Elon Musk declarará la próxima semana en caso Twitter

Elon Musk declarará la próxima semana en caso Twitter

El testimonio, que se llevará a cabo a puerta cerrada en una oficina legal en Wilmington, Delaware, podría extenderse por hasta tres días.


Elon Musk tiene previsto responder el 26 y 27 de septiembre las preguntas de los abogados de Twitter Inc. sobre su fallida compra de la empresa por US$44.000 millones, según un expediente judicial.

La declaración, que se llevará a cabo a puerta cerrada en una oficina legal en Wilmington, Delaware, podría extenderse a un tercer día si es necesario.

El abogado de Musk, Alex Spiro, tendrá que comparecer para su propia declaración el 25 de septiembre, según otro documento. Es posible que Spiro no tenga mucho que decir en el interrogatorio previo al juicio, dijo Larry Hamermesh, profesor de derecho de la Universidad de Pennsylvania especializado en litigios corporativos.

“Es muy extraño que el litigante principal tenga que dar una declaración en estos casos de fusiones y adquisiciones”, señaló Hamermesh el martes en una entrevista. “El privilegio legal lo excluye de hablar sobre cualquier aspecto del caso, por lo que es desconcertante qué temas creen que pueden explorar con él”, agregó.

Cuentas de Spam y Bots

Musk se retractó este año de su planificada compra de Twitter, alegando que la compañía no le había informado por completo sobre la cantidad de cuentas de spam y bots entre sus más de 230 millones de usuarios.

Twitter dice que las preocupaciones son un pretexto para retirarse de un acuerdo por el cual la persona más rica del mundo comenzó a experimentar un remordimiento del comprador, y presentó una demanda en su contra en la Corte de Equidad de Delaware.

El inicio del juicio está previsto para el 17 de octubre y tendría una duración de cinco días. Decenas de personas, bancos y empresas han sido citadas en el caso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.