La receta de Vietnam contra la pandemia

Un aviso preventivo del gobierno vietnamita, en Hanoi, el viernes.

El país suma hasta ahora 245 casos y ningún muerto, a pesar de contar con recursos limitados.




Aunque el virus llegó a Vietnam los primeros días de febrero, hasta la fecha no han registrado ninguna muerte, en parte gracias a que el gobierno actuó rápidamente para suspender vuelos, cerrar colegios y poner en cuarentena a quienes llegaran al país.

Así, el país del sudeste asiático -que suma 245 casos- se ha convertido en un ejemplo de cómo hacer más con menos, ya que, a diferencia de otras naciones de la región, no están en condiciones de hacer pruebas masivas. Mientras Corea del Sur ha testeado a 461.233 personas (8.996 por cada millón), los vietnamitas llevan 94.305 (969 por un millón).

Sin embargo, su exitoso plan se basó en tomar acciones rápidas para prevenir la propagación a partir del 1 de febrero. No solo suspendieron todos los vuelos hacia y desde China, sino que además decidieron mantener los colegios cerrados por casi dos meses.

Dos semanas más tarde, se implementó una cuarentena de 21 días en la provincia de Vinh Phuc, al norte de la Hanoi, pensando en los trabajadores que volvían de Wuhan, donde se originó el brote.

Aunque su sistema de salud ha mejorado en el último tiempo, aún es bastante precario en comparación al de sus vecinos. Por cada 10.000 personas, hay cerca de ocho médicos, mientras que China cuenta con 18 doctores para la misma cantidad de habitantes.

El hecho de que Vietnam sea un Estado de partido único, con servicios militares grandes y bien organizados, ha facilitado que se puedan ejecutar estas medidas. También existe una cultura de vigilancia, donde se espera que las personas denuncien a sus vecinos si sospechan de alguna conducta inapropiada. Además, quien comparta noticias falsas o desinforme sobre el coronavirus arriesga una multa de la policía. Hasta ahora, cerca de 800 personas han sido castigadas. Los expertos creen que es muy probable que un enfoque como el vietnamita no funcione en sociedades más abiertas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.