La nueva tensión por el control de RN y la jugada para posicionar a Carlos Larraín

Foto: Archivo

La idea de postergar hasta 2021 la elección interna -aprobada en la comisión política- generó un arduo debate. En paralelo, ayer se gestaba un posible acuerdo para que el extimonel lidere una lista y compita.




Hace un par de semanas, dirigentes de RN discutían en un chat de WhatsApp de la comisión política sobre dos ideas que han circulado entre algunos militantes: postergar para 2021 las elecciones internas -fijadas para diciembre- y separar la definición de la mesa del resto del consejo general, que también debe renovarse.

En ese momento, el extimonel y actual ministro de Defensa, Mario Desbordes, planteó -dicen fuentes de la colectividad- que separar ambas elecciones no era lógico y que, al mismo tiempo, él no le veía problema a postergar los comicios internos. Además, señaló que el timonel interino, Rafael Prohens, entrega garantías a todos. “Yo estaba sí o sí por hacer la elección. Estábamos en guerra campal con varios del partido y no me veía seis meses o un año en esa pelea. Hoy la rosca terminó, y estamos en buena. El plebiscito terminará con la división actual, y quizás sea bueno postergar todo”, escribió Desbordes.

El tema, finalmente, se llevó a votación el lunes en la comisión política, instancia en la que hubo 15 votos a favor de postergar la elección, entre otros, del secretario general, Felipe Cisternas; los alcaldes Raúl Torrealba y José Miguel Arellano, y de otros dirigentes, como Carlos Cruz-Coke, Félix Viveros, Rodrigo Barco y Claudio Anabalón. Tres se pronunciaron en contra, entre ellos el diputado Tomás Fuentes (cercano al canciller Andrés Allamand) y la dirigenta Mónica Risopatrón. Y hubo dos abstenciones, del diputado Camilo Morán y del dirigente Marcelo Brunet. La definición, en todo caso, debe ser ratificada por el consejo general, previsto para fines de septiembre.

La idea es que los comicios se realicen en 2021, después de las elecciones presidenciales, extendiendo el mandato de Prohens. Sin embargo, la votación generó una fuerte tensión en el partido, colectividad que ha debido lidiar durante la segunda administración del Presidente Sebastián Piñera con una serie de divisiones internas: en un primer momento, por las distintas facciones que fueron levantando posturas ante las reformas del gobierno; posteriormente, por el choque de posturas entre Desbordes y el entonces senador Allamand sobre la conducción de la colectividad, y finalmente, por el enfrentamiento entre quienes defienden el Apruebo y el Rechazo para el plebiscito.

Si bien la llegada de Desbordes y Allamand al gabinete descomprimió el escenario en RN, el control del partido ha vuelto a tensionar a sus dirigentes. Y así se reflejó ayer en un chat de la colectividad.

En ese grupo de WhatsApp, algunos dirigentes cuestionaron la decisión de la comisión política y el pronunciamiento de los presidentes regionales, quienes, a través de una carta, se sumaron a esa idea. En ese sentido, varios apuntaron a los presidentes regionales por no consultar antes a los militantes de sus zonas. Y criticaron que la comisión política haya tomado un acuerdo siendo que sus integrantes son “incumbentes”. Los cuestionamientos surgieron, entre otros, del diputado Fuentes, quien fue respaldado por su par Diego Schalper, mientras otros acusaban un intento de “golpe blanco” y amenazaban con recurrir al tribunal supremo. Quienes defendían la idea de aplazar las elecciones, en cambio, señalaban que será una decisión “democrática” que tomará el consejo general.

La disputa ha puesto en vitrina, nuevamente, a los dos principales polos que conviven en RN: el sector que se identifica con el liderazgo de Desbordes y el grupo que tiene como su principal liderazgo a Allamand. De hecho, en RN dicen que el actual canciller cree que no se deben aplazar las elecciones.

Consultada sobre el tema, la diputada Paulina Núñez dijo ayer que “detengámonos un minuto, pensemos en el partido” y que “si eso (postergar las elecciones) es lo que quieren los militantes, entendiendo que hay un consejo pendiente, lo voy a respetar”. En contraste, Schalper dijo que “me parece que es una estrategia de la minoría del Apruebo para saltarse a la mayoría de la militancia”, mientras que el senador Francisco Chahuán -quien presentó requerimientos al tribunal supremo para oponerse y también para separar la elección de mesa de la de los consejeros- señaló que “la mesa interina no cuenta con la fuerza y validación necesaria de los militantes para encabezar el proceso que se viene”. Y agregó: “Estamos trabajando con Diego Paulsen para evitar esa postergación”.

Al igual que Núñez y Chahuán, Paulsen es otro de los interesados en asumir la presidencia de RN. De hecho, ayer hubo una serie de conversaciones entre representantes de los últimos dos grupos para ver la posibilidad de unir fuerzas y crear una lista conjunta. La idea es que eso permita, además, presionar para que no se reagenden los comicios internos. Y durante la jornada, los diálogos derivaron en una opción clara: que sea encabezada por el extimonel Carlos Larraín, con quien ya se contactaron. Incluso, anoche estaba prevista una reunión para ver esa posibilidad.

Ayer, además, el diputado Fuentes mandó una carta a los consejeros regionales de RN cuestionando que se le pida renunciar a la mesa si el consejo general define aplazar los comicios y llamando a que Paulsen y Chahuán generen una lista en conjunto.

Comenta