Samsung Galaxy Z Flip 3: una plegable brisa de aire fresco

⭐⭐⭐⭐⭐

Con un innovador twist, Samsung trae de vuelta —y con éxito— los clásicos teléfonos "almeja”. En su tercera generación, la nueva versión del Z Flip está mejorada, llena de funcionalidades, más resistente y compacta que nunca. Una apuesta que, por ahora, pasa la prueba.



Hace algunas semanas, comentábamos en estas páginas la gran novedad que ha sido para el mercado de los dispositivos móviles la potente adición de Samsung con sus novedosas líneas de teléfonos flexibles. Y cuando decimos “flexibles”, nos referimos a la asombrosa capacidad de estos dispositivos para curvarse fácilmente, vidrio y pantalla incluida, seguro la mayor innovación en diseño que ha presentado últimamente la industria de teléfonos celulares.

Samsung hace algunos meses lanzó la tercera generación de móviles con estas características. Es un cambio de paradigma, sin duda, quizá tan radical que no todos podrán sentirse atraídos en primera instancia. Pero eso es justamente lo mejor de todo: la novedad transforma los celulares en algo más que una tablet que guardamos en nuestros bolsillos o carteras. Con esto, las posibilidades de versatilidad y uso se multiplican, una brisa de aire que refresca muy necesariamente el formato de los aparatos que a estas alturas damos por descontado.

Esta tercera generación de plegables del gigante surcoreano —que también incluye al más voluminoso Samsung Galaxy Z Fold 3— presenta algunas novedades que perfeccionan lo que ya se había mostrado hace algunos años. Y se ven positivos signos de maduración, incluyendo resistencia al agua y al polvo. Eso es parte de las novedades que trae el Samsung Galaxy Flip 3, ya disponible en nuestro país.

Especificaciones

  • Tamaño: 166 x 72.2 x 6.9 mm (abierto) / 86.4 x 72.2 x 15.9-17.1 mm (cerrado)
  • Peso: 183 gramos
  • Pantalla interior: 6.7″ AMOLED 2X Infinity Flex plegable, HDR10+ y tasa de refresco de hasta 120 Hz.
  • Pantalla exterior: Super AMOLED 1.9″.
  • Resolución: 2640 x 1080 píxeles (22:9)
  • Cámaras traseras: 12 MP (gran angular), 1/2.55″ / 12 MP, f/2.2, 123˚ (ultra gran angular)
  • Cámara frontal: 10 MP, f/2.4, 26mm (gran angular)
  • Procesador: Qualcomm SM8350 Snapdragon 888 5G
  • Memoria: 8GB de RAM / Hasta 256 GB de almacenamiento
  • Batería: 3300 mAh
  • Sistema operativo: Android 11

Muy compacto y bisagra reforzada

Más allá de sus características técnicas, se sabe que la gran gracia del Z Flip 3 es una sola: ser un teléfono plegable, como los viejos celulares “almeja” de hace un par de décadas. La gran diferencia, claro, es que en vez de ser dos pantallas unidas a una bisagra, esta nueva generación de plegables involucra todo el equipo, incluyendo la pantalla.

Al principio, el ejercicio puede ser algo raro para quienes no estén acostumbrados, pero hacerlo vuelve a ser novedoso después de tanto tiempo. Y a la hora de terminar una discutida conversación telefónica, puede ser incluso dramático.

A la hora de sacarlo de la caja, nos encontramos con el teléfono abierto. Inmediatamente, casi como acto reflejo, uno tiende a cerrarlo. Y a abrirlo. Y a cerrarlo una vez más. Por suerte, Samsung ha reforzado su bisagra, ya que hubo varias quejas al respecto en los modelos anteriores, en los cuales la pantalla terminaba dañada.

Foto: Xataka.

En esta edición, la marca ha asegurado que abrir y cerrar el teléfono no va a producir repercusiones de funcionamiento ni apariencia, y que su bisagra es muchísimo más duradera que en las versiones anteriores. A eso le podemos sumar que ambas pantallas, gracias a su cobertura Gorilla Glass Victus y a su certificación IPX8 de resistencia al agua y al polvo, son un 80 por ciento más durables.

Viene originalmente en cuatro colores (crema, negro, verde y lavanda), que son complementados con el oscuro de la segunda pantalla y con el marco de aluminio reforzado que le da una capa extra de protección ante caídas o golpes. A la derecha, tenemos los botones de volumen y encendido —con lector biométrico—, mientras que a la izquierda nos encontramos con la entrada tradicional para tarjeta SIM. Abajo, tenemos dos micrófonos, la entrada USB-C al centro y uno de los dos parlantes, que vienen con Dolby Atmos, que entregan en general un potente sonido.

Cerrado es sumamente compacto y pequeño a la mano, con apenas 4.2″ de tamaño. La bisagra, engravada con la marca, es elegante y la comodidad al momento de guardarlo en un bolsillo o en una cartera es sencillamente insuperable. Incluso en los jeans más skinny.

Alta fluidez de imágenes

La segunda pantalla táctil, que se encuentra en la parte externa, es ideal para tener el celular sobre la mesa. Con 1.9 pulgadas, es mucho más grande que en las versiones anteriores, capaz de desplegar múltiples informaciones y notificaciones. Incluso permite controlar la música y sacar fotos y selfies; todo, sin verse demasiado compacto ni apretado a la vista. Además, es totalmente personalizable en cuanto a estilo y colores.

Es lindo el modelo. Abierto, tiene el tamaño de un celular relativamente grande (6.7″). Y si bien la bisagra logra generar un pequeño “ruido” visual al centro del teléfono, la molestia pasa rápidamente de largo y, al rato, la vista logra acostumbrarse al display sin mayores problemas.

La pantalla AMOLED es magnífica: más allá de su tamaño y su posibilidad de doblarse, presenta colores brillantes y un muy buen nivel de contraste que, coronado con una tasa de refresco de 120 Hz, hace que la fluidez del paso de contenidos por la pantalla sea como echarle mantequilla derretida al pan tostado. Ya sea Instagram, YouTube o cualquier otra red social o sitio de lectura, la experiencia es muy ligera y natural, se produce sin tropiezos y es un placer a la vista.

Además del detalle estético, la posibilidad de que el teléfono se pliegue entrega varias comodidades. Poder ponerlo en “L” para realizar una videollamada o sacar una foto con manos libres elimina automáticamente tener que contar con algún tipo de accesorio que agarre el teléfono. Incluso, la pantalla externa puede funcionar como “monitor” para que el grupo vea de antemano cómo va a salir la selfie.

Además, el multitasking es muy cómodo y el sistema lo acomoda a la perfección: en una mitad de la pantalla puede estar corriendo un video de YouTube y en la otra aparecer mis conversaciones de WhatsApp o los posteos de Twitter. Todo armónicamente balanceado.

Batería débil pero gran procesador

La batería, curiosamente, es uno de los pocos puntos en contra del teléfono. Asumiendo que su capacidad se debe principalmente a un tema de tamaño, la batería de litio que incluye el Z Flip3 alcanza sólo los 3.300 mAh. Una cantidad que apenas permite llegar al final del día, incluso con algo de ayuda. Hoy en día hay modelos económicos que alcanzan fácilmente los 5.000 mAh en algunos segmentos, por lo que es algo que Samsung todavía debe trabajar.

Como es de esperar, el juego de cámaras funciona estupendamente bien, aunque curiosamente no hay un lente para foto a distancia. Lo interesante es considerar que el software fotográfico está inclinado, justamente para realizar tomas más íntimas y cerradas. En cuanto a video, es capaz de grabar en 4K y hasta 60 cuadros por segundo.

Finalmente, hay que destacar que el Z Flip3 cuenta con el mejor procesador del mercado, el Qualcomm Snapdragon 888. Eso, sumado a sus 8GB de RAM, da como resultado una experiencia óptima de performance, ya sea para abrir o cambiar aplicaciones, utilizar varias de ellas al mismo tiempo o para correr videojuegos de alta demanda (aunque ahí sí que se nota el pliegue en la pantalla).

Si bien su precio de venta sigue siendo algo elevado, si lo comparamos con los modelos Flip anteriores, Samsung no lo subió de valor. Eso lo hace algo más alcanzable.

Veredicto Práctico

El Samsung Galaxy Z Flip3 es un lindo y original modelo de smartphone, único en su estilo e innovador como pocos. Al ser tercera generación, la línea ya ha madurado lo suficiente como para no tener problemas con el abre-cierre del teléfono, incluyendo protección al agua y al polvo que los modelos anteriores no contaban.

Para quienes estén aburridos de los teléfonos tradicionales, el Flip3 es una refrescante novedad que emula a los celulares “almeja” de hace dos décadas, lo que le otorga una multiplicidad de funciones y atributos prácticos. Y si bien sigue siendo un modelo algo caro, poco a poco el precio se va acercando más a los bolsillos. Una muy grata experiencia.

Nota: ⭐⭐⭐⭐⭐


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 26 de octubre de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.