El experto en salud pública que no cree que se pueda eliminar el Covid

Un hombre, en un bus en Shanghai, China. Foto: Reuters

Andrew Lee, especialista británico en Salud Pública Global está convencido ni que las cuarentenas ni las vacunas podrán erradicar por ahora la enfermedad.




En todo el mundo, los países tienen que encontrar un equilibrio entre los casos de Covid-19 y las restricciones. En el Reino Unido y EE.UU., los casos nuevos diarios se cuentan por miles, pero se están eliminando las restricciones y limitaciones. Por el contrario, Nueva Zelanda ha iniciado un breve bloqueo nacional para contener solo un puñado de casos.

Durante los últimos 20 meses, Nueva Zelanda, Australia y varios otros países del este de Asia han seguido políticas estrictas con el objetivo de erradicar completamente el Covid-19. Los sellos distintivos de estos enfoques de “cero Covid” son los estrictos controles fronterizos y las cuarentena, así como la introducción temprana de cierres al descubrir casos.

Foto: Reuters

Hasta ahora han ayudado a minimizar las infecciones y las muertes. Los impactos económicos experimentados por los países que adoptaron estos enfoques también han sido menos severos que los que no lo han hecho. Nueva Zelanda ha dicho que tiene la intención de continuar su estrategia de erradicación de Covid-19 de manera indefinida.

¿Es esto sostenible? En un mundo ideal, eliminar completamente el Covid-19 es lo que todos los países tratarían de hacer, y antes de la pandemia apoyé esta estrategia. Pero ahora que la pandemia ha evolucionado, el enfoque tiene menos sentido.

¿Un sueño imposible?

Muchos países ahora tienen altos niveles del virus en circulación y no tienen como objetivo erradicarlo. Y es poco probable que países con pocas infecciones, como Nueva Zelanda o Australia, puedan seguir manteniendo a raya al Covid-19 de forma indefinida en un mundo donde circula el virus.

Siempre existirá el riesgo de importación por parte de viajeros infectados de otras regiones. Y en un mundo globalizado, aislar a un país de la mayoría de los demás a largo plazo probablemente sería demasiado costoso e impopular de mantener. Además, requiere cierto grado de suerte. Vietnam, Tailandia y Corea del Sur, una vez citados como casos de éxito sin Covid, han luchado por contener el virus cuando ha sido importado a pesar de que existen varios controles fronterizos.

Un aviso preventivo del gobierno vietnamita, en Hanoi. Foto: Reuters

El hecho de que el virus esté mutando puede explicar por qué les ha resultado más difícil mantenerlo a raya. El virus se está propagando mejor en humanos. La variante alfa es alrededor de un 50% a un 100% más transmisible que el virus original que surgió a fines de 2019, y delta alrededor de un 50% más transmisible que el alfa. Cuanto más infeccioso se vuelve el virus, más se debe hacer para reforzar la supresión.

También hay otros factores a considerar. El virus puede infectar tanto a animales domésticos como salvajes. Si los humanos transmiten el virus a los animales, de modo que se creen nuevos reservorios virales, entonces el virus podría volver a propagarse a los humanos después de ser suprimido.

Además de esto, una gran proporción de infecciones humanas son asintomáticas. Estas infecciones son difíciles de detectar a tiempo y, por lo tanto, es probable que se propaguen. Ambos factores aumentan la probabilidad de que Covid-19 se reintroduzca en algún momento, a menos que persistan altos niveles de restricciones en países sin la enfermedad.

Pero, ¿durante cuánto tiempo la gente seguirá apoyando un enfoque de Covid cero si eso significa realiza periódicamente cuarentenas para manejar una pequeña cantidad de casos? La gente parece estar cansada de las repetidas restricciones, especialmente porque el virus en países como Australia parece estar afianzándose de todos modos. La confianza en la respuesta del gobierno al Covid-19 está menguando y el estrés está aumentando. Dicho esto, todavía hay apoyo para el enfoque estricto de Nueva Zelanda.

Un hombre durante la cuarentena de este lunes en Sydney, Australia. Foto: Reuters

El papel de las vacunas

Un contrapunto importante es que países como Australia y Nueva Zelanda todavía tienen una baja cobertura de vacunas. La relajación de las políticas actuales puede hacer que el virus se propague rápidamente y cause una gran cantidad de interrupciones, enfermedades y muertes que podrían evitarse.

Y aunque las políticas de cero Covidson costosas, una cosa que esta pandemia nos ha enseñado es que, a corto plazo, adoptar un enfoque estricto conduce al menor daño a la salud y la riqueza de las sociedades. En países con bajos niveles de infección y baja cobertura de vacunas, hay muy buenas razones para continuar con la supresión máxima.

Pero no está tan claro cuál es la solución óptima a largo plazo. El virus aún tiene que asentarse en su nicho ecológico, por lo que no está claro en qué comportamientos eventualmente caerá. Hay varios resultados posibles, y dependen de hasta qué punto las vacunas impiden que las personas contraigan y propaguen el virus, en lugar de simplemente evitar que se enfermen.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

Si las vacunas protegen lo suficientemente bien contra la infección y se vacuna a una cantidad suficiente de la población, los casos deberían disminuir a niveles bajos. Entonces puede ser posible lograr la erradicación de Covid-19 en gran parte del mundo mediante la inmunización, al igual que el sarampión. Seguirá existiendo el riesgo de que el virus se reintroduzca en áreas donde los casos son más altos o de que el virus persista en grupos no vacunados, que es como se comporta el sarampión en la actualidad.

Sin embargo, no se sabe cuánto tiempo dura la protección de la vacuna, y la desigualdad sustancial en la distribución global de la vacuna es una barrera significativa para la supresión generalizada de Covid-19. Cada vez más, la opinión de los expertos en salud pública es que alcanzar la inmunidad a nivel de la población es inalcanzable en la actualidad.

La otra posibilidad es que las vacunas no bloqueen suficientemente la propagación de la infección. En este escenario, el virus seguiría circulando, pero con la enfermedad grave, las hospitalizaciones y las muertes se reducirían. Veríamos brotes periódicos y probablemente epidemias estacionales, similares a la gripe. Este es el escenario más probable. Entonces, la atención se centraría menos en tratar de detener la propagación de la infección y más en proteger a las personas vulnerables mediante la inmunización.

Aceptar que Covid-19 se volverá endémico, como muchos ya lo son , y prepararse para esa eventualidad puede ser la única estrategia realista de final de juego para todos los países. Como tal, los países con bajos niveles de infección e inmunidad, como Australia y Nueva Zelanda, deberían inmunizar urgentemente a sus poblaciones. Esto es clave si quieren evitar la considerable mortalidad y morbilidad por Covid-19 observada en Europa y las Américas.

Pero una vez que se haga esto, continuar con los cierres recurrentes podría ser socioeconómicamente disruptivo y un desafío para mantener el apoyo público. Junto con el hecho de que el virus es más transmisible, la casi imposibilidad de haber cerrado completamente las fronteras a largo plazo y el hecho de que otros países no persiguen un COVID cero, estos factores probablemente harán que la eliminación completa del virus sea inalcanzable.

* Especialista en Salud Pública Global, Universidad de Sheffield

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.