¿Se perdió o no a una generación magnífica por culpa del Cóndor Rojas?

Roberto Cóndor Rojas se cortó la ceja para simular una herida producto de la bengala que cayó a metros de él. Foto: Archivo.

Roberto Cóndor Rojas se cortó la ceja para simular una herida producto de la bengala que cayó a metros de él. Foto: Archivo.

Tres icónicos jugadores de inicio de los 90 debaten sobre las consecuencias que tuvo el Maracanazo sobre una camada de jugadores que a nivel de clubes alcanzó la gloria.


Con su particular estilo, Johnny Herrera comenzó todo el debate. Uno que había iniciado con respecto a los mejores arqueros de la historia del fútbol chileno mutó y se trasladó a las consecuencias que el Maracanazo de Roberto Rojas trajo en una destacada generación de jugadores chilenos. Y es que al exjugador de Universidad de Chile no le gustó nada que el Cóndor, en conversación con La Tercera, señalara que no está ni dentro de los cinco mejores porteros del fútbol nacional.

“Herrera no está entre los cinco mejores arqueros en la historia de Chile… ha habido grandes guardavallas como Juan Olivares, Leopoldo Vallejos, Mario Osben, Marco Cornez… Es difícil. Puede estar dentro de los 10 mejores del fútbol chileno… Es que ha habido tantos metas buenos en este país como Sergio Livingstone, Adolfo Nef, Misal Escuti… Lo importante es que Herrera tenía objetivos dentro de su club y los consiguió”, disparó Rojas.

Como era de esperarse, el golero recientemente retirado no iba a desperdiciar la oportunidad de contraatacar, así que en su programa de TNT Sports declaró: “Te juro que me es indiferente, ¿Es necesario que le responda? Es su opinión, la respeto. El Pato Toledo está súper contento con todos los años que se perdió, eso sí... Puede opinar lo que quiera”. Patricio Toledo era el arquero titular de la Selección Chilena en la época en que la Roja estuvo suspendida de participar en las eliminatorias rumbo a Estados Unidos 1994 a consecuencia del Maracanazo de 1989.

Viéndose salpicado por las declaraciones, Toledo aceptó conversar con La Tercera y admitió sentirse perjudicado por el acto de Rojas. “Claro que fue duro y perjudicial. En mi caso, enormemente. Una de las cosas que me faltó fue haber jugado Eliminatorias y haber ido a un Mundial. Duele, todavía, pero las cosas se dieron así. No pudimos tener esa alegría”, indicó.

“Lamentablemente, el error que comete Roberto Rojas perjudicó a una generación importante. Los jugadores de Colo Colo 91, por ejemplo, también se perdieron la opción de disputar las Eliminatorias y de ir al Mundial de 1994. Para el fútbol chileno, fueron ocho años muy duros, muy complicados. La única posibilidad que tuvimos para mostrarnos fue la Copa América”, agregó.

“La del 94 sí que hubiese sido la Generación Dorada”

El inicio de la década del 90 estuvo marcado por la exclusión de Chile del proceso clasificatorio al Mundial de Estados Unidos 1994. Sin embargo, de forma paradójica, también presenció las mejores actuaciones internacionales de los clubes chilenos. Colo Colo obtuvo la Copa Libertadores en 1991 y Universidad Católica fue subcampeón de la misma en 1993, además de ganar la Interamericana un año después. Además, la selección chilena terminó tercera en la Copa América de 1991.

Varios jugadores destacados de aquellas campañas se vieron imposibilitados de jugar un Mundial, al igual que otras figuras de la época y que se desempeñaban en otros clubes chilenos, así como en el extranjero. Nombres como Gabriel Mendoza, Jorge Contreras, Mario Lepe, Jaime Vera, Patricio Toledo, Fernando Astengo, Hugo Rubio, Marco Antonio Figueroa, Ivo Basay, Richard Zambrano y Rubén Martínez; todos quedaron sin opciones de jugarse la chance para disputar una de las mejores Copas del Mundo de la historia.

“Teníamos equipos que competían muy bien en el ámbito internacional. Jugadores de Colo Colo, Católica, Unión Española, todos jóvenes que venían con una proyección importante”, analiza Coca Mendoza. “Hay que recordar que nosotros éramos los sparrings de todas las selecciones que iban al Mundial de Estados Unidos y les ganábamos a todos. Entonces sin duda que esa generación se perdió en su mejor momento”, lamenta.

“Yo ya iba a cumplir los 30 años, pero tuve temporadas muy buenas, sobre todo en Colo Colo. Uno siento lo que pasó, sobre todo porque termina dejándote fuera de una etapa importante para la Selección. Lógicamente perdimos mucho, no solo uno, sino todo el fútbol chileno”, comenta Jorge Coke Contreras, que ganó el Torneo Nacional con el Cacique en 1993. “Cóndor Rojas tranquilamente podría haber llegado a cualquier equipo grande del fútbol Mundial, por sus condiciones. Más allá que después se consiguieran cosas, sí mucha gente fue afectada por eso”,

“En el Mundial de 94 hubiésemos tenido una base de jugadores con mucho roce internacional, y estoy seguro que habríamos hecho un gran Mundial si hubiésemos sido partícipes de esas Eliminatorias. Habríamos ido, primero que todo”, asegura Mendoza, quien recuerda haber vivido aquella época con mucha “rabia y decepción”.

“Pero ya pasó, no hay llorar sobre la leche derramada, a la FIFA, como se dice. Sí toda nuestra generación se vio muy afectada y muy desvalorizada en esa época, porque habríamos tenido otro valor de haber clasificado al Mundial. Lamentablemente la generación que nos perdimos no se aprovechó en su mejor momento, en el 94′, esa sí que hubiese sido la Generación Dorada”, dice el histórico ganador de la Libertadores 91.

“Esa generación siguió jugando a nivel internacional; no se perdió nada”

Para la época del Maracanazo, Jaime Vera se encontraba en Grecia tallando su nombre en la historia del OFI Creta. Seleccionado nacional desde 1984 hasta 1991, el Pillo es una voz autorizada para hablar de aquello que pudo ser y no fue para la Roja a inicios de la década del 90′.

“Los jugadores se desarrollan más en los equipos que en la Selección, uno venía esporádicamente a jugar por Chile. Yo no creo que se haya perdido una gran generación por culpa del Maracanazo, porque los jugadores siguieron participando en Copa Libertadores, Copa América, por lo tanto esa generación siguió jugando a nivel internacional. No se perdió nada”, asevera.

“No se pudo jugar el Mundial del 94, pero había que clasificarse primero. Pero se siguió jugando Libertadores y copas América y todas las competencias internacional que habían por clubes, entonces los jugadores siguieron valorizándose, siguieron saliendo al extranjero, a Europa, a México... no hay que echarle la culpa a lo que pasó. Obviamente no fue bueno y fue un episodio que ojalá no volvamos a repetir, pero fue una generación que internacionalmente se siguió mostrando igual”, finaliza el Pillo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.