Los desconocidos detalles de la entrada de Frontal Trust a la propiedad de Vespucio Norte y Túnel San Cristóbal

Uno de los gestores clave de esta operación, que habría ascendido a unos US$ 275 millones sin contar deuda, es Sergio Merino, quien tuvo que renunciar a su cargo director del Fondo de Infraestructura del Estado a menos de un mes de haber asumido.


Recientemente se cerró la negociación para entrar a la propiedad de las autopistas urbanas Vespucio Norte y Túnel San Cristóbal, que son controladas por la gestora de fondos canadienses Brookfield. En los próximos 90 días debería cerrar definitivamente la transacción.

Se trata del ingreso de la gestora de fondos chilena Frontal Trust —a través del fondo Alpha Fondo de Inversión— al 33% de la propiedad de la sociedad que controla ambas autopistas, Brookfield Americas Infraestructure Holdings Chile I S.L., por la que habría pagado en torno a US$ 275 millones, indican fuentes conocedoras de las tratativas. Eso sí, ese dinero es sin contar la deuda que podrían sumarle al negocio, cantidad que podría casi duplicar la operación, dicen personas que conocieron el proceso.

La totalidad de los activos se valorizan entre US$ 800 millones y US$ 1.000 millones, y en un inicio los norteamericanos, asesorados por Scotiabank y J.P. Morgan, ofrecieron enajenar la mitad de la sociedad que controla a estas obras. Sin embargo, la fórmula mutó hasta el 33%.

El rol de Merino y de Banchile

Si bien en un inicio varios fueron los interesados, como fondos canadienses u operadores como Globalvía, finalmente tomó la ventaja el fondo de inversión de Frontal Trust, que hace su primera incursión en una obra de este tipo y magnitud. La gestora chilena es liderada por el ex gerente general de BiceCorp, Andrés Echeverría, y por otros ejecutivos, donde destaca Sergio Merino, quien había sido nombrado director del Fondo de Infraestructura del Estado, que es la entidad que administra y formula la cartera de contratos de concesión, como la propia Vespucio Norte.

Ante este potencial conflicto de interés, a menos de un mes de haber sido investido como director del fondo estatal, PULSO pudo confirmar que Merino renunció a dicho directorio.

Para entrar a la propiedad de las autopistas capitalinas, Frontal Trust no actuó solo. Tienen un socio estratégico: Banchile Inversiones.

La administradora de fondos ligada a Echeverría y Merino estructuró su entrada a estas carreteras levantando el 70% del financiamiento requerido a través de sus aportantes, entre los que hay clientes de alto patrimonio e institucionales, como AFP y compañías de seguro. Para financiar el 30% restante, Frontal Trust se asoció con Banchile Inversiones, quienes reunieron el capital de sus clientes interesados en la operación.

¿US$ 1.000 millones? El gigantesco negocio en torno a la venta de Vespucio Norte y el Túnel San Cristóbal

La concesión de Vespucio Norte termina en 2033. Eso sí, a medida que pase el tiempo, habrá menos años de flujos si se compara a 2011, cuando la gestora le compró el 54,6% de estos activos a las españolas ACS —ligada al dueño del Real Madrid, Florentino Pérez— y Cofides en US$ 319 millones de la época.

Este negocio marca el primer gran hito en el área de infraestructura para Frontal Trust, administradora de fondos que hasta ahora había destacado en el mundo inmobiliario con distintos proyectos que financian para la Inmobiliaria Fundamenta, ligada a Pablo Medina. También invierten en bodegas asociados con la empresa de origen español, Campos de Chile. En instrumentos de deuda privada, han adquirido importantes paños industriales en Américo Vespucio y General Velásquez, además de participar en el factoring y en crédito automotriz.

Seguir leyendo