Explosiones e incendios sacuden a la ocupada Crimea en otro presunto ataque ucraniano

Ucrania se abstuvo de adjudicarse públicamente la responsabilidad de las explosiones, incluidas aquellas en las que nueve aviones rusos fueron destruidos la semana pasada en otra base aérea rusa en Crimea. Rusia se anexó la península en 2014 y la ha utilizado para lanzar ataques contra Ucrania en la guerra que comenzó hace casi seis meses.


Explosiones e incendios arrasaron este martes un depósito de municiones en Crimea en el segundo presunto ataque ucraniano en la península ocupada por Rusia en poco más de una semana, el cual obligó la evacuación de más de 3.000 personas.

Rusia atribuyó los estallidos en el poblado de Mayskoye a un “acto de sabotaje” sin identificar por su nombre a los responsables.

Por otra parte, habitantes locales dijeron que una columna de humo blanco se elevó sobre una base aérea en Gvardeyskoye, Crimea, según el periódico financiero ruso Kommersant.

Ucrania se abstuvo de adjudicarse públicamente la responsabilidad de las explosiones, incluidas aquellas en las que nueve aviones rusos fueron destruidos la semana pasada en otra base aérea en Crimea. Rusia se anexó la península de Crimea en 2014 y la ha utilizado para lanzar ataques contra Ucrania en la guerra que comenzó hace casi seis meses.

Si las explosiones fueron obra de las fuerzas ucranianas ello implica una importante intensificación de la guerra. Este tipo de ataques podrían ser indicio de que agentes ucranianos son capaces de adentrarse en territorio ocupado por Rusia.

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky hizo alusión a los ataques ucranianos detrás de las líneas enemigas cuando mencionó a individuos “que se oponen a los ocupantes en su retaguardia” en una lista de personas a las que agradeció por apoyar la campaña bélica del país.

En un mensaje por video este martes por la noche, Zelensky recomendó a la población mantenerse alejada de las instalaciones militares y sitios de almacenamiento de municiones y equipo de Rusia.

En otro supuesto acto de sabotaje, la agencia de seguridad FSB dijo que agentes ucranianos volaron seis torres de alta tensión a principios de mes en la región rusa de Kursk, cerca de Ucrania, de acuerdo con la agencia noticiosa rusa Tass.

El Kremlin ha exigido a Kiev que reconozca a Crimea como parte de Rusia como condición para poner fin a la lucha, en tanto que Ucrania ha prometido expulsar a las fuerzas de Moscú de la península, ubicada en el mar Negro.

Diversos videos difundidos en redes sociales mostraron gruesas columnas de humo que se elevaban sobre las llamas en Mayskoye, y alcanzaban a escucharse algunas explosiones. El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que una planta generadora de electricidad, tendidos eléctricos, vías del ferrocarril y edificios de apartamentos resultaron dañados.

En lo que podría tratarse de una represalia por los ataques en Crimea, aviones rusos dispararon misiles contra un aeródromo militar donde dañó una pista y vehículos en Zhitomyr, 140 kilómetros al oeste de Kiev, dijeron funcionarios ucranianos.

Ayuda de la inteligencia occidental

Rusia atribuyó las explosiones de la semana pasada a una detonación accidental de municiones, pero fotografías satelitales y demás evidencia, como la distancia entre los estallidos, indicaban que se trató de un ataque ucraniano, quizá con misiles antibuque, dijeron analistas militares.

El Ministerio de Defensa de Gran Bretaña dijo en una actualización de su información de inteligencia que los barcos de la flota rusa en el mar Negro se encuentran en una “postura extremadamente defensiva” en las aguas frente a Crimea, y rara vez se alejan de la costa. El buque insignia de Rusia, Moskva, se hundió en el mar Negro en abril, mientras las fuerzas ucranianas recuperaron el mes pasado la estratégica isla de las Serpientes.

“La limitada efectividad” de la flota rusa “socava la estrategia general de la invasión de Rusia”, dijeron los británicos. “Esto significa que Ucrania puede desviar recursos para presionar a las fuerzas terrestres rusas en otras partes”.

El ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu acusó que además de suministrar armas a Ucrania, los aliados occidentales han facilitado información detallada de inteligencia e instructores que ayudan a Ucrania a operar armamento con capacidad para atacar en lo profundo del territorio ocupado.

“Las agencias occidentales de inteligencia no sólo han facilitado las coordenadas de los objetivos para lanzar los ataques, sino que especialistas occidentales también han supervisado la inserción de esos datos en los sistemas de armas”, dijo Shoigu.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.