Organización humanitaria mundial acusa a Europa de “doble estándar” para aceptar refugiados

Migrantes y refugiados esperan ser rescatados por la ONG española Proactiva Open Arms, en el Mar Mediterráneo, el 3 de febrero. foto: ap

Organizaciones humanitarias han señalado que al menos 19.000 personas han muerto tratando de cruzar el Mediterráneo central para llegar a Europa desde 2014. Foto: La Tercera/Archivo

Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, señaló que la rápida aceptación por parte de los gobiernos europeos de millones de ucranianos que huyen de la agresión rusa, demuestra una actitud distinta en el trato que dan a las personas que huyen de la violencia en África, Oriente Medio y otros lugares, y que cruzan el mar Mediterráneo y no son acogidas.




El director de la mayor red humanitaria del mundo señaló este lunes que la rápida aceptación por parte de Europa de millones de ucranianos que huyen de la agresión rusa demuestra el “doble estándar” del continente en el trato que da a las personas que huyen de la violencia en África, Oriente Medio y otros lugares, y que cruzan el mar Mediterráneo y no son acogidas.

Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), dijo en una conferencia de prensa que no cree que haya ninguna diferencia entre alguien que huye de la región del Donbás en el este de Ucrania y alguien que escapa del grupo extremista Boko Haram en Nigeria.

“Los que huyen de la violencia, los que buscan protección, deben ser tratados por igual”, dijo Rocca, añadiendo que “esperábamos que la crisis ucraniana hubiera sido un punto de inflexión en las políticas migratorias europeas. Pero, por desgracia, no ha sido así”.

Desde que Rusia invadió el país el 24 de febrero, más de 6 millones de personas han huido de Ucrania y han sido recibidas con los “brazos abiertos” por los vecinos europeos.

Rocca dijo que, en contraste, al menos 19.000 personas han muerto tratando de cruzar el Mediterráneo central para llegar a Europa desde 2014, y que los que llegan a menudo se enfrentan a maltratos y tienen dificultades para acceder a los servicios esenciales.

“La etnia y la nacionalidad no deberían ser un factor decisivo para salvar vidas”, añadió Rocca.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.