Ingeniería alemana: el Bayern pulveriza al Barça con una goleada histórica

El tremendo equipo bávaro arrolló por 8-2 a un débil Barcelona, que se despidió de la Champions de la peor manera. El chileno sigue sin ganar su torneo fetiche y Setién ve muy complicado su futuro como técnico culé.




Es un espectáculo ver al Bayern Múnich. Al multicampeón de la Bundesliga no le incomoda cargar con el perfil de candidato, no le pesa para nada. Asumió su favoritismo frente al Barcelona y lo refregó en la cara del rival, que nuevamente muestra un rostro deslavado y se despide de Europa por la puerta de atrás. Los alemanes golearon 2-8 y están en semifinales de la Champions League con total merecimiento. Arturo Vidal seguirá sin tener entre sus brazos la anhelada Orejona.

El chileno reapareció tras cumplir con una fecha de suspensión. Su presencia de titular se preveía para darle más músculo al mediocampo culé. Eso sí, Quique Setién sacrificó generación de juego. El 4-4-2 del Barça, con Vidal por la izquierda, apelaba a frenar la rapidez de ataque del Bayern, cosa que fue superada con creces.

El partido prometía y cumplió con las expectativas. En menos de 10 minutos ya estaban 1-1. Thomas Müller abrió la cuenta en los 4′ pero la ventaja bávara solo duró tres minutos, porque los catalanes encontraron la igualdad con suerte, mediante un autogol de Alaba. Esa ilusión que apareció someramente fue solo eso: una ilusión. Lo concreto es que el notable equipo comandado por Hansi Flick, quien llegó como interino a la banca del Bayern pero que se quedó debido al buen rendimiento, no tuvo contemplación. Le pasó por arriba a los de Setién en todos los aspectos del juego. Precisión, velocidad, presión alta. Y todo a un ritmo frenético. El croata Perisic puso el 1-2 con un zurdazo cruzado, tras un fallo de Sergi Roberto. Luego, Gnabry y Müller otra vez dejaron el marcador 1-4 en los 31 minutos. Por primera vez en la historia el Barcelona recibía cuatro goles en un primer tiempo por la Copa de Europa.

La cara de Setién lo decía todo: frustración en su grado máximo. Quizás vislumbrando su futuro. Messi y Suárez, desconectados por completo. Mientras tanto, Arturo Vidal trataba de poner ganas y fuerza, aunque eso no era suficiente para vulnerar a un colectivo superior como el muniqués. No es gratuito que el Bayern haya llegado al cruce de cuartos con 18 triunfos consecutivos e invictos en 2020.

Para disimular algo la pobreza de su planteo, Setién mandó a la cancha a Griezmann para el segundo lapso, por Sergi Roberto. Con eso, Vidal se movió a la derecha y Messi retrocedió un poco para ser enlace, dejando arriba al francés con Suárez. Mientras tanto, la oncena de Flick seguía con su ritmo avasallante y un envidiable manejo de la pelota. Uno de los tantos méritos del entrenador fue darle la confianza a Alphonso Davies. El zurdo canadiense explota su velocidad por la banda y gestó el quinto. Le ganó la línea a Semedo y cede para Kimmich para acabar definitivamente con la eliminatoria.

En la búsqueda del Barcelona por terminar decorosamente el partido, Vidal fue el multiuso de Setién. Si arrancó el encuentro como volante por la izquierda y en el complemento pasó a la derecha, a 20′ del epílogo se fue al centro tras el ingreso de Ansu Fati por Busquets. El “mejor equipo del mundo”, según el chileno, no encontraba respuesta alguna. Las caminatas de Messi eran la señal inequívoca de la frustración por el nivel exhibido.

Para hacer la pesadilla más profunda, el Bayern amplió la diferencia con goles de Lewandowski (82′) y nada menos que Coutinho (85′ y 89′). El colmo del Barça es que las últimas paladas las dio un jugador que pertenece al club culé. El brasileño no celebró su doblete. Primera vez que al Barcelona le hacen ocho en Europa. Brutal.

Una eliminación así deja al Barcelona tan tocado que la posición de su entrenador queda en completo entredicho, pese a que Setién tiene contrato vigente hasta 2022. Tiene abierta la puerta de salida de par en par.

El Bayern Múnich se instala en semifinales y espera rival, que se define mañana: Manchester City o el Olympique de Lyon.

Ficha del partido

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergi Roberto (46′, Griezmann), Busquets (70′, Ansu Fati), De Jong, Vidal; Messi, Suárez. DT: Q. Setién.

Bayern Múnich: Neuer; Kimmich, Boateng (75′, Süle), Alaba, Davies (84′, Hernández); Goretzka (84′, Tolisso), Thiago; Perisic (67′, Coman), Müller, Gnabry (75′, Coutinho); Lewandowski. DT: H. Flick.

Goles: 0-1, 4′, Müller, zurdazo tras pared con Lewandowski; 1-1, 7′, Alaba en contra, la empalma con el pie derecho; 1-2, 22′, Perisic, zurdazo cruzado tras pase de Gnabry; 1-3, 28′, Gnabry, le gana la espalda a Lenglet y remata por el centro del área; 1-4, 31′, Müller, anticipa conectando un envío de Kimmich; 2-4, 57′, Suárez, engancha y tira bajo con la zurda; 2-5, 63′, Kimmich, define luego de un gran desborde de Davies; 2-6, 82′, Lewandowski, cabezazo tras centro de Coutinho; 2-7, 85′, Coutinho, remate bajo al primer palo; 2-8, 89′, Coutinho, remata en el área chica.

Árbitro: Damir Skomina (SVN). Amonestó a Suárez, Jordi Alba, Vidal (BAR); Boateng, Davies, Kimmich (BM).

Estadio da Luz, Lisboa. Sin público.

Comenta