Piñera retoma el protagonismo

El Presidente recibió ayer, en La Moneda, a representantes del Servel.

Pese al 6% de aprobación que le dio la última encuesta CEP, fuentes de La Moneda sostienen que la disyuntiva sobre cuánta figuración pública debe tener el Mandatario se acabó y la decisión es “copar todos los espacios”.


Antes de las 8 de la mañana de este jueves, el Presidente Sebastián Piñera viajará a la Región del Biobío para encabezar una serie de actividades en conmemoración de los 10 años del 27/F.

A bordo del buque “Piloto Pardo”, el Mandatario liderará una ceremonia en que se realizará un minuto de silencio por las víctimas del terremoto y tsunami de 2010, actividad en que estará acompañado por familiares de los fallecidos y el ministro de Defensa, Alberto Espina, entre otros.

La presencia de Piñera en la zona da cuenta de una nueva etapa en su administración, una en que el Mandatario volverá a asumir el protagonismo de su gobierno.

Así al menos lo revelan fuentes de La Moneda y cercanos al equipo presidencial, quienes reconocen que la crisis que se desató el 18 de octubre del año pasado hizo que el Jefe de Estado se replegara y evitara una sobreexposición mediática.

Pero, poco antes de que el Mandatario partiera de vacaciones -la primera semana de febrero- el debate al interior de Palacio respecto de mantener esa definición o aumentar su protagonismo volvió a tomar fuerza. Y fue esta segunda opción la que predominó.

De esta forma, el lunes 24, al retomar sus funciones en La Moneda, el Presidente Piñera hizo notar su retorno. Tras liderar una reunión con todo su gabinete, asumió la vocería del gobierno e hizo un llamado a un “gran acuerdo por la paz y la democracia”. Y lo hizo él, no alguno de sus ministros, sino él, marcando con fuerza que había vuelto y, de paso, dando cuenta de cuáles serán las principales apuestas de su administración para iniciar los dos años que le restan.

De este modo, el martes lideró la promulgación de la reforma tributaria y ayer, en el comienzo del período oficial de campaña de cara al plebiscito del 26 de abril, encabezó un encuentro con el director del Servicio Electoral (Servel), Patricio Santamaría, y consejeros del organismo, actividad que, más tarde, fue explicada por el propio Piñera a través de Twitter, en donde escribió que “nos reunimos con el Servel para coordinar y garantizar un plebiscito democrático, limpio y transparente y con amplia participación”.

Durante la jornada de este miércoles, además, el Mandatario sostuvo otros tres encuentros: primero, se reunió con el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, y el fiscal nacional, Jorge Abbott; luego, lideró una reunión sobre seguridad, en que participaron el ministro del Interior, Gonzalo Blumel; los subsecretarios Juan Francisco Galli (Interior) y Katherine Martorell (Prevención del Delito); el general director de Carabineros, Mario Rozas; el director general de la PDI, Héctor Espinosa, y el intendente Felipe Guevara. Y para cerrar la jornada, Piñera recibió a representantes de distintas asociaciones de alcaldes, con quienes abordó aspectos de orden público y de la agenda social.

De esta forma, en apenas tres días desde que retomó sus actividades, el Presidente dio cuenta tanto del rol protagónico que volverá a asumir, como de las apuestas que tendrá esta segunda etapa de su gobierno y que, según comentan distintas fuentes del gabinete, serán el orden público, el plebiscito de abril, la reactivación económica y la agenda social.

Las razones

El 16 de enero, el Centro de Estudios Públicos (CEP) dio a conocer su habitual encuesta, que es considerada como una de las mediciones más confiables por el mundo político. Y el golpe para La Moneda fue duro: la aprobación de Presidente Sebastián Piñera se había desplomado al 6%, la cifra más baja desde el retorno a la democracia.

Por estos días, sin embargo, en el gobierno reconocen que ese 6% dejará de pesar para evitar las apariciones públicas del Mandatario. La lógica detrás de esta determinación -explican las mismas fuentes- es que Piñera es el Presidente elegido democráticamente y no tiene por qué dejar de ejercer el rol que los chilenos le encomendaron.

En este sentido, la disyuntiva que existía tanto en el gobierno como en Chile Vamos en cuanto a la periodicidad y cantidad de apariciones del Mandatario se acabó, y la decisión es que el Presidente cope todos los espacios. Por ello, el equipo presidencial ya está agendando diversos contactos con medios de comunicación para los próximos días, particularmente con distintas radios y canales de televisión, a lo que se sumarán diferentes actividades en terreno.

Ante el notorio cambio en la forma en que el Jefe de Estado está asumiendo su rol en términos de figuración pública, distintas fuentes consultadas en el oficialismo dijeron no estar sorprendidas.

“¿Cuál es la novedad? Este es el Piñera de siempre”, fue, por ejemplo, la reacción de un parlamentario que conoce hace varios años al Mandatario.

Otros, en tanto, explican que durante su primer mandato, “siempre fue tema que Piñera estuviera tan expuesto”, pero que se entendía que “esa era su forma de ser” y que “no iba a cambiar”. Por ello, algunos comentan ahora que “este es el Piñera de siempre. Lo raro -agregan- era que estuviera tan callado, tan en segundo plano”.

Comenta