El amplio círculo de colaboradores que acompañará a Piñera

la moneda

En las próximas semanas viene una tarea clave para el próximo Presidente de la República: designar a su círculo de confianza en La Moneda y en ministerios, los que lo ayudarán a implementar su programa de gobierno. Tras las últimas reformas legales, el número de personeros aumentó a más de 1.200 puestos, pero con algunas trabas para las desvinculaciones en los cargos elegidos por sistema de ADP.




A partir de hoy, tras la elección de segunda vuelta, empieza la cuenta regresiva para definir a quiénes trabajarán con el Presidente electo Sebastián Piñera, que asumirá sus funciones en marzo de 2018 en La Moneda.

Varios son los cargos de alto nivel que acompañarán al nuevo gobernante por los próximos cuatro años. En ese selecto grupo, que asciende a más de mil 200 puestos, destacan ministros de Estado, subsecretarios, intendentes, gobernadores, superintendentes y algunos embajadores, sin contar aquellos que son elegidos por el sistema de Alta Dirección Pública (ADP) y ratificados por la Presidencia.

[ze_adv position="adv_300x100" ]

En la primera línea de mando están los 23 secretarios de Estado ligados a distintas áreas sectoriales. Destaca el rol relevante que tendrán los ministros que forman parte del comité político, que considera a los titulares de Interior, Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Secretaría General de Gobierno (Segegob) y Hacienda, quienes asesorarán directamente a Piñera y ayudarán a la coordinación política del gabinete.

Ese número podría aumentar si sigue adelante en el próximo período legislativo la aprobación del proyecto de ley que crea el Ministerio de Asuntos Indígenas.

[ze_adv position="adv_300x250-A" ]

Detrás de los ministros están los 34 subsecretarios, que apoyan en los procesos legislativos, asumen funciones más técnicas y son los jefes directos de los directores de servicios vinculados a las carteras.

Respecto de los servicios, en el próximo Gobierno el jefe de la Superintendencia de Bancos seguirá siendo designado directamente por el Presidente de la República. La Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) pasará a formar parte de la Comisión de Mercado Financiero (CMF), que tendrá una estructura de gobierno corporativo colegiado y la Dirección del Trabajo (DT) se integró al sistema de Alta Dirección Pública (ADP).

[ze_adv position="adv_300x250-B" ]

A nivel de regiones se tendrá que designar a 16 intendentes, uno en cada región. En una primera etapa, en marzo de 2018, acompañarán al Presidente quince jefes regionales y en septiembre entrará en operaciones la intendencia de la nueva Región de Ñuble.

Les siguen a los intendentes 56 gobernadores provinciales y en torno a 250 secretarios regionales ministeriales (seremis) en cada una de las regiones, salvo en las carteras de Interior, Defensa y Segpres. Hacienda sólo tiene seremis en cinco regiones.

[ze_adv position="adv_300x250-C-net" ]

En materia de política exterior, el nuevo Presidente deberá nombrar a los embajadores. Están los de carrera por la vía de la preparación en la Academia Diplomática, la Cancillería y consulados y los considerados destinos más políticos en países como Estados Unidos, el Cono Sur, Brasil y Europa.

Nuevo esquema ADP

Dentro de los nuevos nombramientos, una parte importante corresponde al sistema de Alta Dirección Pública (ADP), que están vinculados a servicios públicos de la administración central que deben ser llenados a través de concursos públicos. A diciembre de este año los cargos adscritos al sistema son 1.127, de los cuales 124 son de I nivel jerárquico y 1.003 cargos de II nivel jerárquico.

Antes, en medio de los cambios de Gobierno, la mayoría de los cargos por ADP eran desvinculados sin grandes trabas, no obstante, con la reforma aprobada en 2016 y que entró en vigencia a mediados de este año, se restringió el recambio "automático".

Para darles más estabilidad a estos nombramientos por mérito, durante los seis meses inmediatamente posteriores al cambio de administración, un jefe de servicio no sólo deberá justificar ante el Consejo de ADP las razones de la remoción de un directivo, sino que además contar con el apoyo de cuatro de los cinco consejeros. El consejo puede convocar a un jefe de servicio para que fundamente su decisión.

Entre los cargos de primer nivel están los jefes del Servicio de Impuestos Internos (SII ), del Registro Civil, el superintendente de Pensiones, la Oficina de Políticas Agrarias (Odepa), el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), el Servicio Nacional de Menores (Sename), el Instituto Nacional de la Juventud (Injuv), la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y la DT.

Sin embargo, ante la necesidad de una nueva administración de impulsar su programa, el Presidente podrá nombrar libremente hasta doce jefes de servicio -de 124 cargos de primer nivel que están hoy en la ADP- sin pasar por esa selección.

Designaciones en el BC, TC y la Suprema

Otras designaciones estratégicas que deberá realizar el próximo mandatario son las de consejeros del Banco Central (BC) y de ministros de la Corte Suprema y del Tribunal Constitucional (TC). En las dos primeras instituciones los nombramientos deben ser con acuerdo del Senado, mientras en el TC podrá nombrar a dos ministros directamente de una conformación total de diez.

Para el caso del BC, deberá renovar a dos consejeros: Rosanna Costa (2019) y Joaquín Vial (2021). Costa ingresó por el período que le restaba a Rodrigo Vergara y se tendrá que evaluar si se le renueva por otros diez años o se elige otro nombre. También se deberá designar directamente al nuevo presidente del BC a fines de 2021.

Respecto del máximo tribunal, el próximo Gobierno tendrá que nombrar a ocho jueces. JP

Comenta