Money market versus depósito a plazo: ¿Qué le conviene más a un inversionista conservador?

Bolsa de Santiago.

El mercado de renta fija se ha visto fuertemente presionado, llevando al Banco Central a intervenir vía compra de bonos bancarios




La caída generalizada de los mercados globales, seguidos de una rápida recuperación, mantiene a los inversionistas nerviosos, y los vaivenes de las bolsas han provocado rescates de fondos a nivel internacional, acentuando la volatilidad de los activos.

En este escenario, incluso quienes buscan seguridad han salido. Según datos de la Asociación de Fondos Mutuos, el número de cuotas de fondos de deuda menor a 90 días cayó 17% entre el cierre de febrero y el 25 de marzo, dando cuenta de este temor.

De hecho, el mercado de renta fija se ha visto fuertemente presionado, llevando al Banco Central a intervenir vía compra de bonos bancarios. Entre la segunda y tercera semana de marzo, los rendimientos de los bonos del Emisor en UF a 2 y 10 años llegaron -1,22% y 0,22%, respectivamente, mínimos desde las tasas registradas a fines de febrero, de -0,51% y 0,71%.

Ante estos movimientos, las tasas de los money market han visto una baja, en línea también con la de los depósitos bancarios.

¿Pero, dónde entonces invertir, considerando un perfil conservador? La tasa de depósitos a 30 días, reportada por Sura en base a información de RiskAmerica, apunta a un retorno de 0,162% en febrero, mientras que la rentabilidad a 30 días de la industria de los money market, hecho en base a LVA Indices, arroja un 0,176% para el mismo mes.

Pero, asumiendo una comisión de 0,5% anual para los fondos, la rentabilidad de los depósitos a plazo supera a los fondos de deuda de corto plazo, pues descontando la remuneración su retorno caería a 0,121%.

Sin embargo, la rentabilidad no es lo único a mirar. Para Renzo Vercelli, vicepresidente de Negocios Voluntarios de SURA Asset Management Chile, estos fondos de corto plazo son “una buena alternativa de inversión para una persona de perfil muy conservador que desea resguardar su capital”, y presentan ventajas respecto de los depósitos a plazo.

A su juicio, las ventajas de los money market son su "mayor diversificación, mayores exenciones tributarias en las rentabilidades, mayor liquidez porque se puede disponer del dinero en 24 horas, ganando intereses por cada día que se mantiene la inversión, y sin perderlos si es que se retira antes de un plazo. Además, el movimiento de los ahorros dentro de los fondos mutuos se puede hacer postergando la carga tributaria, lo cual no ocurre cuando hay movimientos entre fondos y un depósito a plazo”.

A ello, se suma que los money market tienen una exención tributaria de 30 UTM al interés real ganado, mientras que la inversión en depósito a plazo es de 20 UTM.

Y en caso de que un inversionista liquide un fondo y pasarlos recursos a una cuenta corriente, esto en la práctica implica un rescate que puede obligar a tributar si se acumulan utilidades pasadas.

Con todo, desde la crisis social las personas parecen estar privilegiando la liquidez. De hecho, el M1 - indicador del Banco Central que mide el efectivo más depósitos vista y en cuenta corriente- si bien sólo trepó 1,71% en febrero, desde el 17 de octubre, previo al estallido, escala 14,8%.

Comenta