¿Cómo tener una primera cita virtual en pandemia?




El aislamiento social ha cambiado las dinámicas del amor y las citas no han sido la excepción. Si bien muchos podrían pensar que vivir en cuarentena implica poner en pausa los romances, esto no necesariamente tiene que ser así. Existen alternativas. Una de las más seguras es continuar conociendo prospectos y disfrutando de la soltería, pero a través de plataformas virtuales.

Según un estudio realizado por IdeaPaís en 2019, casi un 32% de los encuestados ha usado alguna vez una aplicación de citas. Las principales motivaciones que impulsaron a jóvenes y adultos consultados para descargar estas plataformas son la entretención, ampliar redes y, finalmente, concretar citas. Pero en tiempos de pandemia reunirnos físicamente con una persona que no conocemos para tener una primera cita deja de ser una opción viable. Paula Herrera, co fundadora de la aplicación chilena de citas Ten Love, que cuenta con más de 50.000 sesiones mensuales y está dirigida a personas mayores de 50 años para que puedan conectar y posiblemente encontrar una pareja con intereses afines a través del mundo virtual, comparte cuáles son sus recomendaciones para tener una primera cita online exitosa.

1. En cuarentena, ¿Concretar la cita o posponer?

Paula sostiene que es absolutamente posible tener una primera cita virtual y es lo que recomiendan a sus usuarios. “Nosotros hemos visto en Ten Love parejas que se han conocido con éxito durante esta época y es una tendencia que se ha replicado en todo el mundo con las apps de citas, el tiempo promedio que pasan los usuarios en los chat ha aumentado considerablemente”, explica. Y la razón parece ser que, a pesar de que no podemos reunirnos físicamente, la necesidad de conectarnos con otros sigue presente. “Muchas veces lo virtual nos da más tiempo tener para conversar, conocerse y descubrir al otro más profundamente lo que genera incluso mejores conexiones”.

Paula explica que cuando logras hacer match con otra persona, es una primera insinuación hacia el otro y ambos saben que existe algún grado de interés. “El hecho de no conocerse inmediatamente de manera física y dar un primer paso virtual a través de una cita les permite a los dos conocer otros aspectos de la persona, incluso más profundos e importantes para proyectar algo más con ese otro”, comenta. “Muchas parejas actuales partieron su relación comunicándose de manera virtual, a través de mails, mensajes de textos o video llamadas y el aspecto físico deja de ser tan importante cuando ya conociste al otro más profundamente: cómo piensa, qué espera de la vida, cómo se proyecta, qué le gusta y cuáles son sus pasiones. La química aparece incluso antes de algún encuentro físico. Y esto no es algo propio de la cuarentena, también se da muchas veces por la distancia”.

2. Empezar de a poco

La experta en citas recomienda darse el tiempo para conocerse un poco antes de un primer encuentro virtual. Lo ideal es hablar antes con la persona a través de un chat o mensajes y tener una noción de quién es: sus gustos, sus intereses, un poco de su historia de vida. “Algo que las personas valoran mucho en una primera cita es salir de las preguntas comunes, como ‘a qué te dedicas’ o ‘qué buscas en esta cita’”, explica Paula. “La idea es proponer preguntas entretenidas como, ‘si pudieras elegir, ¿cuál sería el primer país al que viajarías después de la cuarentena?’ Eso abre temas distintos pero, además, te conecta con los sueños y pasiones de la otra persona”. Paula explica que cuando se genera una instancia en la que las personas pueden mostrar sus pasiones, hobbies, hablar de su familia o sus objetivos, generalmente terminan encontrando algún tópico en común, logran entenderse mejor el uno al otro y empiezan a tener un diálogo más profundo. “Con esto, tendrás temas en común y la conversación fluirá naturalmente sin caer en los lugares comunes que tanto aburren”, agrega.

3. El amor puede ser ciego

En el exitoso reality de Netflix Love is blind, seis parejas se comprometieron para casarse luego de haberse conocido solo a través de citas a ciegas, es decir, sin nunca haberse visto la cara. Paula Herrara afirma que, si bien cada persona y cada pareja tienen distintas dinámicas, en términos generales ir de manera gradual, pasando de citas ciegas, a citas por video llamada, generalmente funciona. “Partir por chat o mensajes para ir conociendo mejor a la persona y pasar luego a llamadas puede ser una buena idea. La voz es algo que hasta ese momento solo imaginamos, por lo que escuchar a la otra persona y su nivel de energía también es relevante”, explica. El punto cúlmine de la primera fase del flirteo puede ser la cita por video llamada, porque incluso cuando ya se hayan visto en fotos, solo en esta nueva fase podrán conocerse en tiempo real, según explica Paula. “En este paso ya podrás ver sus reacciones, su risa, su mirada, básicamente podrás percibir su vibra. Existen muchas plataformas ideales para esto, desde Zoom hasta Google Hangouts, o incluso la videollamada de Whastapp.

4. El regreso del romance

Una de las ventajas de una primera cita virtual es que puede ser una excelente instancia para el romanticismo. Paula explica que lo virtual nos obliga a dejar de lado lo físico y conectarnos con otros aspectos de la persona que tenemos al frente, o en este caso, al otro lado de la pantalla. Y eso puede ser algo bueno, sobre todo cuando se está recién conociendo a una potencial pareja. “Si nos concentramos en las palabras, los mensajes, es increíble como esto nos está lleva a relaciones más significativas”, explica. “Las parejas que pasen esta etapa sin duda tendrán relaciones de mucho mejor pronóstico porque conoces mejor a la persona, ya tienes temas en común, has escuchado su voz y la has visto reír”. Paula agrega que, además, en estas circunstancias es una forma más segura de relacionarse, pero incluso fuera de la cuarentena a los usuarios de la app Ten Love siempre recomendamos un periodo de conversación virtual antes de conocerse en persona, ya que eso nos permite efectuar un primer filtro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.