Bogotá retoma cuarentenas para contener peak de la pandemia en agosto

Transeúntes y personas en moto y bicicletas, en una calle en Bogotá, este viernes. Foto: AFP

A partir del lunes, la capital colombiana iniciará cuarentenas estrictas, localizadas y rotativas, de dos semanas. Se busca sacar de circulación a por lo menos 2,5 millones de personas al día.




La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, llevaba días pidiendo al gobierno de Iván Duque que autorizara la vuelta de una “cuarentena estricta” en la capital colombiana, algo a lo que el Presidente se había negado para mitigar el impacto económico de la crisis sanitaria. Sin embargo, ante la expansión del coronavirus, que ha llevado a un aumento de los contagios, las muertes y la congestión de los hospitales, finalmente la ciudad iniciará el lunes cuarentenas estrictas, localizadas y rotativas de dos semanas en un esfuerzo por contener el peak de la pandemia.

A partir del lunes, la ciudad “entra en alerta naranja y el sistema de cuidado intensivo en alerta roja”” afirmó la alcaldesa. Los confinamientos en la mayoría de las 20 localidades en las que está dividida Bogotá comenzarán el lunes 13 de julio y se extenderán hasta el 23 de agosto.

Todos los habitantes de las zonas con cuarentena deberán permanecer en sus casas, excepto quienes trabajan en actividades de cuidado de personas, de seguridad, salud, abastecimiento y servicios de emergencia o servicios públicos indispensables. “Y desde las ocho de la noche hasta las cinco de la mañana, todo el mundo está es su casa, vamos a tener restricción total de la movilidad en ese horario en las localidades en su respectivo turno de cuarentena estricta”, aseguró López. La alcaldesa anunció que además de las cuarentenas localizadas se mantendrá la restricción para ingresar a centros comerciales, almacenes y bancos, dependiendo del último número del documento de identificación de la persona.

La funcionaria reveló que con la decisión de las cuarentenas por zonas se busca sacar de circulación a por lo menos 2,5 millones de personas al día. Actualmente, con la flexibilización del aislamiento, está moviéndose el 90% de los habitantes de la capital.

“Con estas medidas esperamos a un riesgo razonable poder pasar el primer peak de alto contagio de la pandemia en la ciudad de Bogotá, que esperamos que ocurra aproximadamente entre mediados y finales de agosto”, dijo López al advertir que es imposible enfrentar el punto alto del contagio con seis o siete millones de personas movilizándose a diario. Bogotá, con ocho millones de habitantes, registra casi una tercera parte de los 133.973 casos de Covid-19 del país -con 42.348 positivos- y una quinta parte de los más de 4.700 fallecidos, con 959 víctimas fatales.

“En agosto vamos a tener el mayor número de personas contagiadas; el mayor número de personas enfermas”, anticipó López. La ciudad más poblada de Colombia alcanzó ayer el 85% de ocupación de las unidades de terapia intensiva habilitadas para enfrentar la pandemia.

El pasado mes de marzo, Duque declaró una cuarentena nacional, entre otras medidas preventivas, para frenar el avance del coronavirus en Colombia, pero presionado por el desplome de la actividad económica, el país comenzó a relajar las medidas de aislamiento en mayo. Esto incrementó la velocidad de contagio en Bogotá, según los expertos. El cierre nacional continuará hasta el 1 de agosto, aunque ya se han levantado muchas restricciones, especialmente en los municipios en los que no se han registrado casos de Covid-19.

El ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz, que dio el visto bueno al nuevo plan de cuarentenas de Bogotá, explicó que se optó por avalar la propuesta de López, “teniendo en cuenta que la velocidad de propagación del virus en la ciudad es diferencial, por lo cual amerita decisiones focalizadas debido a que Bogotá tiene una particularidad por extensión y población, equivalente a cinco o seis ciudades en un mismo territorio”.

El gobierno, indicó Ruiz, entregará otros 59 respiradores, además de los 722 comprometidos inicialmente -de los cuales solo ha enviado 480-, un punto que ha sido fuente de controversia entre ambas administraciones. También aumentará las camas hospitalarias en la ciudad, contribuirá a “expandir la capacidad de realización de pruebas”, para pasar de 4.000 test diarios a 12.000; asistirá a 360.000 hogares a través de los programas Ingreso Solidario y Familias en Acción; y aumentará de 150.000 a 180.000 los lotes de comida destinados a la capital.

Comenta