese momento. De central por derecha al que tengo con más regularidad es Igor, porque Enzo no está jugando, Sierralta tampoco está jugando. Kuscevic juega más por izquierda, igual que Jara. ¿Que otro central más tenemos? Paulo Díaz está jugando más de volante. Cambia mucho de un mes a otro, la dinámica.

Vidal se adaptó al fin al Barça.

Sí, sí. Tuvo un momento crítico, de desespero, y todos conocemos el carácter de Arturo. Cuando vino acá, sin jugar, estaba en un conflicto tremendo.

¿Es su jugador más importante?

Todos nos sentimos orgullosos de Arturo. Este fin de semana fue gratificante, de todos los nacionales, 25 estuvieron participando en un altísimo porcentaje de minutos en todas las ligas. Hay fines de semana que uno sale desmoralizado al ver que no participan. Llegan reportes y te grafican que no juega, que no participa. Uno se mortifica por eso.

¿Le preocupa Alexis?

Va retomando el camino. Se le ve mejor, se siente mejor. No es fácil. Llegó con un rótulo grandísimo de ser el mejor pagado de la Premier, y todo lo que genera esa institución. Lo lleva Mourinho y ahora está Solskjaer. La complementariedad de Alexis con sus compañeros no se da. Corre y corre y no se la dan. No sé si es porque no le tienen confianza, no sé. Es muy difícil ser internacional. Que tenga equilibrio, que tenga control mental porque seguro se puede imponer. Aparte, el United está en un relevo generacional, sacando jugadores. Está con esa vaina de colocar muchos jugadores jóvenes también.

¿Y el mal momento de las selecciones menores?

Esta generación no es solo un mal de Chile, sino de Latinoamérica. Ya ven lo que viven Brasil, Colombia. El internet llegó a Europa hace 40 o 50 años, aquí las redes sociales llegaron hace 10 años. Si nosotros la gente de tercera edad nos distraemos con esos aparatos, imagínense los chicos de 17. El fracaso es algo que hay que mejorar en la organización, en los clubes, en los cadetes, en los técnicos.

Seguir leyendo