Director de la encuestadora venezolana Delphos: "O los estudios de opinión estaban todos errados o sencillamente hay algo extraño"

VENEZUELA

Félix Seijas explicó a La Tercera que la situación política del país dependerá en gran medida de si la oposición es capaz de recopilar las evidencias de "fraude".




El director de la encuestadora Delphos, Félix Seijas, es estadístico, académico universitario y columnista de algunos medios venezolanos de oposición como El Nacional. En conversación con La Tercera, analiza el escenario en Venezuela tras los sorpresivos resultados de los comicios regionales.

¿Cómo se explica este resultado con el alto nivel de desaprobación hacia el gobierno de Nicolás Maduro?

Y además con el nivel de participación que hubo (61%), que era un nivel esperado, alrededor de lo que pensábamos. El problema está en la composición de esa participación, que contradice por completo los estudios de opinión que se dieron a conocer en el país. Si vemos en números absolutos, la participación en los votos que sacó el Partido Socialista Unido de Venezuela, estamos hablando de una participación de más de seis millones de votos. Estamos hablando prácticamente de la totalidad de los chavistas del país. Basándonos en los estudios de opinión, el chavismo no se abstuvo en lo absoluto y la abstención vino de parte de la oposición. Este es el número difícil de explicar. Es muy difícil de creer y sería algo único en el mundo, que todos los votantes de una fracción acudan a votar, contradice cualquier lógica. Y menos en las condiciones en que se encuentra el país. O los estudios de opinión estaban todos errados o sencillamente hay algo extraño, cuya explicación se irá conociendo, de dónde apunta esto. Está en manos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que es el operador político encargado de cuidar los votos. Está en sus manos recopilar las pruebas y decirnos qué es lo que ocurrió.

¿De qué manera quedan posicionados el gobierno y la oposición tras los comicios?

Eso va a depender de las próximas horas de esta semana, del tecnicismo. Va a depender de qué se termina comprobando, de qué se instala en el imaginario colectivo. Puede ser que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no permita la revisión de estos instrumentos. Si no se revisa, va a quedar una sombra, una duda, de cómo se maneja esto comunicacionalmente y qué impacto tiene en la comunidad internacional.

¿Cree que se puedan reactivar las protestas?

En este instante parece difícil, pero siempre he dicho que la calle volverá a encenderse en algún momento, pero es como los terremotos, predecir cuándo, cómo, de qué forma y la intensidad, es muy complicado. Pero las condiciones económicas en el país siguen siendo adversas y van a seguir empeorando con todos los indicadores que estamos viendo. En algún momento esto volverá a encenderse.

¿La oposición se apoyará en la presión internacional?

Ese es uno de los terrenos en donde tiene que maniobrar. Es un terreno importante por supuesto, pero tampoco es definitorio. Aquí la solución no va a venir de afuera, tiene que venir de adentro. Lo de afuera, ejerce presión, ayuda, crea condiciones para que el manejo interno pueda tener algún tipo de incidencia política. Pero tiene que ser un manejo interno lo que defina el rumbo.

¿Piensa que la Asamblea Nacional Constituyente pueda fortalecerse?

No, yo creo que esa Asamblea sigue siendo lo que es. Nació con una etiqueta de ilegitimidad y la comunidad internacional ha hecho esa lectura y se ha pronunciado en ese sentido. Internamente tiene muchas etiquetas. Por supuesto que está allí, está instalada, es una realidad y va a seguir funcionando. Tomará acciones con toda seguridad y seguirá haciendo lo que viene haciendo. No hay ningún cambio en cuanto a lo que había antes de las elecciones.

¿Estima que sea posible realizar un acercamiento al diálogo?

Lo veo bastante difícil. Hay que ver también qué es lo que pasa con la oposición, si se divide de una manera más fuerte. Distintos fragmentos pueden tener opiniones distintas. Pero el diálogo con una oposición unida, con una coalición como tal, lo veo bastante difícil porque las condiciones no están dadas y las cosas que se exigen, que se piden para que ese dialogo siga adelante, no se han cumplido. Entonces, como coalición lo veo bastante difícil.

¿Considera que la oposición mostró algunas falencias que hayan podido influir en los resultados?

Las viene teniendo hace tiempo. Hay un problema comunicacional importante dentro de la Unidad y también un problema de acordar una ruta. Esa ha sido evidente. Cuando un vocero habla de algo y otro habla de otra cosa. Esa falla sí ha estado ahí. No se puede tapar con un dedo eso. El asunto no es que haya habido diferencia de opiniones allí, eso es normal, estamos hablando de una coalición política. El asunto es el mecanismo para que dentro de esas diferencias se llegue a consensos.

Comenta