El camino de una pesquera en Talcahuano para usar energías 100% renovables

La compañía Blumar SeaFoods, dedicada a la pesca y acuicultura, desde abril cambió su matriz energética para abastecerse sólo de energías renovables en todas sus filiales en regiones, alcanzando un un volumen de 72 GWh, lo que implicará ahorros cercanos al 30% en costos de energía eléctrica.


Fue un proceso abordado de manera integral, y que desde el 1 de abril plantea un cambio pensando hacia la sostenibilidad. Blumar Seafoods, multinacional dedicada a la pesca y acuicultura, con sede en Talcahuano, y presencia en Corral, Puerto Montt, Chiloé y Aysén, firmó un contrato de abastecimiento de energía con Enel Generación, que transformará la matriz energética a un 100% de fuentes renovables no convencionales de forma simultánea en todas sus filiales.

Un hito que en palabras de Felipe Hormazabal, Subgerente de Sostenibilidad y S&SO de Blumar SeaFoods, se traduce en suministrar un volumen de 72 GWh durante los próximos 4 años que contempla el convenio, lo que implica ahorros cercanos al 30% en costos de energía eléctrica. El cambio, presente en sus filiales PacificBlu, St. Andrews y Frío Pacífico, les permitirá entre otros beneficios generar una gestión de sostenibilidad con un modelo en línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, específicamente con el Objetivo 13 “Acción por el Clima”.

El cambio energético en sus procesos productivos fue bien recibido por las autoridades locales, entre ellas el Seremi de Energía de la Región del Biobío, Mauricio Henríquez, quien indicó que “la pesca es uno de los sectores industriales más importantes de Chile, por eso la importancia de Blumar, una de las empresa ejemplo en la región del Biobío, que se ha sumado a la economía del futuro, la sostenibilidad”.

“Las estrategias de negocios y de sostenibilidad están profundamente vinculadas, ya que uno de los objetivos centrales de la compañía es producir y comercializar alimentos del mar en forma responsable y apegada a un compromiso con el medioambiente”, explica Hormazábal, indicando que la implementación se llevó a cabo a través de un proceso asesorado por Match Energía, empresa dedicada a la gestión de contratos de suministro eléctrico, que involucró que las compañías puedan contar con trazabilidad de la energía, lo que significa que podrán monitorizar el origen de la electricidad renovable que utilizan, lo que se suma a la certificación de origen y titularidad, permitiendo una minimización del impacto ambiental y social de la compañía.

Para el subgerente de Blumar, el concepto de sostenibilidad se ha vuelto un objetivo de gran parte de las empresas de las industrias de la pesca y la acuicultura, y que el hecho de comercializar y producir alimentos de mar, frente a análisis de organizaciones internacionales como la FAO, señalando que en 2050 serán 10.000 millones de habitantes, 3.000 millones más que hoy, pone a la demanda por productos del mar “el desafío de pensar con una visión de futuro, donde la sostenibilidad está al centro”. En ese sentido, el cambio a energías renovables forma parte de la estrategia de sostenibilidad alineada con la de negocios. “Fomentamos el cuidado del medioambiente en nuestros procesos y la vinculación constante con todos nuestros grupos de interés”, asegura.

Estrategia circular

El convenio, que busca una mayor responsabilidad medioambiental por parte de las empresas, es visto por Blumar como parte de un plan que apunta a cumplir varios objetivos, como la reducción de antibióticos en la salmonicultura, manejar los residuos con un enfoque circular y promover la eficiencia en los procesos, entre otros.

En términos de sostenibilidad, la compañía mantiene cuatro compromisos para el mediano plazo. El primero es medir la huella de carbono en todas las operaciones de Blumar y durante 2021 fijar una línea base para el establecimiento de metas, e instaurar una estrategia de cambio climático. Posterior a ello, y vinculado con el rubro de salmones, la empresa regional buscará incrementar progresivamente la cantidad de centros de cultivo de salmón con certificación ASC, hasta lograr que el 60% de los centros cosechados entre los años 2026 y 2027 estén certificados. En la misma línea, a 2027 esperan reducir en un 58% el uso de antibióticos en la salmonicultura, una tendencia a la baja en gran parte de la industria, desde que se comenzó a medir por parte de Sernapesca.

La idea de integrar energías renovables está enmarcada en un proyecto a largo plazo, en la que la compañía pesquera involucra al equipo humano, con cerca de 2 mil colaboradores distribuidos a lo largo del país. Un proceso de concientización articulado en acciones en materia de desechos, implementando programas para el tratamiento de plásticos y residuos sólidos para el reciclaje, con el objetivo de generar productos que tengan un nuevo uso y valor agregado dentro de las instalaciones.

“Esto ha permitido dar una nueva vida a casi 50 toneladas de desechos plásticos en los últimos años”, relata Felipe Hormazábal, agregando que en la misma línea, hace unas semanas firmaron un acuerdo con EcoLógica para implementar un plan para la gestión de los residuos, que contempla software, equipamiento, personal, transporte, trazabilidad legal y capacitaciones, con el propósito de fomentar reutilización, reciclaje o compostaje de los desechos.

En cuanto al uso de energías limpias, se espera que luego de un año de la implementación se realice la verificación de la exclusividad de la Energía Verde por parte de Enel, que certifica con sello verde a las empresas involucradas, permitiendo utilizar este distintivo en el marketing de los productos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.