Minvu proyecta 32 obras urbanas en el país para mitigar futuras catástrofes

parque

Parque de mitigación Kaukari. Región de Atacama.

Estas obras tienen una raíz a causa de los daños urbanos y de viviendas generados por el terremoto del 27/F en 2010, pasando por el incendio de Valparaíso en 2014, los terremotos de Tarapacá y Coquimbo en 2014 y 2015, respectivamente; los aluviones de Atacama en 2015, hasta los incendios forestales de enero de 2017.




"Un peso invertido en mitigación ahorra seis en reconstrucción", con esa frase la encargada nacional de Reducción y Riesgo de Desastres del Minvu, Bernardita Paúl comentó el objetivo que se planteó la nueva comisión de reducción de riesgo de desastres que ella dirige desde el Ministerio y que en este momento además de los procesos de reconstrucción que actualmente están en marcha, se programaron 32 obras urbanas y en materia de vivienda, algunas terminadas y otras en ejecución, para mitigar el impacto de un futuro desastre en el país a causa de incendios, aluviones, terremotos, tsunami, etc.

Estas obras tienen una raíz a causa de los daños urbanos y de viviendas generados por el terremoto del 27/F en 2010, pasando por el incendio de Valparaíso en 2014, los terremotos de Tarapacá y Coquimbo en 2014 y 2015, respectivamente; los aluviones de Atacama en 2015, hasta los incendios forestales de enero de 2017.

El origen de generar obras de mitigación radica en el proceso destructivo y el gran costo que significó para el país de lo que fue el 27/F donde el 28% de las obras que Minvu destinó para reducir el impacto de una futura catástrofe se produjo a raíz de aquel evento telúrico. De esas obras, 30 son de carácter urbano y en un 41% corresponden a plazas zonas seguras y vías de evacuación, asociadas en su gran mayoría al programa "Quiero Mi Barrio", esto porque tras los múltiples eventos sísmicos, de tsunami o incendios que ha sufrido el país se detectó que en muchas comunas no existen vías con los estándares mínimos necesarios para la evacuación hacia una zona de la población ante un evento natural. Junto a eso estas medidas buscan construir a la red de albergues disminuyendo su déficit y además aportando al sistema de emergencia existente.

Del total de las obras de mitigación se han terminado un 66%, un 16% en ejecución y un 19% sin inicio de obras.

Dentro de las obras que ha realizado y proyecta el Minvu se destaca como una innovación en el tema, el reciente inicio de los trabajos del primer edificio tsunami resiliente en el país en el borde costero de la región de Coquimbo. Estas edificaciones consideran que el tsunami no sólo afecta por el choque del oleaje, sino que también por la inundación. De hecho, es probable que la construcción se vea mayormente afectada por la entrada de agua marina y los arrastres que trae por la ola rompiente que por el choque del oleaje.

Una de las características que adoptará este edificio tsunami resiliente considera, como medida primordial, que el primer y segundo piso no sean para vivir. Todas las funciones que tiene el edificio en materia de habitabilidad ocurren desde el tercer piso hacia arriba. En los dos primeros habrá locales comerciales, oficinas y estacionamientos.

"Debemos aprender de los daños que causan las catástrofes naturales, sacar lecciones y ejecutar proyectos que mitiguen sus efectos. Y nuestro ministerio está trabajando en esa línea: enfocado en generar obras que sean capaces de enfrentarse a terremotos, tsunamis, incendios o aluviones. Así, por ejemplo, hace unas semanas comenzaron las obras de un edificio tsunami resiliente en Coquimbo: un proyecto pionero en el país y que ha causado interés en otras regiones y que —evidentemente— lo queremos replicar para generar mayor seguridad para los habitantes de zonas costeras. Además, ese edificio contará con integración social, lo que fortalece nuestra política de generar ciudades integradas y seguras. Por eso también, hemos invertido en parques con mitigación para inundaciones, en donde la gente puede disfrutar de la belleza de un lugar, que además es capaz de contener la arremetida del agua", asegura el ministro de la cartera, Cristián Monckeberg.

LOS PARQUES

De las obras urbanas que se construirán, un 16% corresponden a los ítems parques de mitigación, de las cuales se desglosan 3 emblemáticas, dos ejecutadas a raíz del 27/F como lo son el Parque Dichato que recientemente ganó el Premio Aporte Urbano entregado por la CCHC y el Parque Fluvial de Constitución. Ambas contaron con la asesoría del geógrafo de la UC Marcelo Lagos. Los proyectos consisten principalmente en el desarrollo de la ingeniería para mitigar y disipar la energía de un tsunami, a su vez, diseñar desde el punto de vista paisajístico, dotando a las comunas de un gran espacio de esparcimiento y de desarrollo de actividades comerciales, turísticas, deportivas, etc. lo que ha sido una oportunidad para reactivar la economía en lugares como Dichato y Constitución.

Cabe destacar que la Comisión de Reducción de Riesgo de Desastres y Reconstrucción está analizando diversos puntos georreferénciales para intervenir con medidas urbanas de mitigación para localidades principalmente que se encuentren en algún peligro expuesto de amenazas como tsunami, terremotos, aluviones, incendios. Etc. "Por lo tanto además de hacer medidas de mitigación a causa de un evento vamos a elaborar muchas más obras en nuestro país para estar preparados siendo proactivos a una emergencia y no reactivos" finalizó Paul.

La inversión que está realizando el Ministerio de Vivienda y Urbanismo en este plan nacional de obras de mitigación oscila los 120 mil millones de pesos.

Comenta