¿Cuándo lloverá de nuevo? En últimos 20 años solo en tres oportunidades junio ha tenido superávit

Junio totaliza 21,5 mm de lluvia a la fecha en Santiago, lejos de los 80 mm considerados normales para este mes.

Las últimas lluvias en Santiago y la zona central sirvieron para mitigar la actual sequía, pero las precipitaciones siguen siendo deficitarias.




Con vientos superiores a 100 km/h regresó la lluvia a Santiago y la zona centro sur. Según indica la Dirección Meteorológica de Chile (Dmc), durante el miércoles y jueves, se registraron 8,9 mm y 2,5 mm respectivamente. Junio, el mes más lluvioso del año, a la fecha totaliza 21,5 mm de agua caída en Santiago.

Esta realidad climática que afecta a Chile, principalmente a la zona central, marca un evidente déficit en lo referido a precipitaciones. En las últimas dos décadas, solo en tres oportunidades las cifras han superado los mínimos históricos para la capital (80 mm): 2005, 2009 y 2020.

Muchos se preguntan si tras este auspicioso inicio del invierno, precipitará nuevamente durante los próximos días. Si bien el pronóstico señala que no llovería durante el fin de semana en la Región Metropolitana, de igual manera que en otras ciudades como La Serena, Valparaíso, Chillán o Concepción, a partir de la próxima semana, podrían registrarse nuevamente precipitaciones.

El lunes caerían las primeras gotas durante la tarde, fenómeno que podría repetirse levemente el miércoles y la noche del jueves a viernes.

Miguel Fernández, meteorólogo y académico de la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, establece que si bien aún es prematuro establecer un pronóstico, “el jueves y viernes, estaría aproximándose un nuevo sistema frontal, esta vez uno que se desplazaría desde el sur oeste hacia la zona central. Por lo pronto, hay un fuerte anticiclón que bloquea su paso. Aún hay una semana por delante, en la que esta condición puede evolucionar, a favor o en contra de que se produzcan precipitaciones. Hay que seguir revisando los modelos atmosféricos”.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que las precipitaciones han retrocedido en el centro y centro sur de Chile en las últimas décadas, “esta caída de alrededor de 7% cada diez años ha sido mucho más evidente en los últimos años, donde los meses y temporadas secas se han hecho mucho más frecuentes que en el pasado”.

Este escenario, acompañado de una megasequía que se ha extendido por 13 años, era anticipado en el pronóstico estacional para junio, julio y agosto de la DMC, el que realiza una proyección muy desalentadora. El presente año alcanza un 62% de déficit, lo que hace altamente probable que ingrese al grupo de los 10 años más secos de la historia desde que hay registros fiables en el país. La lista la lidera 1988, cuando apenas se registraron 11,2 mm. En lo que va de este año, la capital registra menos de 50 mm.

Vista desde el cerro Renca. Foto: Andrés Pérez

Esta caída en precipitaciones observada en las últimas décadas, “ha contribuido a cambios en los patrones de viento de escala hemisférica, a la que también ha contribuido, tanto el cambio climático como el agujero de ozono antártico”, explica Cordero.

La disminución continúa en los promedios ha hecho mucho más frecuentes los meses secos y los inviernos secos, recalca el climatólogo. “Dos de los inviernos más secos jamás registrado en la zona central se han presentado en los últimos cuatro años (2019 y 2021), y en las últimas dos décadas solo hemos tenido tres meses de junio en Santiago con precipitaciones sobre lo normal”, añade.

Fenómenos hidrometeorológicos: 85% de los desastres naturales en Chile

Durante esta mañana, en la Estación Quinta Normal de la DMC, se llevó a cabo una importante alianza para la alerta temprana ante desastres por fenómenos hidrometeorológicos, por parte del organismo encargado del clima en el país y la Municipalidad de Pudahuel.

El alcalde de esta última, Ítalo Bravo, se reunió con el director de la DMC, Reinaldo Gutiérrez, para establecer acciones de coordinación ante eventos y desastres de esta magnitud. Estos últimos corresponden aproximadamente al 85% de los desastres naturales que se producen en Chile.

Cordero considera que hasta que no detengamos el calentamiento global, el escenario más probable es que la caída en las precipitaciones continúe, aunque ojalá no al mismo ritmo. “Sin embargo, el alza en la frecuencia de meses y temporadas hiperáridas, nos expone a períodos de agudo estrés hídrico”, señala.

Esta alianza estratégica comenzó a gestarse entre el Departamento de Gestión de Riesgos de Pudahuel y el director de la DMC, durante la 7° Plataforma Global de la Reducción de Riesgo de Desastre 2022, realizada en Bali por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en mayo.

Durante el encuentro se evaluó establecer un convenio de cooperación que tienda a la adaptación al cambio climático y a buscar las herramientas que fomenten el desarrollo comunal, tanto en el área de la información, como en posibles inversiones en tecnologías que favorezcan a ambas partes.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.