Automotrices en EE.UU. reducen la producción por escasez de chips

DEARBORN, MI - JUNE 13: Chassis for new 2014 Ford F-150 trucks undergo assembly at the Ford Dearborn Truck Plant June 13, 2014 in Dearborn, Michigan. Production for the 2015 model F-150 at the plant is expected to begin in the 4th quarter of this year. Bill Pugliano/Getty Images/AFP

El sector comienza 2021 con plantas inactivas, enfrenta un ‘chipageddon’ con semiconductores en escasez.




Una escasez de chips que ha interrumpido la producción de vehículos en otras partes del mundo está llegando a las costas de Estados Unidos, sofocando la producción de las principales compañías de automóviles y atenuando las perspectivas de una recuperación sin problemas de la pandemia.

Ford Motor está planeando dejar inactiva una fábrica de Louisville, Kentucky, durante una semana a partir de ayer lunes, debido a la escasez de piezas derivada de suministros limitados de semiconductores que ahora son vitales para todo, desde pantallas de visualización hasta transmisiones. La medida dará lugar a despidos temporales de unos 3.900 trabajadores en la planta, que fabrica dos populares SUV, la Ford Escape y Lincoln Corsair.

Honda Motor, Fiat Chrysler y otros también están luchando con la escasez, lo que los lleva a reducir la producción en todo, desde camionetas grandes hasta sedanes compactos.

A medida que los fabricantes a nivel mundial intentan recuperar la producción perdida la primavera pasada debido a la pandemia, muchos se han visto afectados por escaseces esporádicas de piezas, cuellos de botella en el envío y otros desafíos relacionados con la crisis de salud, como el alto ausentismo.

Ahora, también están lidiando con la escasez de chips. El problema se observó por primera vez en las fábricas chinas a fines del año pasado y se está extendiendo al resto del mundo, ya que la demanda de productos electrónicos se ha disparado durante la crisis sanitaria, en particular porque muchas personas siguen pasando la mayor parte del tiempo en casa. La industria mundial de chips ha tenido problemas para satisfacer la demanda.

Ejecutivos de automóviles, abogados y analistas dijeron que estaban sorprendidos por la rapidez con la que la escasez redujo la producción estadounidense y varias empresas se movieron para revisar las previsiones de producción a la baja en la primera semana laboral del nuevo año.

“Es increíble lo rápido que estalló esto”, dijo Jeff Schuster, presidente de pronóstico global de la firma de la industria LMC Automotive.

La industria automotriz se ha convertido en un importante consumidor de chips de computadora en los últimos años, rivalizando con el sector de la electrónica personal. La demanda está aumentando a medida que más empresas de automóviles actualizan la tecnología en sus vehículos, adornándolos con pantallas grandes, similares a tabletas y otras características que consumen más potencia informática de la que se necesitaba en el pasado.

Además, el giro de la industria hacia los vehículos eléctricos está poniendo mayor énfasis en la necesidad de más sistemas basados en software, dijeron analistas.

La mayoría de los autos actuales tienen al menos 40 chips diferentes y los modelos de gama alta tienen hasta 150, dijo Sam Abuelsamid, analista de Guidehouse Insights.

“Si incluso uno tiene una interrupción en la producción, no puede enviar el automóvil”, dijo.

Los problemas aparecieron el mes pasado, cuando Volkswagen dijo que recortaría la producción en el primer trimestre en China, Europa y América del Norte debido a la escasez de chips.

General Motors envió una carta el mes pasado a sus proveedores pidiéndoles que actúen rápidamente para almacenar el suministro de chips para todo un año para aislar de la escasez, según una copia de la carta revisada por The Wall Street Journal.

La producción no se ve afectada actualmente, dijo un vocero de GM.

Los ejecutivos de dos proveedores estadounidenses de fabricantes de automóviles japoneses dicen que sus clientes comenzaron a reducir la producción norteamericana la semana pasada.

Honda está recortando la producción de sus sedán Civic y Accord en aproximadamente 2.200 autos esta semana en América del Norte, aproximadamente una quinta parte de lo que se había programado originalmente, según los ejecutivos. La firma está evaluando opciones para mitigar las interrupciones de producción que se deben a la escasez, dijo un portavoz de la empresa.

Toyota Motor ahora planea fabricar aproximadamente un 40% menos de sus camionetas Tundra en su planta de ensamblaje de Texas en enero de lo que había planeado originalmente, dijo un vocero de la compañía, quien agregó que el fabricante de automóviles anticipa que la escasez de chips podría extenderse durante la primavera.

Fiat Chrysler dejará inactiva su planta de Jeep en México y una planta de sedán en Canadá debido a la escasez de microchips, informó el viernes. Los cierres durarán el resto de enero, según una persona familiarizada con los planes de la empresa. Los vehículos afectados incluyen el SUV Jeep Compass, el sedán Chrysler 300 y los muscle cars Dodge Charger y Challenger. Fiat Chrysler no planea reducir la producción en ninguna otra fábrica.

Dan Sharkey, un abogado del área de Detroit que trabaja con proveedores de automóviles, dijo que ha estado asesorando a los clientes sobre el tema las 24 horas del día y no recuerda que una crisis similar haya afectado a toda la industria global de una vez.

“Uno de nuestros clientes lo llama ‘chipageddon’”, dijo Sharkey.

Los proveedores dicen que la escasez de chips y los recortes de pedidos de los clientes se suman a una lista creciente de problemas que tienen que manejar a medida que se extiende la recuperación de la industria automotriz.

El alto ausentismo causado por la pandemia, junto con los costos de envío más altos de lo habitual y otros inconvenientes en la red logística también son problemas importantes. Algunas empresas que ya han recortado costos durante la pandemia dicen que no tienen mucho en reserva.

“En años normales, es posible que tenga algo de grasa y probablemente podría capear la tormenta”, dijo uno de los ejecutivos del proveedor. “Pero ya estamos golpeados”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.