Calcetín de tenis

calcetin

La inclusión de bandas de colores en los calcetines de tenis recupera la tradición de los equipos de rugby, de principos del siglo XX y la moda de las calcetas femeninas a rayas, de los 60.




Accesorio que envuelve el pie con el objeto de evitar rozaduras y absorber el sudor producidos por el contacto con el calzado. Se extiende hasta la mitad de la pantorrilla y se teje en punto canalé, para favorecer la flexibilidad y el ajuste, utilizando distintas mezclas de fibras acorde los efectos buscados. El borde superior remata en una banda elasticada que lo mantiene en su lugar. En dicha zona o inmediatamente bajo la misma, se ubican una o dos líneas de color, asociadas a las características generales de la indumentaria del jugador y a la estética de su equipo.

Tendencia

A comienzos de los 70, el calcetín blanco de tenis adquiere una identidad específica. Define un largo propio e integra como rasgo distintivo franjas de colores en la parte alta. Alrededor de 1982, se suma a las tendencias de moda gracias a las mezclas cultivadas de los nuevos románticos, quienes reúnen en un mismo look pantalones a la rodilla, fajines, blusas con volantes, suspensores, zapatillas de lona y otros accesorios deportivos. Hoy los aportes de Alexander Wang, Off-White y Lacoste permiten que el accesorio complemente indistintamente un short de mezclilla o un vestido camisero de seda estampada.

Origen

Los calcetines deportivos emergen en los albores del siglo XX, vinculados a la desaparición de las botas y al empleo de zapatos que dejan ver parte del empeine y el tobillo. La introducción de ropa blanca o beige, considerada idónea para efectuar actividades a pleno sol, contribuye a popularizar los complementos en ese tono. En los años 20, las tenistas combinan faldas plisadas a media pierna con blusas sin mangas y medias opacas sin ligas que llevan enrolladas bajo las rodillas. Hacia 1928, son reemplazadas por soquetes doblados sobre sí mismos a la altura de los tobillos. Para 1930, éste trasciende el ámbito de las canchas y es exhibido en playas, piscinas y veleros con shorts y tops de estilo náutico. Dos décadas después deviene en un emblema del vestir de adolescente, así como también de la estética abrazada por algunos grupos antisistema.

Comenta