8 regalos que (casi) puedes hacer tú mismo

Ilustración: César Mejías

Un regalo siempre será invaluable si contiene algo hecho por nosotros mismos, pero ese esfuerzo puede no valer nada si no tenemos la pericia o el material necesarios. Acá algunas sugerencias para un obsequio do-it-yourself, sin tanto riesgo de fracasar en el intento.




De chicos, en el jardín y el colegio nos enseñaron que la mejor manera de demostrarle devoción a tu madre era haciéndole un regalo con tus propias manos. El resultado eran objetos inútiles, casi siempre feos y excedidos de cola fría, aunque completamente únicos. Pero de grandes, el mercado nos enseñó que a mamá le gusta recibir presentes fabricados por otros y obtenidos con dinero, ya que el amor se mide en los ceros de la boleta.

La verdad es que no es lo uno ni lo otro, sino quizá una mezcla de las dos cosas. Un regalo siempre será invaluable si contiene algo hecho por nosotros mismos, pero ese esfuerzo puede no valer nada si no tenemos la pericia o el material necesarios. Estas son algunas sugerencias para regresar a esa esencia infantil pero sin tener que usar témpera ni palitos de helado —y tampoco endeudarte— para mostrarle a mamá tu cariño hacia ella.

1- Hazle un queque

Un regalo que funciona perfecto en lo simbólico y lo material. Llevar el dicho popular —“te hago un queque”— a la realidad combina tanto el esfuerzo y el tiempo que requiere elaborar el bizcocho —entre una y dos horas, dependiendo de la receta, sin contar la compra de los ingredientes—, como lo que culturalmente significa: un elevado acto de ofrenda y devoción. Lo mejor de todo, eso sí, es que de este obsequio también te puedes beneficiar: regalar un queque es generar la excusa para comérselo. Eso, por supuesto, si te queda bien.

Esenciales: un bowl para mezclar y un molde para hornear. (En este artículo, dos expertas pasteleras nos describieron los artículos necesarios para hacer repostería en casa).

Bowl


Molde


2- Ármale un álbum de fotos

Todos tienen una cámara de fotos con cientos de archivos en sus bolsillos, pero pocos tienen en sus casas fotografías que puedan tomar y tocar. Y pocas veces se activan mejor los recuerdos que cuando, buscando en un cajón algo que no vamos a encontrar, tropezamos con una amarillenta imagen de otra época. En el laboratorio Migo puedes diseñar tu propio álbum, con fotos que tengas en el teléfono o el PC, y ellos lo imprimen en gran calidad. Se demoran entre 10 y 12 días hábiles, pero en cuarentena todos podemos esperar.


3- Constrúyele un mueble

enzo mari

¿Construirle un qué? Sí, un mueble. Con tus delicadas y suaves manos. No es fácil pero tampoco tan difícil: siguiendo las instrucciones e ideas del diseñador y pensador italiano Enzo Mari —disponibles en su libro ¿autoproyectos? ($10.200 en la tienda Hueders)—, con algunos tablones de madera (desde $.1290 los tres metros en Sodimac), clavos y un martillo, podrás darle una silla —como la Sedia, cuyo manual puedes ver acá y en el video— cómoda y sencilla.


4- Prepárale desayuno (o brunch)

El desayuno: ya se comprobó que no es la comida más importante del día, pero en el día más importante para tu mamá sí puede ser la comida más simbólica. Es otoño, las mañanas están heladas y así nada representará mejor al amor que una bandeja saturada de azúcares, grasas y brebajes estimulantes —desde un café cargado hasta una copa de mimosa, por qué no. ¿Qué se necesita? Ningún límite calórico, una buena sartén para que no se peguen los huevos ni los panqueques, y una superficie firme y estable en la que nada se derrame.

Bandeja desayuno Casa&Ideas


Sartén Chef Delight Tefal


5- Hazle las uñas

La cuarentena tiene a medio mundo chascón, con el pelo desteñido y las uñas a mal traer. Muchos salones de belleza cerraron y ya pocas y pocos pueden lucir por Instagram sus cabellos fluorescentes ni sus manos multicolores. Arremángate la ropa y dale a tu madre, por una tarde que sea, el placer de ver cómo sus dedos vuelven a la vida. Si no tienes las herramientas para la manicure, te recomendamos una versión pro y otra más accesible.

Kit Uñas Gel + Lámpara UV 36W


Professional Manicure Kit


6- Cocínale un pan

Sí, ya vimos que el dicho es “hacerle un queque”, pero lo cierto es que cocinarle un pan es muchísimo más difícil. Como les contamos en este post, una buena hogaza no requiere de tantos ingredientes —solo harina, agua, levadura y sal— pero sí mucho tiempo de reposo y fermentación. Un regalo que demuestra paciencia, planificación y, si tienes buena mano, mucho sabor. Aquí una receta de Tadeo Castelvero, el panadero de La Popular Pizza y Pan.

Harina de fuerza 3kg


7- Sírvele un té chai latte

Es probable que una de las cosas que más eche de menos tu madre no sea verte a ti, ni a tus hermanos —si vive con ustedes, con suerte todavía los soporta— sino que juntarse a tomar un té o café con sus amigas. Replícale en algo la experiencia preparándole un té chai latte mejor aún del que sirven en la cafetería del mall. ¿Esenciales? Leche, canela, jengibre, clavo de olor y cardamomo.


8- Ofrécele un pisco sour

Aunque, a estas alturas, lo que todos necesitamos después de estos días —especialmente tu mamá— es un buen trago. Uno como el pisco sour: dulce, ácido y suficientemente fuerte, para disfrutarlo y también para evadir por un momento los contagios que suben, las cuarentenas que aumentan y la vida, que no se sabe cómo seguirá. Aquí un video con instrucciones y dos de sus ingredientes irremplazables: el pisco y el jarabe de goma.

Pisco Horcón Quemado 35º 645cc


Jarabe de Goma Indiana 1000cc

Comenta