3 datos para abastecerse sin salir de casa. Parte 2: artículos de limpieza

¿Se puede estar en cuarentena sin dejar de tener todo lo que necesitamos? En esta serie de artículos te entregamos datos y opciones de delivery para que no te falte nada sin poner un pie en la calle.


Según los cálculos de esta página web, solo podré sobrevivir dos días más. En mi casa, después de eso, estaremos fregados, por no ocupar una palabra más adecuada: somos cuatro personas y nos quedan apenas un par de rollos de papel higiénico. En las góndolas del supermercado, cuando nos atrevimos a ir, lo único que quedaba era una servilleta suelta. No había ni triple hoja soft premium, tampoco el económico que raspa como lija.

El minimarket de la esquina, siempre abierto, siempre aprovecha, también, cualquier oportunidad para subir los precios. Ayer, un mísero rollo de papel, hoja simple, lo vendía a 500 pesos.

En este escenario, y con una cuarentena que irá poniéndose cada vez más estricta, la solución más sana para mantener limpios nuestros cuerpos y bolsillos es el delivery.

Aquí, 3 emprendimientos que entregan papel higiénico y productos de limpieza a domicilio.

1. Incoludido

“Marzo está siendo el mejor mes de nuestra historia”, dice al teléfono Francisco Parada, más conocido como Pancho 1, fundador de (Incoludidos). Nacieron el 2016, después del famoso caso de colusión entre las empresas de tissue, ofreciendo papel higiénico a precio justo y fuera de los canales de distribución tradicionales. La locura que se ha desatado por este producto, y el servicio de delivery que entregan hace varios meses, los tiene viviendo un momento dorado.

Durante un par de días tuvieron problemas con el stock de los rollos de papel, pero el problema ya está resuelto. Ahora aseguran que los pedidos llegarán a sus clientes en un máximo de 72 horas.

La promoción más solicitada es la de 48 rollos de 27 metros, doble hoja, que cuesta $11.500. También venden toallas de papel —de 80, 100 y 250 metros—, servilletas y, por alguna razón, café colombiano. Sus repartidores están equipados con mascarillas y, cuando hacen el despacho, también se llevan los tubos de cartón y los envases plásticos del pedido anterior para reciclarlos.

2. Detergente CT

Como Paula Concha sabía, en diciembre del año pasado, que quedaría sin trabajo, se le ocurrió una idea. Vendería en Santiago los productos que fabricaba su hermano en Caldera, Región de Atacama: detergentes, lavalozas, limpiapisos y cloro. Los repartiría a domicilio en su auto, con despacho gratuito, y en envases retornables para contaminar menos.

“Detergente CT Era un pequeño negocio para generar algún ingreso”, cuenta Paula, que por estos días ve cómo esa pequeñez se agranda y el ingreso aumenta. “Hemos tenido más pedidos que nunca: los últimos treinta bidones de cloro se agotaron en un día”. Pero a pesar de eso, y de que han crecido ciertos costos logísticos, no han querido subir los precios. “No queremos lucrar con esto”.

Reciben pedidos por Whatsapp (+56992378792) y por Instagram, y entre Paula, su marido y su hija contestan los mensajes, gestionan las entregas y hacen los repartos. Despachan a todo Santiago en menos de 48 horas, y en comunas más alejadas del centro —como Huechuraba, Maipú o Puente Alto— lo hacen los días sábado. “Nadie tendrá que esperar más de seis días para tener sus productos”, dice.

La compra mínima, para que el delivery sea gratis, es de dos bidones de 5 litros. Todos cuestan $3.500 —con excepción del cloro gel, que vale $5.000—, y todos tienen resolución sanitaria.

3. Punto Limpieza

Para recibir de todo en un mismo pedido está Punto Limpieza Punto Limpieza. Con mucha más variedad que un supermercado —y sin los precios usureros del señor de la esquina—, tienen distintas marcas y formatos de detergentes, lavalozas, jabones, limpiapisos, aerosoles, desinfectantes, papel higiénico, toallas desechables y cualquier otro producto que nos defienda en algo ante la amenaza invisible del coronavirus.

Los pedidos se hacen en su web, se puede pagar con tarjetas o transferencia bancaria, y despachan gratis si la compra es mayor a $30 mil. “Llegamos a toda la Región Metropolitana en menos de dos días hábiles”, dice Juan Ignacio Maiza, encargado de ventas.

Pero la pregunta más importante es: ¿les queda papel? “Hemos tenido pequeños problemas de stock, aunque ya están resueltos”, responde Juan Ignacio. Entonces, ¿les queda? “Sí, tranquilidad: tenemos papel”.

Comenta