La Nube logra récord y apuesta por reducir la huella de carbono

Ilustración: Vicente Martí.

La adquisición de los servicios cloud se ha vuelto una tecnología necesaria para cumplir con propósitos sustentables como reducir la huella de carbono. Microsoft está optimizando sus procesos tecnológicos para reducir sus emisiones en 2030, siendo una cadena virtuosa que afecta a quienes contratan la herramienta. Expertos ven a Chile, que fue el país que más contrató el servicio en 2020, un lugar donde las empresas escalarán la adopción del servicio a todos sus procesos.


La adquisición de los servicios cloud, una herramienta indispensable para mantener las operaciones a distancia, y que ha permitido la migración de los datos a la “nube”, se volvió una prioridad para resguardar la información y trabajar a distancia. Así lo detallan los ingresos globales de la nube pública -que pueden ser consumidas desde internet y cualquier usuario puede adquirir sus servicios-, luego de marcar su mejor registro histórico, superando los 300.000 millones de dólares durante 2020, según datos de Trading Platforms.

Una cifra que se traduce en un crecimiento del 34% con respecto al 2019, lo que respalda la fortaleza de una tendencia que se vio impactada por el cambio de modelo laboral. Una situación que se ha visto potenciada al ser una herramienta clave para mitigar la incertidumbre propia del contexto de la pandemia y disminuir los riesgos asociados a las interrupciones de las operaciones.

“No hay duda de que el crecimiento de la adopción y escalabilidad de la nube sólo seguirá creciendo”, asegura Fernando Sinagra, Director Ejecutivo Líder de Cloud para Accenture Hispanoamérica, afirmando que según un reciente estudio de la marca indicó que los ejecutivos chilenos dicen que el cloud es la tecnología que más proyectan escalar este año, con un 44%. “Esta es una noticia muy positiva, ya que escalar significa adoptar la tecnología a través de todo el negocio y no en silos o proyectos específicos. Además, implica una alta adopción de ésta entre las organizaciones locales”, complementa.

La inclusión de la tecnología, independiente del rubro, puede volverse un aliado para repensar estrategias internas que ayuden a contribuir en la búsqueda de sostenibilidad. Microsoft así lo comprendió, al ver las ventajas de la informática en la nube respecto a las emisiones de carbono, por lo que trazó un plan a largo plazo para optimizar sus procesos tecnológicos, que los llevará no solo a ellos, sino a quienes acceden a Azure, el servicio Cloud público de la multinacional, a alcanzar un nivel nulo de emisiones en 2030.

En palabras simples, el uso de la nube han cobrado un papel esencial en la lucha contra el cambio climático al invitar a las empresas a adaptar sus actividades a las estrategias de economía circular. Carlos Rodríguez, Director Comercial de Microsoft Chile, explica en conversación con Piensa Digital que si bien son una compañía tecnológica, entienden que existe una responsabilidad que “va más allá de nuestras propias operaciones para innovar hacia un futuro más saludable en términos amplios”. Actualmente, la reducción de su huella ambiental, la aceleración de la investigación, o la ayuda a sus clientes a crear soluciones sostenibles, son parte de las estrategias que incluyen en todas sus operaciones, centrándose en 4 áreas que involucran a su trabajo: carbono, medioambiente, agua y residuos.

Para Rodríguez, los servicios Cloud son de gran relevancia en la búsqueda de dichos objetivos. La empresa vivió in situ su impacto, cuando movieron cerca de 2.000 aplicaciones y sistemas que utilizan en sus operaciones en la nube. ”El impacto en huella de carbono fue de una mejora de cerca del 98% en reducción de emisiones”, detalla, agregando que la inversión en Cloud es exponencial, para encontrar cómo el servicio puede ser más eficiente a través de datacenters amigables con el medio ambiente. Así, al traspasar la información a espacios amigables con el medioambiente se tiene certeza que no existe una consecuencia asociada al usar las plataformas digitales.

Reflejo de ello es el Proyecto Natick, datacenter submarino que estuvo dos años en las aguas de Escocia y que buscó encontrar nuevos espacios físicos para almacenar datos de manera menos contaminante y más eficiente. “El proyecto demostró que el datacenter puede funcionar a base de energía 100% renovable”, explica Rodriguez, analizando que al poner los centros de datos submarinos cerca de las ciudades costeras, los datos tendrían una distancia más corta para viajar, lo que lleva a una navegación web, transmisión de video y juegos, más rápida y fluida.

En 2018, el datacenter submarino conocido Proyecto Natick comenzó sus funciones por dos años en las aguas de Escocia. El artefacto buscó encontrar nuevos espacios físicos para almacenar datos.

Impacto de la Nube en la sostenibilidad

Para Fernando Sinagra de Accenture, el caso de la compañía creada con Bill Gates es interesante al ver el “importante potencial” en la carrera por la reducción de CO2. La estrategia de la compañía digital involucra cómo trabajan con sus clientes y cómo ayudan a diseñar iniciativas en la materia para que generen una economía circular tanto en compañías como en el ciudadano común, a lo que Sinagra argumenta que el 99% de los CEOs de las grandes empresas a nivel mundial dice estar de acuerdo con que las cuestiones de sostenibilidad son importantes para el futuro éxito de sus negocios, mientras dos tercios ven las tecnologías de la cuarta revolución industrial como un factor crítico para la aceleración del impacto socioeconómico.

“El uso de la nube con foco en sustentabilidad no sólo es importante por el bienestar del planeta, también significa mayores ingresos para las compañías” planea el director ejecutivo de Cloud, luego que entre 2013 a 2019, las empresas con altos ratings en factores de medioambiente, social y gobernanza (ESG) tuvieron márgenes operativos 4,7 veces más altos que aquellas compañías con bajos resultados en ESG.

Ante esto agrega: “Cuando los mercados globales han enfrentado tremendas presiones y volatilidad, las compañías con altos puntajes en ESG han continuado superándose, experimentando retornos acumulados un 6,3% más alto que quienes no han tenido buen rendimiento en ESG y enfrentando una menor volatilidad”.

El record de la Nube y su potencial sostenible marca un punto de inflexión entre las empresas locales, luego que en 2020 el 85% de los ejecutivos chilenos aseguraran ser los que más adoptaron esta tecnología y forma de trabajo. Claudio Muñoz, CEO de M-Risk, plataforma en la nube que monitorea y gestiona la estrategia sustentable de una empresa, ve una clara tendencia en el mercado local, sobre todo ante la llegada en los próximos meses de las primeras redes de 5G. “Que todo se esté moviendo a la nube facilita la adopción de tecnología, genera muchos ahorros de costo y va a seguir creciendo. El 5G nos va a aportar en términos de comunicación y que, al estar todo disponible en la Nube, permitirá un mejor proceso al interior de las compañías, con un impacto que aún no logramos dimensionar”, sentencia.

La alta adopción en el mercado se debe a que la Nube ha servido para mitigar la incertidumbre propia del contexto de la pandemia y disminuir los riesgos asociados a las interrupciones de las operaciones, siendo una tecnología que seguirá escalando independiente del rubro según Fernando Sinagra de Accenture, lo que significará adoptar la tecnología a través de todo el negocio y no en silos o proyectos específicos.

En ese sentido, desde el punto de vista de sustentabilidad, el director comercial de Microsoft Chile apunta que en “todas las industrias en el país estamos viendo cómo las empresas se transforman para ser más eficientes, dar mejores servicios a sus clientes y trabajadores, y cómo se transforman en un referente”. En este proceso, la compañía norteamericana espera cumplir con su ambicioso objetivo de aquí a 2025 de contar con energía 100% renovable en todas sus operaciones, que se suma a la meta del 2030 de ser carbono negativo y para el 2050 eliminar del ambiente todo el carbono emitido desde su fundación en 1975. Dicha tecnología también arribará al país, como parte del Plan Transforma Chile, el que busca impulsar la transformación digital y adopción de nuevas tecnologías.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.