Senadores ven inviable integración tributaria y piden acelerar aumento de las pensiones

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín (c) y el Presidente del Banco Central, Mario Marcel (i) realizaron conferencia de prensa

No fue una voz, sino que parlamentarios de todos los colores políticos reconocieron que el escenario social ha dado un vuelco tal que debe llevar a un reorientación de la agenda legislativa hacia un sentido más social, y a una nueva priorización en que el proyecto tributario no tendría cabida. El ministro aún no se ha pronunciado.




Una fuerte dosis de realismo sacudió al Senado quien ayer se reunía por primera vez después de la ola de manifestaciones, y haciéndose cargo de este escenario, los parlamentarios, especialmente los oficialistas, admitieron que la autoridad no podrá seguir adelante con la reintegración propuesta en su reforma tributaria (RT).

Sus razones van desde la necesidad de una nueva agenda más enfocada a lo social hasta la complejidad de explicar que se estarían dejando de recaudar más de US$800 millones para reducir impuestos cuando se requiere sumar recursos. Esta idea de no seguir avanzando con el espíritu de la iniciativa fue avalada incluso por senadores que la habían defendido a raja tabla, como Juan Antonio Coloma (UDI): "Cada cosa tiene su tiempo, eso no significa que no crea que haya que hacer cambios de fondo, pero las cosas tienen su justo minuto. Probablemente ahora haya que priorizar de manera distinta, lo cual no significa anular, sino que priorizar lo que sea más urgente en materia social como las pensiones, o la fijación de tarifas públicas".

Dentro de su bancada el senador Iván Moreira admitió que están pidiendo una agenda muy diferente. "Se debe revisar la política económica, absolutamente todo. Obviamente tenemos que hacer sacrificios. Se deben privilegiar medidas concretas que le lleguen al bolsillo de las personas, y los recursos deben salir del presupuesto general y de postergar proyectos que pudieron haber sido importantes (como la RT)", remarcó.

En tanto, en la tienda del lado, los senadores RN Andrés Allamand y Manuel José Ossandón, reafirmaron su visión anterior de que el gobierno no contaba con los votos para aprobar la reintegración. "En el nuevo escenario que se ha generado en el país es fundamental reformular la actual agenda legislativa, debe haber un cambio de prioridades y de contenidos. En materia tributaria el foco debe pasar desde la reintegración a un apoyo resuelto a las Pymes. Siendo realistas hay que pensar en reintegración únicamente para los pequeños empresarios", recalcó el primero.

Mientras que el segundo fue mucho más frontal: "Creo que hoy no hay piso para la reintegración, por ningún motivo. Nosotros vamos a presentar un documento proponiendo depreciación acelerada para las utilidades reinvertidas en el propio giro".

Ossandón coincidió con Coloma en el sentido de dar prioridad a la reforma previsional: "Creo que en pensiones hay que sentarse rápido a ver un acuerdo".

Oposición

"El gobierno tendrá que revisar su agenda. Pensamos que hoy no tiene espacio político alguno, ni tiene votos para el actual proyecto tributario", manifestó el senador Carlos Montes (PS), mientras que su homólogo DC, Jorge Pizarro, hacía un comentario similar: "es impensable en estos momentos insistir en una propuesta de RT que vaya en la línea de disminuir la recaudación, bajando los impuestos a la gente que más tiene".

También el presidente de la Comisión de Hacienda, senador Ricardo Lagos (PPD), desechó siquiera la posibilidad de seguir adelante con este proyecto que estaba analizándose en esta instancia, tras ser aprobada por la Cámara de Diputados. "La reintegración se murió, déjele fuera. Para mí siempre fue un problema, pero ahora está políticamente muerta. Con esta demanda social debido a la profunda desigualdad, venir a decir que a un sector minúsculo le vamos a regalar US$833 millones no tiene presentación, ergo, eso está fuera de discusión", puntualizó.

En la misma línea, el titular de la DC, Fuad Chahin, quien llegó a un acuerdo con el gobierno para que su bancada aprobara la RT, reconoció que se debe cambiar el foco: "Es importante reorientar la RT en el sentido de mantener los beneficios para las Pymes y clase media, y establecer un algún tributo adicional focalizado en los más ricos que permita fundamentalmente financiar la agenda social que se generará".

Desde el gobierno no han compartido aún ninguna nueva agenda específica porque señalan que están enfocados en restablecer la seguridad. No obstante fuentes de Palacio reconocieron que el foco de la agenda legislativa tendrá un vuelco hacia un plano más social, y que dentro de ese esquema es probable que se modifiquen las prioridades, y sin afirmarlo deslizaron la posibilidad de que la RT quede postergada.

No obstante el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien ha defendido la reintegración, ayer no entregó pistas sobre el futuro de su proyecto. "Ya llegará el momento de conversar sobre el tema tributario. En este momento estamos abocados a la normalización de nuestra economía, a tratar de apoyar en la mejor medida posible a las personas y a lograr que el efecto - porque indudablemente esto va a tener un efecto en la economía- lo podamos reducir en un trabajo en conjunto", aseveró.

Comenta