El peligro de estornudar: gotículas al hablar llegan a un metro pero con una tos o estornudo pueden llegar hasta 6 metros

Un simple acto reflejo muestra el poder oculto que usan los microorganismos para expandirse.




Estudio del Instituto de biología de sistemas (Washington, Estados Unidos) muestra que una tos o estornudos, puede llegar hasta casi 6 metros de alcance, y también evidencia que las gotas más grandes son las que presentan mayor peligro de contagio, pero como estas son pesadas, pueden llegar hasta casi los 2 metros. Esto hace replantear si la recomendación general del distanciamiento social de 1 metro y que el uso de mascarilla no es para todo el mundo realmente es efectivo.

Chile y el mundo se enfrentan a una de las peores pandemias de los últimos 100 años, y se puede ver como países han logrado aplanar la curva de contagio y controlara la tasa de letalidad, frente a otros que están viviendo una catástrofe sanitaria y humanitaria como es el caso de Italia y España.

Los últimos hallazgos biológicos sobre la entrada viral del coronavirus en el tejido humano y balística de estornudos/gotas de tos sugieren que el mecanismo de transmisión principal no es a través de aerosoles finos (gotas más pequeñas) sino gotas grandes, y por lo tanto, se recomienda el uso de mascarillas quirúrgicas o caseras por parte de todos, como un mecanismo de barrera adicional.

Mauricio Palma Jara, director de carrera de Kinesiología IPCHILE e investigador principal del estudio Estado del Arte: ¿Qué sabemos del coronavirus (Covid-19), conocido como la neumonía de Wuhan? cuenta que según nuevas evidencias la recomendación oficial en los países occidentales de que el público no debe usar mascarillas fue motivada por la necesidad de guardar las mascarillas para los trabajadores de la salud.

“No hay respaldo científico para la afirmación de que las mascarillas que usan la población general “no son efectivas”. Por el contrario, en vista del objetivo declarado de “aplanar la curva”, cualquier reducción adicional, aunque parcial, de la transmisión sería bienvenida, incluso la que ofrecen las mascarillas quirúrgicas y las caseras (que no exacerbarían el problema de suministro nacional)” añade el profesional.

mujer-estornudo

Frente al escenario que vive Chile, la población debiese ser responsables de las conductas que toma. “Si podemos imitar una conducta que afortunadamente le ha dado buenos resultados países asiáticos, como las cuarentenas progresivas y el uso obligatorio de mascarilla, debemos hacerlo, ya que de todos depende frenar el contagio sobre todo si este puede ser a distancias mayores a las que se conocen. Así evitaremos llegar a repetir lo que viven algunas naciones europeas” dice Palma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que las personas sanas no usen mascarillas quirúrgicas con el objetivo de poder mantener stock para los profesionales de salud. Sin embargo, hay que enfatizar en que la OMS declaró que el Covid-19, el contagio no es por aerosol sino por gotas grandes respiratoria, a diferencia de otros virus, los mecanismos de barreras física, tienen un porcentaje de protección baja, pero necesaria y que se debe seguir con las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Beneficios de la mascarilla

Estudios realizados demostraron que el beneficio del uso de la mascarilla es bidireccional, ya que protege como barrera física frente a gotitas respiratorias entre personas infectadas y quienes no están enfermos, y si bien la mascarilla no proporciona una protección completa, sí entrega una protección adicional.

Protege a los demás de infecciones respiratorias, por eso la importancia de que personas con este tipo de infecciones usen una mascarilla, ya sea cuando hay tos, estornudos e incluso al hablar con alguien, porque de esta manera las gotículas respiratorias quedan atrapadas dentro de la mascarilla.

Entonces, si esta transmisión incluso puede llegar a ser de 6 metros, cabe destacar que es muy importante tomar las medidas correspondientes que al mantener el distanciamiento social de más de 1 metro, se realice un correcto lavado de manos y se utilice una mascarilla. De esta manera “se protegen los sanos, los enfermos no expulsan las gotitas respiratorias al exterior y los asintomáticos no expulsan gotitas infectadas al hablar” dice Palma.

En tanto, la última evidencia científica recomienda el uso de mascarillas debería ser para todas la personas desde mascarillas quirúrgicas hasta las fabricadas en casa, finaliza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.